“Alguien va a tener que aumentar el precio del boleto del Metro”, dice Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe del Gobierno de la Ciudad de México, a menos de 365 días de las elecciones de 2018 y que alguien más ocupe el sitio que ahora él llena.

En entrevista con este medio digital habla del aumento en la tarifa del Sistema de Transporte Colectivo, una de las primeras decisiones de su gestión y de las más controvertidas. ¿Corresponden esos cinco pesos con el servicio que brinda el Metro capitalino? En esta entrevista, Mancera sostiene que el incremento apenas si alcanzó para iniciar la recuperación de un parque de trenes varado por diversas descomposturas. Acepta que el sistema más emblemático de la capital estuvo a punto de morir por vejez y abandono. Y vaticina que renovarlo por completo costará más.

Hay algo más que Miguel Ángel Mancera sostiene: él será candidato en 2018. Ya no habla de un partido; sino de una coalición.

Foto: Sandra Sánchez Galdoz / SinEmbargo

Ciudad de México, 4 de julio (SinEmbargo).- Hay una afirmación que Miguel Ángel Mancera Espinosa sostiene por más que pasen los años, exploten las crisis y cambien los tiempos. Su nombre aparecerá en la boleta electoral de 2018 cuando en México ocurra una elección histórica por su magnitud. Ese año, coincidirán 30 elecciones locales con las del Congreso de la Unión y la presidencial. Según el Instituto Nacional Electoral, se trata de la renovación de un total de tres mil 326 cargos. Se avecina una de las competencias más cerradas. Y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México vuelve a decir, como lo ha dicho desde hace dos años, que será uno de los candidatos a la Primera Magistratura.

Su persona no supera el 10 por ciento de aceptación en las encuestas. Pero nada parece perturbarlo en este camino hacia el futuro para el cual, faltan menos de 365 días.

Ahora se encuentra en el salón Virreyes del Antiguo Palacio del Ayuntamiento del Centro Histórico de la Ciudad de México. Detrás suyo se despliega el mural del maestro Ariosto Otero en el que hay una figura parecida a Javier Duarte de Ochoa, el ex Gobernador sometido a proceso por delitos relacionados con el lavado de dinero; está también el número 43 enseguida de una canasta de huevos y hay otro dibujo parecido al cardenal Norberto Rivera. Y ahí está Benito Juárez mientras señala algo con el índice. El maestro Oriosto ha dicho que cualquier parecido con alguien en su obra es mera coincidencia y Mancera acepta justo una entrevista ahí. Al final, propondrá una foto: él de pie, muy cerca de Juárez y su dedo.

Han transcurrido más de 48 horas de que apareció franqueado por el ex presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Manlio Fabio Beltrones, y el ex presidente nacional de Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero. Los tres políticos informaron que coinciden en la necesidad de crear un gobierno de coalición para las elecciones de 2018 o de lo contrario, se desatará una crisis política similar o peor a la de 2006. Aquí está el cuarto Jefe capitalino electo desde que en 1997 se promulgó la primera Reforma Política para una ciudad llamada entonces Distrito Federal, el personaje cuya aprobación se fue en picada mientras gobernaba (en 2012, las encuestadoras del periódico El Universal y Parametría promediaban apenas 20 por ciento de rechazo. Esa cifra llegó al 70 por ciento).

– ¿Su candidatura sigue en pie?

– Sigue en pie más que nunca. Seguimos con toda fuerza. Vamos para adelante.

–La última encuesta al respecto, elaborada por la propia Presidencia de la República, indica que usted es el único candidato posible por el Partido de la Revolución Democrática, ¿sería así el escenario?

– Yo estoy imaginando que se pueda construir algo grande, que se pueda diseñar un gobierno de coalición, una fuerza real que represente a la sociedad. Yo haría compromisos muy puntuales. Ojalá que lo podamos configurar. Ojalá que se pueda cristalizar.

-¿Usted está revisando cómo está su aprobación en las encuestas?

– Hoy estamos en el 12 por ciento contra Margarita [Zavala Gómez del Campo, muy probablemente candidata por el PAN o como independiente]. En este momento por más que me evalúen a mí… no soy candidato. Cuando competí por la candidatura del Gobierno tenía la posición más baja. Todos los demás estaban por arriba de mí. Tú puedes ver cómo empezó y cómo terminó la campaña. Ahora, recientemente, en el Estado de México hubo muchas sorpresas. Juan Zepeda –ejemplifica– no se ubicaba en cinco puntos y acabó casi con veinte.

