“Amatl, conciencia para llevar” es el slogan de estos productos creados por jóvenes mexicanos de la Universidad del Valle de México (UVM) Campus Puebla que proponen una alternativa a los platos de unicel y plástico que son uno de los grandes contaminantes.

Los productos de Amatl incluyen bolsas para llevar comida, platos (hondos y planos), conos para tomar agua hechos de carbón calcico que al exponerse al sol vuelve a su estado original, es decir, piedra y no necesita de agua o una composta para su descomposición.

Ciudad de México, 4 de agosto (SinEmbargo).- Los vasos y platos desechables son usados en muchos negocios o reuniones sin darnos cuentas que son un gran problema de contaminación debido al material del que están hechos que generalmente suele ser plástico o unicel que tardan hasta 500 años en degradarse. Con esto en mente estudiantes de la Universidad del Valle de México (UVM) Campus Puebla diseñaron utensilios ecológicos plegables, impermeables y reutilizables, y lo mejor de todo es que se degradan en tan solo 12 meses.

Los estudiantes de la Licenciatura de Diseño Gráfico de la UVM Puebla Dulce Fernandez Guevara, Emmanuel Silva Bueno, Diego Arturo Olivares Contreras, Leonardo Gutiérrez Gutiérrez y Dania Aimé Escalada Terán, proponen una alternativa ecológica a través del diseño y proceso para convertir papel mineral en platos y productos desechables bajo el nombre de “Amatl”.

“La idea nace en una clase que se llamaba Diseño Sustentable y más que nada porque en el campus utilizaban demasiado unicel, nace por una preocupación por el uso excesivo porque además de la universidad y los restaurantes o establecimientos fuera de ella había demasiado consumo y todas las personas la utilizaban sólo una vez y los botes estaban repletos de esta basura”, contó a Magazine la alumna Dulce Fernandez Guevara.

De acuerdo con Emmanuel Silva, los jóvenes buscaban un material que les permitiera crear utensilios plegables que quedaran como una hoja y fueran fáciles de transportar, por lo que investigando encontraron un material llamado papel piedra que les ayudaba a cubrir las necesidades de su producto.

El material cuenta con la certificación de la Administración de Medicamentos y Alimentos. Foto: Cortesía

Diego Olivares explicó que la materia prima de los utensilios es ese papel que está hecho 80 por ciento de carbón cálcico, que se encuentra en cochas y piedras, y 20 por ciento resinas no tóxicas que son usadas para pegar “todo ese polvo que es como arena”. “Tiene muchos beneficios este papel: es impermeable, antihongo, es antigrasa y al ser impermeable te da la ventaja de que lo puedes lavar y reutilizar hasta 5 veces”, agregó Olivares.

Al exponerse al sol, el carbón calcico vuelve a su estado original, es decir, piedra y no necesita de agua o una composta para su descomposición. Además este material cuenta con la certificación de la Administración de Medicamentos y Alimentos​​ (FDA por sus siglas en inglés), por lo tanto, no es tóxico y es apto para utilizarlo como recipiente de alimentos.

El proyecto escolar llamó la atención del coordinador de la carrera que lo vio como una gran oportunidad para los jóvenes, así que entraron a la incubadora de la institución educativa que los ayudó a convertirse en una pequeña empresa llamada Amatl, cuyo nombre significa papel en náhuatl.

Leonardo Gutiérrez, quien se encarga del área de finanzas y administración de Amatl, refirió que buscan inversión para su proyecto y les gustaría tener la infraestructura adecuada para una línea de producción que responda a la buena aceptación que han tenido los utensilios.

¿Dónde se pueden conseguir? Dania Escalada explicó que por el momento estos productos se pueden conseguir a través de su página de Facebook y como van empezando se dirigen directamente a los clientes o locales para ofrecer los utensilios.

Los productos de Amatl son fáciles de transportar en cualquier bolsa o mochila. Foto: Cortesía

“Nuestro slogan, que creemos que es muy adecuado, es: ‘Amatl, conciencia para llevar’ y nos referimos a que la marca o la empresa busca no sólo vender los productos sino al mismo tiempo con ayuda de publicaciones y campañas concientizar a la gente y comunicarle esta preocupación que tenemos por el ambiente y queremos invitar a todos a que sean conscientes porque es problema de todos”, contaron.

Los productos de Amatl incluyen bolsas para llevar comida, platos (hondos y planos), conos para tomar agua. La presentación de cada producto es un paquete de 50 piezas, el precio por pieza varía de un peso con cincuenta centavos hasta seis pesos con cincuenta centavos.