La trama sigue a Sam, una actriz y madre divorciada que vive en Los Ángeles (EU.), que trata de sortear los tormentos cotidianos que dejan a su paso sus tres hijas y su madre, y que intenta, a la vez, reconducir su vida profesional y sentimental.

Por David Villafranca

Los Ángeles (EU.), 4 de junio (EFE).- En Better Things, Pamela Adlon aguanta a tres hijas insoportables, cuida de una madre entre perdida y extravagante, y lidia con todos los agobios de una mujer madura y divorciada, así que conviene escuchar a una superviviente como ella para resistir la cuarentena y el resto de apocalipsis que nos depare este retorcido 2020.

Con cuatro temporadas ya emitidas en FX y una quinta ya en marcha, Better Things es una de esas pequeñas series que no hacen mucho ruido mediático pero que tienen encanto a la hora de hablar de la vida diaria desde las tragedias cotidianas hasta el humor inesperado.

Pero también presenta algunas cosas que la hacen muy especial, como contar con cinco mujeres protagonistas, de tres generaciones diferentes, y lideradas por una Pamela Adlon en estado de gracia.

UN ÉXITO TARDÍO

Hasta el éxito de Better Things, un triunfo que sería impensable sin su recital interpretativo en cada capítulo, Adlon había desarrollado su carrera a la sombra o en un plano secundario.

La trama está protagonizada por Pamela Adlon, Mikey Madison, Hannah Alligood y Olivia Edward. Foto: Especial

La actriz era muy requerida para doblajes de animación (algo que incluye Better Things en uno de sus guiños autobiográficos) y había tenido papeles interesantes pero de reparto en Californication y Louie.

Sin embargo, Better Things lo cambió todo.

Con una nominación al Globo de Oro a la mejor actriz de una comedia o musical y dos candidaturas en los Emmy en la misma categoría, Adlon enamoró a la crítica (la serie tiene un 97 por ciento de reseñas positivas en el agregador Rotten Tomatoes) con su sutil combinación de ingenio, desparpajo, emotividad y honestidad detrás y delante de las cámaras.

SOBREVIVIR AL DÍA A DÍA…

Creada por Adlon y Louis C.K., Better Things no tiene, en principio una premisa particularmente atractiva o seductora.

La serie sigue a Sam, una actriz y madre divorciada que vive en Los Ángeles (EU.), que trata de sortear los tormentos cotidianos que dejan a su paso sus tres hijas y su madre, y que intenta, a la vez, reconducir su vida profesional y sentimental.

La serie aborda temas como la familia, la soledad, la identidad, el feminismo, la enfermedad, la adolescencia, la presión social, el amor de la mediana edad o el paso del tiempo.

Pero lo brillante de Better Things es que su oro no se ve a primera vista sino que aparece de forma imprevista en un diálogo, en un chiste, en una sonrisa, o en una bronca.

Sam Fox (Pamela Adlon) es una madre soltera que trabaja y cuida a sus tres hijas y a su mamá, enfrentando los desafíos cotidianos. Foto: Especial

Aunque está escoltada de lujo por Mikey Madison, Hannah Alligood, Olivia Edward y Celia Imrie, Adlon (que también es la directora de muchos episodios) es quien sin duda despliega una empatía con el público que es fundamental en esta serie: Sam es un desastre a veces y se equivoca muy a menudo, pero para el espectador es siempre tremendamente humana.

… Y SOBREVIVIR A LOUIS C.K.

La mayor amenaza que han tenido que afrontar Better Things y Adlon llegó, paradójicamente, desde dentro del show cuando salió a la luz el escándalo sexual de Louis C.K.

Better Things la habían creado a cuatro manos entre los dos actores (ya habían colaborado en Louie), por lo que cuando en 2017 Louis C.K pidió disculpas por haberse masturbado frente a varias mujeres sin su consentimiento la serie podía haber saltado por los aires tal y como pasó con otros proyectos del cómico como la cinta I Love You, Daddy (2017).

Afortunadamente, Better Things se salvó del naufragio, soltó lastre y continuó con Adlon al timón.

Pero la actriz reconoció posteriormente en The New Yorker que lo sucedido fue también demoledor para ella.

“Se sintió como si el mundo estuviera terminando. Yo fui su paladín y él fue mi paladín durante diez años”, resumió sobre su entonces amigo y de quien decidió separar su camino después del escándalo.