-¿Usted está tranquilísimo respecto a las encuestas de hoy? ¿Usted puede ser la sorpresa en 2018?

–Lo que estoy viviendo al día en los diferentes estados es alentador. Lo siento en el terreno. Sí [estoy tranquilo].

II

“QUIEN ME SUSTITUYA TENDRÁ QUE SUBIR EL BOLETO DEL METRO”

Hay una responsabilidad que Mancera le heredará a su sucesor: el aumento del boleto del Metro. Pese a inundaciones y la reciente explosión que hizo a los usuarios de la Línea 1 caminar sobre las vías para escapar del humo, el Metro de la Ciudad de México sigue muy barato. Son las palabras del Jefe capitalino a punto de concluir la gestión.

– Hablando del Metro, ¿cómo evalúa la medida que usted tomó en 2012 de aumentar el boleto a cinco pesos? ¿El aumento coincide con los resultados?

– Los resultados hoy por hoy son que la Línea 1 va a tener trenes nuevos. Van a empezar a llegar en abril. Porque las licitaciones de trenes son muy largos una vez que fincas el pedido se tarda año y medio en llegar. Trece trenes nuevos. Una compra importante. CAF ganó la licitación. Fue una licitación abierta. Los que perdieron, Bombardier, estuvieron en el evento y reconocieron la transparencia de la licitación.

Hay 105 trenes en la Ciudad no obsoletos, pero no operativos. Le faltaban frenos, pilotaje. Cada tren de esos es una inversión entre 90 y 80 millones de pesos. Imagínate 105. En este momento llevamos recuperados unos 35. Vamos a estar recuperando cada mes de todas las líneas.

Cada línea tiene 30 trenes en promedio. Y 105 trenes parados significa 18 trenes menos para cada línea. El andén se va a llenar una, dos tres veces. Necesitas tener el número de trenes óptimo.

Si no hubiéramos aumentado el boleto, hubiéramos seguido perdiendo más trenes. Ahora realmente con el tipo de cambio como se deslizó, el aumento a la tarifa se quedó corto porque en el Metro muchas cosas se cotizan en dólares. Por ejemplo, las refacciones. Cuando tomamos la medida del aumento, el dólar estaba en 12.5, 12.7, ahorita está en 18.

-¿Eso significa que la tarifa va a aumentar?

– Eso significa que alguien lo va a tener que aumentar. Salvo que el Gobierno federal llegue y te diga: aquí hay 10 mil millones. Tu boleto tiene un subsidio de siete pesos. Es decir que debe costar 12 pesos. Tú deberías pagar 12 pesos.

– Pero las contingencias que hemos vivido; sobre todo la más reciente, la de la explosión con los usuarios sobre las vías, han sido muy traumáticas. Luego están las inundaciones, las largas esperas, los amontonamientos. ¿Corresponde el servicio con el aumento de la tarifa?

–El precio del boleto está subsidiado. Está muy por debajo… Por ejemplo del Metro de Chicago , Londres.

– Aun con nuestras inundaciones y accidentes, ¿sigue siendo barato?

– El Metro de la Ciudad de México es el más barato del mundo. Tenemos que arreglar los trenes, toda la línea 3. Lo que arreglamos del Estado de México; es decir, Pantitlán, nos costó 450 mil pesos.

– ¿El Metro está en recuperación después de mucho tiempo de andar herido?

– Lo que ya no le va pasar al Metro es lo que le venía pasando: que lo descuidaron.

– ¿Envejeció y casi lo perdimos?

– Estuvimos a punto de perderlo. Más la necesidad de hacer otras inversiones frente al agotamiento que mostraba. Ahora, el Metro va a traer un beneficio sustancial que le va a dar un ahorro. Ya tenemos un laboratorio. Ese laboratorio permite que nosotros hagamos ciertas refacciones. Las que comprábamos a Brasil, las tarjetas de pilotaje automático ya las estamos haciendo aquí. Muchos de los tornillos que los comprábamos a París. Ya lo estamos haciendo con los ingenieros en mecatrónica. Participan Conancyt y Cinvestav.

–En cuanto al Metrobús de Reforma, ¿qué destino ve?

– Eso no tiene ningún problema porque lo que ordenó el juez (un juez federal ordenó la suspensión pero la obra se reanudó al cumplir las especificaciones). Está cubierto. Tenemos los impactos ambientales, tenemos todo. Está trabajando. La debemos tener terminada en septiembre. Se va a inaugurar en octubre.

