A raíz del asesinato de George Floyd a manos de agentes de policías estadounidenses el pasado 25 de mayo en Minneapolis, Minnesota, algunos habitantes de Guanajuato, Baja California y Jalisco han difundido a través de redes sociales diversos casos de abuso policial, dos de ellos han terminado con la vida de las personas detenidas.

Ciudad de México, 4 de junio (SinEmbargo).– Policías han protagonizado al menos tres casos de abuso –documentados en video–, que llevaron a dos muertos y a un herido. Los casos son de Guanajuato, Baja California y Jalisco. La presión social, sobre todo por el asesinato de George Floyd en Estados Unidos, ha caído sobre las autoridades de esas entidades.

El primer caso se viralizó desde hace tres días, cuando comenzaron a circular las imágenes del momento en que un policía de Tijuana sometía a un hombre con el pie en su cuello. Los hechos habrían sucedido desde el pasado 29 de marzo de 2020 en Baja California; el detenido falleció.

El video fue captado por testigos en una gasolinera al sur de la colonia Manuel Paredes de la ciudad de Tijuana, ubicada en Baja California. Ahí se muestra cuando el hombre es sometido por un policía, quien coloca su pie sobre su cuello.

Ya en el piso, el hombre que tenía las manos esposadas, yacía inmóvil. Al poco tiempo, los presentes notaron que no respiraba y que su rostro ya tenía un color morado, por lo que dedujeron que había muerto.

“No era para que le aplastara la cabeza como se la aplastó el oficial, está grabado”, comentó el testigo a los oficiales de la patrulla.

Minutos después, un uniformado trató de reanimar al detenido, sin embargo, era demasiado tarde. El hombre, identificado como Jair López, había fallecido.

De acuerdo con medios locales, los familiares de la víctima declararon que no opuso resistencia a la detención.

Se informó también en el portal Agencia de Noticias México que la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana de Tijuana comunicó que Jair fue detenido por lanzar piedras y “presentó convulsiones al momento de ser detenido”.

Entrevistado respecto al seguimiento de la carpeta iniciada el 27 de marzo, por la muerte de Jair López, Hiram Sánchez Zamora, Fiscal Central del estado, comentó el 3 de junio que el Ministerio Público ya concluyó la investigación.

“No lo podemos hacer público (resultados de la investigación), pero seguramente en los próximos días así será, ya el Ministerio Público tomó determinaciones en ese sentido”, dijo. Por los trámites pendientes, el Fiscal Central del estado, consideró que será la siguiente semana.

A raíz del asesinato de George Floyd a manos de agentes de policías estadounidenses el pasado 25 de mayo en Minneapolis, Minnesota, algunos tijuanenses decidieron esta semana volver a circular en redes sociales el video donde se observa cómo hace más de dos meses, policías locales sometieron con violencia a López, quien falleció, y la causa de muerte dictaminada, fue “desnucamiento por estrangulamiento”.

Como respuesta a los mensajes en redes sociales, el martes 2 de junio la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana Municipal (SSPCM) informó a través de un comunicado de prensa que la corporación ha colaborado con las autoridades investigadoras para que esclarezcan los hechos.

Y recordaron que ambos agentes municipales permanecen suspendidos, proceso mediante el cual les fue retirada el arma de cargo. Explicaron que Sindicatura Municipal mantiene su propia carpeta de investigación, en espera de la determinación de la autoridad estatal.

Y que oficiales preventivos reciben cursos de formación y crecimiento centrados en temas de valores, se brinda atención psicológica y existen mecanismos de queja, tanto en el portal de la Secretaría como en redes sociales.

Otro de los casos de abuso policial se hizo tendencia en redes sociales ayer con el hashtag #JusticiaParaGiovanni. Los internautas exigieron justicia para Alejandro Giovanny López, un hombre de 30 años que habría sido asesinado a manos de policías.

El asesinato se registró en el municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco, el pasado 4 de mayo. De acuerdo con medios nacionales, oficiales detuvieron a Alejandro Giovanny y lo habrían golpeado hasta quitarle la vida.

La Fiscalía estatal precisó que en la carpeta de investigación de los elementos de la Policía Municipal que realizaron la detención no consta que el motivo de la detención esté relacionada con que el hombre no usara cubrebocas, como señalaron internautas y medios locales.

Un video difundido en redes sociales muestra cómo el hombre fue arrestado y alrededor de 10 policías lo llevaron hasta una patrulla. La familia del hombre recibió su cuerpo sin vida, según reportaron medios nacionales y locales.

“No lo puedes subir así, nomás porque no trae cubrebocas, no está haciendo nada”, se escucha decir a una mujer en la grabación.

Según la información disponible, un familiar de Giovanny grabó el video. Un día después de la detención, en la Comisaría Municipal le informaron a sus familiares que debido a la gravedad de los golpes se encontraba en el Hospital Civil de Guadalajara.

