Foto: Especial

Foto: Especial

Ciudad de México, 5 de agosto (SinEmbargo).- La referencia de Edgar Allan Poe en la literatura contemporánea tiene la vigencia de un estilo fascinante para bordar historias que estremecen y que lo ha erigido como un autor moderno al que las nuevas generaciones acuden con fervor.

“Empecemos con la frase detonante. Edgar Allan Poe es uno de los escritores más influyentes de la historia, es decir, de los que más han afectado a los autores posteriores: de los que más han sido ejemplo de otros y más seguidores han tenido”, dice el mexicano Alberto Chimal.

Autor de la reciente novela La Torre y el Jardín (Océano) y de una gran cantidad de libros de cuentos donde predomina la literatura fantástica, Chimal, nacido en Toluca en 1970, es un gran experto en Poe.

Y como tal avala la reciente edición Edgar Allan Poe en la colección Narrativa Gráfica de editorial Axial, escribiendo un prólogo en el que entre otras cosas afirma que el escritor nacido en 1809 en Boston y muerto en Baltimore en 1849 fue el inventor del cuento moderno, el inventor de la historia-enigma que sirve de antecedente a la literatura policial, poeta innovador y ensayista brillante.

Más allá de los entusiasmos entendibles, la obra que tenemos en la mano es una cuidada edición a cargo de Julián Romero Sánchez, que reuniendo cuatro cuentos muy conocidos de Poe (“El corazón delator”, “El cuervo”, “El gato negro” y “La caída de la casa Usher”) privilegia sobre todo el trabajo gráfico de Gustavo del Valle, quien ha ganado en cuatro ocasiones el Premio Nacional del Historiador Mexicano.

Foto: Especial

Foto: Especial

“Los aficionados a la narrativa gráfica podrían hallar en los dibujos de Gustavo del Valle reminiscencias de grandes ilustradores del horror como Berni Wrightson, el creador original de La cosa del pantano y de un Frankenstein memorable”, dice Chimal.

Foto: Especial

Foto: Especial

“También verán el recuerdo de la gran tradición del cómic industrial mexicano del siglo XX, que en sus mejores momentos unió un estilo simple y apresurado (la historia del medio en México es casi siempre la de creadores mal pagados, trabajando a marchas forzadas) y una expresividad asombrosa, lograda siempre con un mínimo de recursos”, agrega el escritor.

UN ANHELO INCUMPLIDO DEL ESCRITOR

La hermosa edición de Axial a cargo de Julián Romero imita la forma de un periódico antiguo, cumpliendo de ese modo un anhelo de Edgar Allan Poe quien quiso tener un diario y quien por no tener tampoco pudo, como bien apunta el libro, la posibilidad de gozar del éxito de su obra.

“Las cuatro obras fueron ordenadas cronológicamente y, en todos los casos, se registra el dato de su primera publicación”, explican los editores de lo que han dado en llamar el periódico The Stylus, situado geográficamente en Baltimore, Maryland.

El libro es breve, conciso, perturbador, como los propios cuentos del autor que en la visión de Chimal conmueven por un estilo de horror que no necesita de sangre ni de vísceras.

Por el contrario, “hay una atmósfera de inquietud, un ánimo negro y mórbido que es la para prácticamente todas las historias de miedo posteriores al mismo Poe y que en su versión original no ha perdido nada de su poder”, explica Alberto.

“Para volver visible a Poe una vez más, sirven todas las adaptaciones que se hacen de su obra”, apunta.