Foto: Sandra Sánchez Galdoz / SinEmbargo

III

PESE A SU ASPIRACIÓN, AÚN ES JEFE DE GOBIERNO

Pero Miguel Ángel Mancera aún es el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, la misma que parece vivir un déja vú terrorífico. La muerte –la del homicidio doloso- no había sido tan incidente ni terca desde 1997 cuando la tasa por cada 100 mil habitantes fue de 10.98, según el Reporte de incidencia delictiva 2016 del Observatorio de la Ciudad de México. En 2016 fue de 10.78. Eso pasa en la capital del país mientras el robo en tres modalidades –a negocio, casa habitación y transeúnte- se dispara.

– ¿Admite usted un incremento de la incidencia del delito?

– Hablar de las cifras siempre es… no me gusta. Nosotros en el comparativo de 2000 a las fechas actuales tenemos un descenso del 48 o 49 por ciento. Entonces nuestras cifras han venido sustancialmente a la baja y nos vamos comparando año con año. ¿Cuál fue el incremento que tuvimos en este último tramo de 2016, principios de 2017? El incremento que tuvimos fue una parte en homicidio. La Ciudad de México tiene un promedio de 2.2, 2.5 y llegamos a 2.8; es decir nunca llegamos a tener un promedio de 3 homicidios diarios. Sin embargo hay una curva de crecimiento del homicidio explicable porque hay muchas armas en la calles. Esa es nuestra insistencia que se apruebe esta ley que es para evitar o para endurecer las penas de las personas que porten ilegalmente armas.

De ahí en fuera, puedo decir que la ciudad está sufriendo un fenómeno que nunca había vivido que es el de la salida de un gran número de personas que estaban en prisión; por ejemplo, de lo que estábamos revisando, más de dos mil 700 personas de robo agravado. Entonces ahora tenemos que prepararnos para poder trabajar con esto. Por eso hicimos las estaciones de policía y por ¡eso vamos a implementar formas operativas nuevas! Nunca minimizamos este tema de la seguridad. Es fundamental para la Ciudad de México.

-¿Usted vio venir esto [el robo agravado por la salida de reos] en los primeros debates del Sistema Penal Acusatorio?

– Lo vi venir hace mucho tiempo. Dije que teníamos que prepararnos. Con el nuevo sistema, con las nuevas formas de ejecución de la justicia se gana mucho, se gana en transparencia, hay cosas buenas y muy importantes, que el juez se presente una audiencia, que se graben testimonios, que la tortura ya no arranque confesiones. El punto es que tenemos que afirmar varias cosas. No puedes dejar en las manos de las víctimas si una persona va o no a prisión. ¿Qué está sucediendo? Que llegan las personas ante la audiencia del juez y el juez les informa y les dice, pues usted puede decidir si llega a un arreglo con esta persona o si prefiere continuar el proceso y esta persona se va a prisión. El 90 por ciento va a decir que se acabe el proceso. Estaba analizando las cifras del metro. De los 190 delitos cometidos, 280 puestas a disposición, 279 (acusados) se fueron en ese mismo momento a la calle. La efectividad es cero. (Las personas dicen) finalmente yo ya recuperé mi celular, mi cartera, pero esa persona que se deja, va a regresar a hacer lo mismo y lo vamos a volver a capturar, lo vamos a seguir con las cámaras … Yo creo que son cosas que se tienen que afinar. Por más que tengamos dos años implementándolo, tenemos que mejorar.

– ¿Hacia dónde va la afinación del nuevo Sistema Penal Acusatorio?

– La capacidad instalada en las cárceles contra la población va a estar en un punto de equilibrio. Vas ¡a tener celdas con dos reos. ¿Qué necesitamos? Necesitamos vincular las medidas precautorias. Ser mucho más puros en las medidas precautorias.

– ¿Prevé un fracaso en la aplicación del nuevo sistema en general en la medida de que los reos llenen las calles otra vez?

– Es que está pasando en todo el mundo. En todos los lugares. Los problemas de saturación de audiencias, o casos que se están quedando en carpetas de investigación. Cuando nosotros íbamos a la implementación, varios países advirtieron de esto. Si no se procede vamos a la puerta giratoria. Porque los grupos delictivos van a saber cómo aprovechar, cómo operar …

IV

“AQUÍ NO HAY CÁRTELES”

De repente, escenas que no le correspondían la saturaron. La tarde del 20 de julio pasado varias avenidas en la delegación Tláhuac fueron bloqueadas como sólo pueden hacerlo los grupos del crimen organizado. Había sido abatido Jesús Pérez Luna “El Ojos”, jefe del denominado Cártel de Tláhuac tras un operativo realizado por aire y tierra, tal como se desplegó en la persecución y muerte de “El Barbas”, Marcos Arturo Beltrán Leyva, en Morelos.