Giovanny fue reportado como grave y falleció alrededor de las 22:00 horas. Medios nacionales reportaron que el hombre contaba con varias lesiones en el cuerpo. Mientras que el acta de defunción de Giovanny señala que falleció debido a un traumatismo craneoencefálico.

El Fiscal de Jalisco, Gerardo Octavio Solís Gómez, y el Coordinador del Gabinete de Seguridad, Macedonio Tamez Guajardo, informaron que ya se realizan investigaciones para tratar de determinar si existe responsabilidad por parte de los policías municipales. Detallaron que la Fiscalía inició una carpeta de investigación por la muerte del hombre desde el pasado 5 de mayo.

Por su parte, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) lamentó los hechos y refirió que se levantó una queja para tomar medidas cautelares ante el caso.

“Es inaceptable el uso excesivo de la fuerza y el maltrato a personas por parte de autoridades policiales”, expuso por medio de su cuenta de Twitter.

Por la noche, Enrique Alfaro, Gobernador de Jalisco, afirmó en su red social que la Fiscalía General del Estado (FGE) investiga los hechos ocurridos hace un mes en Ixtlahuacan de los Membrillos, donde policías municipales son señalados de ser los responsables de la muerte de Alejandro Giovanny; y subrayó que en caso de que sean culpables, serán castigados “con todo el peso de la ley”.

“Los hechos ocurridos hace un mes, en Ixtlahuacán de los Membrillos, se están investigando a fondo por la @FiscaliaJal. Si los policías municipales son culpables de cometer un exceso en el uso de la fuerza, serán castigados con todo el peso de la ley”, escribió el mandatario estatal.

Posteriormente, recordó que en Jalisco no se toleran los abusos de nadie y aseguró que la fuerza pública es para cuidar a los ciudadanos, mantener el orden y hacer valer el Estado de Derecho.

“No permitamos que el manejo mal intencionado de la información genere más confusión. Escucha con atención la rueda de prensa del Fiscal del estado”, agregó. En el tuit, adjuntó el enlace a un video sobre la conferencia donde se informó del hecho.

Finalmente, el tercer caso de abuso por parte de las autoridades es el de un video que circula en redes sociales, donde se observa cómo un sujeto es golpeado y sometido por dos policías municipales de San Luis de la Paz, Guanajuato, con el motivo de no portar cubrebocas.

En el video se puede ver que los dos elementos de justicia tienen sometido al sujeto contra el piso. A unos cuantos metros, se encuentra una mujer, la cual le pide que se calme para que los policías no lo sigan lastimando.

“Los oficiales lo único que hacen es abusar de la autoridad, es lo único que hacen”, se escucha en el video, mientras el hombre se encuentra en el piso, y uno de los elementos lo somete, mientras el otro está parado justo a un costado de su compañero.

“Tranquilícese y ya van a estar tranquilos”, fue lo que mencionó la mujer que se encontraba a un lado del sujeto, mientras los policías continuaban encima del hombre.

El sujeto logró liberarse de las autoridades municipales, pero al realizar un movimiento para soltarse pateó a uno de los uniformados, el cual en respuesta comenzó a golpearlo con la macana para continuar sometiéndolo.

El hombre se puso de pie y la mujer le continuó pidiendo que se tranquilizara para que los oficiales lo dejaran en paz, pero el sujeto le respondió “Yo no estoy haciendo nada” y siguió moviéndose, ya que los elementos de seguridad lo estaban siguiendo y agrediendo.

Casi al final del video, luego de que el sujeto pudiera liberarse, y cuando ya iba a tomar de nuevo su bicicleta, los oficiales volvieron a forcejear con él y lo sometieron de nuevo contra el piso, frente a una puerta que se encontraba abierta.

El uso del cubrebocas se hizo obligatorio en algunas partes de México, luego de que se declarara emergencia sanitaria por la pandemia de la COVID-19, como parte de las medidas preventivas establecidas por las autoridades sanitarias.

YA INVESTIGAN

Ante la posible violación a los derechos humanos de un ciudadano de San Luis de la Paz, por el violento sometimiento de unos policías y tránsitos a un joven durante un operativo, la Procuraduría Estatal de Guanajuato inició con las indagatorias del caso.

“La Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato (PDHEG) abrió el Expediente de Queja 23/20-D relativo a la difusión pública de una detención de elementos de seguridad en el municipio de San Luis de la Paz y solicitó un Informe general a las autoridades municipales sobre los hechos”, respondió el organismo encabezado por José Raúl Montero de Alba.

POLICÍA USAN TÉCNICAS ASFIXIANTES EN TODO EL MUNDO

Tres días después de que George Floyd muriese asfixiado luego de que un policía le puso la rodilla en el cuello, otro individuo afroamericano recibía un tratamiento parecido de la policía francesa en una calle de París.

