Dichas pruebas, poco costosas y fáciles de adquirir, consistirían en verter una muestra de saliva en un recipiente cilíndrico de vidrio, con solución salina y un trozo de papel incrustado con una tira de proteína. Si la sustancia cambia de color en 15 minutos, significa que el paciente es portador del virus SARS-CoV-2.

Ciudad de México, 4 de julio (SinEmbargo).- Pruebas simples y comunes para detectar coronavirus sin salir de casa podrían ser la clave para contrarrestar la pandemia, esto de acuerdo con un artículo publicado por el diario estadounidense New York Times.

Dichas pruebas, poco costosas y fáciles de adquirir, consistirían en verter una muestra de saliva en un recipiente cilíndrico de vidrio, con solución salina y un trozo de papel incrustado con una tira de proteína.

Es simple, si la sustancia cambia de color en 15 minutos, significa que el paciente es portador de suficiente virus SARS-CoV-2.

De acuerdo con The New York Times, el paso a seguir sería a notificar al médico, corroborar el resultado con una prueba de hisopo estándar y mantenerse totalmente aislado. El mismo procedimiento habrá de hacerlo de manera diaria, hasta que el resultado sea negativo.

Las pruebas simples en el hogar para el coronavirus, algunas que implican escupir en un pequeño tubo de solución, podrían ser la clave para expandir las pruebas e impedir la propagación de la pandemia. La Administración de Alimentos y Medicamentos debe alentar su desarrollo y luego la aprobación acelerada.

Algunos laboratiorios como E25Bio, Sherlock Biosciences, Mammoth Biosciences ya se encuentran desarrollando estas tiras de papel, así como otras al alcance de los ciudadanos estadounidenses, por ahora.

“Las tiras podrían ser producidas en masa en cuestión de semanas y suministradas gratuitamente por el Gobierno a todos en el país. El precio por persona sería de uno a cinco dólares por día, una suma considerable para toda la población, pero muy rentable”, explicó Michael Mina, profesor asistente de epidemiología en la Escuela Chan de Salud Pública Harvard T.H. al NYT.

De acuerdo con los especialistas entrevistados por The New York Times, las empresas biotecnológicas se han mantenido al margen para comercializar de manera abierta estas pruebas por temor a que la Administración de Drogas y Alimentos (F.D.A., por sus siglas en inglés) los menospreciará por ser menos sensibles que las pruebas de hisopos nasales. Éstas últimas pueden detectar cantidades extremadamente pequeñas de partículas virales, aunque el precio es considerablemente superior al de las tiras ( de 50 a 150 dólares) y requiere de más tiempo para saber si el paciente es o no portador del virus.

Recientemente, la F.D.A. autorizó una prueba grupal para detectar el virus en grandes cantidades de personas. Éstas pueden reducir drásticamente los costos de los test nasales destinados a universidades y grandes empresas. Sin embargo, la falta de coordinación federal impide que puedan usarse de forma rutinaria para evaluar a todos los estadounidenses.

Una vez que se demuestre la eficiencia de las tiras de papel y sean aprobadas por la F.D.A., el Congreso de los Estados Unidos habrá de autorizar la producción y distribución, gratis, del suministro de un año para todos los estadounidenses.

Lo que ayudaría sustancialmente a mitigar la pandemia que ha dejado más de 500 mil muertes en todo el mundo.