El juego de la semántica se impuso. El Jefe del Gobierno capitalino se mantuvo en su dicho que en la ciudad bajo su Gobierno no hay mafias; sino narcomenudeo. En esta entrevista no varía ni un ápice de su afirmación: “Aquí no hay cárteles; sino grupos

– ¿El Gobierno de la CdMx va a reconocer alguna vez cárteles en su territorio? La pregunta es porque porque la ONU identifica a cinco.

– Nosotros no tenemos ninguna noticia en ese sentido. Si la Federación lo tiene es competencia exclusiva de la Federación. Si a mí me dijeran en la Ciudad de México está el cártel X, entonces es la Policía Federal a la que le toca. Si ellos nos notifican que existe ese cártel, entonces les diríamos, oigan pues hay que combatirlo. Nosotros no tenemos competencia en materia de delincuencia organizada. Pero en este caso, en el caso que recién vivimos del asunto de Tláhuac, es un asunto que hemos trabajado durante mucho tiempo. El combate a esa organización criminal ha sido siempre competencia de la Ciudad de México. Desde que yo era procurador (2006-2012) nos tocó combatir a “La Mano con Ojos”. Que no sabíamos que eran dos.

– ¿Por qué se les fue ese pequeño detalle?

– Siempre supimos que el líder de la organización era La Mano con Ojos. Luego “El Ojos” se guardó un poquito la organización.

– ¿Se incubó?

– El Ojos se quedó con su operación normal y donde empezó a llamarnos al atención fue cuando empezó a operar hacia Xochimilco e Iztapalapa. Pero ahí te hablo de empezar a operar con extorsión y homicidio. Cuando nosotros empezamos a tener conocimiento hubo muchas capturas. Más de 70 narcomenudistas, extorsionadores.

– ¿En cuánto tiempo?

En todo lo que llevamos en la administración.

-¿Y eran de él? ¿De “El Ojos”?

– Pues no eran de él. Eran de la zona. No eran de él. Sabíamos que había que atrapar a la cabeza. A uno de los operadores lo detuvo la Marina. Lo programamos con una orden de cateo y al otro lo detuvimos nosotros, que era su hijo. No lo vinculamos con un tema de delincuencia organizada. De hecho él está siendo procesado por homicidio.

– ¿Por qué en Tláhuac sí participó la Marina?

– Bueno, nosotros necesitábamos que participara la Marina porque estás operando en una zona que es limítrofe con el Estado de México. Cualquier cruce territorial nos hubiera complicado muchísimo. ¿Dónde tenemos nosotros operatividad con las fuerzas federales? En las fronteras. En el Ajusco, donde tenemos frontera con Jalotlaco, la parte que cruza hacia Cuernavaca y tenemos otro punto igual con Chalco, Milpa Alta, Ecatepec. En todos esos lugares siempre trabajamos con la Marina, el Ejército, la Policía Federal y en su caso con la Procuraduría del Estado de México.

– ¿Esos son puntos críticos en este momento?

– Cuando menos con los que tenemos acuerdo y convenido de trabajo, sí. Hay una parte de Azcapotzalco donde también tenemos acuerdo. Los otros operativos que están coordinados con la federación o tienen que ver con piratería o talamontes.

– Está bien. Aquí no hay cárteles. Pero hay grupos delictivos que eso sí le corresponde a esta jurisdicción. ¿Cuál es la estrategia contra ellos?

–Nosotros estamos permanentemente supervisando antros. Acabamos de cerrar siete en Tláhuac que no cumplían con todas las medidas, ni de seguridad ni de operación. Acabamos de cerrar otros dos, aquí en la Cuauhtémoc donde encontramos de todo … Seguimos vigilando deshuesaderos para combatir el robo de vehículo. Antros que para evitar evitar que proliferen sitios en donde puedan generarse homicidios o narcomenudeo o tráfico de personas. Esa es una parte de la estrategia. La otra es incrementar la capacidad tecnológica de la Ciudad de México. Más cámaras, más nueva tecnología. Porque haya algunas cámaras que estamos pasando a la obsolescencia. La otra es que hemos sacado a la policía de los cuarteles. Por ejemplo el cuartel que está en la zona de Tasqueña. Es lo que necesitamos. Necesitamos que haya más policía en la calle y eso lo generamos con ese tipo de estaciones en al calle. ¿Qué más habrá contra lo inseguridad? Mucha inteligencia que se está haciendo permanentemente. Tenemos varios puntos de narcomenudeo. Todos los días hay cifras que no se conocen. Que la gente no conoce. Por ejemplo a cuántas personas se detienen por narcomenudeo todos los días. La ley es muy laxa. Detienes a una apersona que trae treinta grapas de cocaína y sale ese mismo día.