Las técnicas de inmovilización en las que los agentes aplican presión con sus rodillas sobre alguien que esta tirado en el piso boca abajo son comunes en todo el mundo y muy criticadas. Una de las razones por las que la muerte de Floyd escandalizó tanto es que muchas muertes han sido atribuidas a esa técnica, incluso fuera de Estados Unidos, y con frecuencia las víctimas no son blancas.

La policía turca detiene a un manifestante durante una protesta del 1ro de mayo del 2020 en la Plaza Taksim de Estambul.

La policía turca detiene a un manifestante durante una protesta del 1ro de mayo del 2020 en la Plaza Taksim de Estambul. Foto: Emrah Gurel, File, AP

“No podemos decir que lo sucedido en Estados Unidos es algo desconocido para nosotros”, expresó el legislador francés Francois Ruffin, quien ha pedido que se prohíban las técnicas de paralización boca abajo usadas en muchos casos en los que el sospechoso falleció.

El arresto del 28 de mayo en París de un hombre afrodescendiente que, estando en el piso boca arriba, fue inmovilizado por un agente que le colocó la rodilla en la parte alta del pecho, casi en el cuello, es uno de varios episodios que están siendo comparados con el de Floyd, fallecido el 25 de mayo en Minneapolis.

La detención fue filmada por transeúntes y el video circuló ampliamente en las redes sociales. La policía dijo que el individuo manejaba bajo el efecto de drogas y alcohol, sin licencia de conducir, se resistió a ser arrestado e insultó a los agentes. Su caso está en mano de fiscales investigadores.

En Hong Kong, donde el comportamiento de la policía es un tema delicado tras meses de protestas antigubernamentales, se investiga la muerte de un hombre que falleció luego de que agentes le colocasen la rodilla en la espalda y el cuello estando boca abajo, según un video del episodio.

Las reglas para usar esta técnica varían de país en país.

En Bélgica, el instructor de la policía Stany Durieux dice que castiga a los agentes que entrena, restándoles puntos, “cada vez que veo que posan la rodilla en la columna vertebral”.

“Tampoco se permite apoyarse con todo el peso del cuerpo porque se puede fracturar las costillas y sofocar a la persona”, agregó.

El desempeño de la policía en la muerte de Floyd fue ampliamente cuestionado, incluso por policías y expertos de Estados Unidos. Colegas del exterior tomaron distancia de lo que hizo el agente Derek Chauvin, quien ha sido acusado de asesinato en tercer grado por apoyar con fuerza su rodilla en el cuello de Floyd, quien decía que no podía respirar, hasta que dejó de hacerlo.

En Israel, el portavoz policial Micky Rosenfeld dijo que “no hay táctica ni protocolo que indique que hay que aplicar presión en el cuello o en las vías respiratorias”.

En Alemania los agentes están autorizados a ejercer presión brevemente en la cabeza de un sospechoso pero no en el cuello, según el sindicato de policías.

El Colegio de Policías del Reino Unido dice que los sospechosos que han sido tendidos en el piso boca abajo deben ser colocados de costado, arrodillados o parados “lo antes posible”. Un manual de la policía de Londres publicado en la internet desalienta la aplicación de presión en el cuello, diciendo que “toda forma de presión en la zona del cuello puede ser muy peligrosa”.

Dentro de un mismo país las reglas pueden variar.

Un grueso manual de cientos de páginas de la policía de Nueva York dice en mayúsculas, con negrillas, que los agentes “NO DEBEN” usar técnicas asfixiantes y deben “evitar toda acción que pueda generar presión en el pecho, como sentarse, arrodillarse o pararse en el pecho o la espalda del sospechoso, limitando su capacidad de respirar”.

La policía de San Diego, en cambio, permitía una toma en la que se aplica presión en el cuello con un brazo, aunque eso cambió después de la muerte de Floyd.

A los gendarmes de Francia se los desalienta a que ejerzan presión sobre el pecho o sobre órganos vitales de los sospechosos en el piso y ya no se les enseña a hacer presión en el cuello, de acuerdo con el coronel Laurent De La Follye de Joux, director de la unidad de entrenamiento.

“No hay que ser médico para saber que eso es peligroso”, expresó.

La policía nacional, en cambio, tiene más discreción. Se le permite hacer presión en el pecho, aunque “por el menor tiempo posible”.

Christophe Rouget, dirigente sindical que habló con los legisladores en marzo en torno a la propuesta de eliminar técnicas asfixiantes, dijo que si un agente no usa su pistola ni armas paralizantes, la opción más segura para inmovilizar a alguien es tenderlo boca abajo, lo que les impide patear a los agentes.

“No tenemos 5 mil opciones”, expresó. “Estas técnicas son empleadas por las policías de todo el mundo porque son las menos peligrosas. Pero deben ser bien aplicadas. En Estados Unidos, vimos que no las aplicaron bien e hicieron presión en el sitio equivocado, por demasiado tiempo”.

-Con información de Vanguardia, Zeta y AP