-¿Cuál es el panorama ahora mismo en la Central de Abastos después de la detención de Los Oaxacos?

El grupo de los Oaxacos era un grupo real. Acabamos de presentar la semana pasada en video, cómo operaban y cómo fueron detenidos.

– ¿Ya no están operando?

– Es un grupo de varios y se secó la célula principal. No recuerdo si los detuvimos a todos. Pero “los luchadores”, los que se vestían de payasos y los que se vestían del sistema de aguas de la Ciudad de México. Y está “Gota a Gota” que es un grupo delictivo de colombianos. Son supuestamente prestamistas y luego extorsionan. La Ciudad de México debe tener capturadas a unas 60 personas, más o menos. Tenemos algunos grupos delictivos colombianos que se dedican al robo casa habitación. Otros que se dedican al préstamo como agiotismo. Y el tercero que que se están dedicando al robo al cuentahabiente.

-¿Va a ser un nunca acabar? El sistema los suelta y el sistema los regresa

– La policía tiene que estar muy en guardia. ¿Qué nos está funcionando muy bien? Lo de las cámaras. Hoy precisamente tuvimos el robo de una retro excavadora. ¿Puedes creerlo? Pues sí. Entraron unos sujetos. Amagaron a los policías que ni son policías. Los tenemos detenidos. Se la robaron de Aragón. Tenían antecedentes ¿Viste los del mazo? Con un mazo rompieron un Sanborns. Dos de ellos tienen cuarto ingreso a la prisión. En una de las entradas estuvieron juntos. Es una paradoja porque tenemos más personas en la calle que pueden estar cometiendo más delitos y en las cárceles vas a tener un ambiente más tranquilo porque vas a llegar a un punto óptimo. Los vigilantes cuidan a menos personas. Pero eso no es tan bueno afuera.

– Respecto al trance que atraviesa el delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado, quien está señalado de tener vínculos con el grupo delictivo de “El Ojos”, ¿cuál es su posición?

Vamos a hacer una investigación absolutamente objetiva. Sólo los datos duros que tengamos claros … Vamos a esperar… Al “hijo de El Ojos” nosotros lo tenemos por homicidio. Lo que tengan de delitos federales, tenemos investigaciones en la procuraduría respecto al jefe delegacional y las carpetas de investigación que se tengan en materia penal. Lo demás es un tema político en el que nosotros no vamos a entrar.

– A dos años del multihomicidio de la colonia Narvarte donde murió el colega Rubén Espinosa, manifestantes afuera de la Procuraduría preguntaron con insistencia en sus pancartas, ¿a quién protege Mancera? ¿Qué dice usted?

– Nosotros tenemos a los homicidas materiales de hecho filmados y la averiguación previa sigue abierta por otras líneas. Puede estar la del periodismo, la política. Hay una recomendación en la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la instrucción es que se cumpla la recomendación . Habrá que agotar.

– La sentencia indica que ninguno de los tres detenidos disparó …

– No podemos pensar que ninguno disparó si estaban en el momento de los hechos. Están en tiempo, modo y lugar. Hay una figura que se llama “responsabilidad co restrictiva” en donde si hay más de uno en la realización de un hecho, todos son responsables del hecho independientemente si uno fue y el otro no fue. Aunque digan, yo no sabía qué iba a hacer el otro.

-¿Están agotadas las líneas de investigación? No, están abiertas todas … Hasta que se agoten.

– ¿Qué se privilegió en el nombramiento de Edmundo Garrido Osorio como procurador de justicia de la CdMx? Él fue señalado por omisiones justo en el caso Narvarte.

– Él ya tuvo una reunión con la familia. Entiendo que fue una reunión constructiva. Obviamente Edmundo es una persona que conoce la procuraduría. Tiene experiencia y eso fue básicamente lo que se consideró.