“Me confirma nuestro cónsul otra víctima mexicana en El Paso,Texas : Ivan Filiberto Manzano de Ciudad Juárez,Chihuahua. Nuestras condolencias a sus familiares y amigos”, informó el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

Ciudad de México, 4 de agosto (SinEmbargo).- El Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, anunció hoy que mañana visitará El Paso, Texas, para reunirse con los afectados por la matanza del pasado sábado. Además informó que el número de mexicanos que fallecieron en el ataque aumentó a siete.

“Me confirma nuestro cónsul otra víctima mexicana en El Paso,Texas : Ivan Filiberto Manzano de Ciudad Juárez,Chihuahua. Nuestras condolencias a sus familiares y amigos . En total a esta hora son 7 connacionales fallecidos que hemos podido confirmar”, escribió en su cuenta oficial de Twitter.

Previamente, durante una conferencia de prensa donde informó de la posición oficial de México, el Secretario dijo que el Gobierno de México pedirá “respetuosamente” al Gobierno de Estados Unidos que fije una posición “firme y contundente” contra los crímenes de odio, luego de la matanza de mexicanos en atentados allá.

“Entregaremos nota diplomática al gobierno de EU para que fije una posición clara contra los crímenes de odio”, señaló en conferencia de prensa el Canciller mexicano.

Además destacó que México considera el tiroteo en EU como un “acto de terrorismo en contra de la comunidad mexiconorteamericana y de nacionales México en Estados Unidos”.

“La Secretaría promoverá las acciones legales correspondientes en contra de quien resulte responsable de la venta del arma de asalto que es responsabilidad, o a quien se puede atribuir, a la persona a quien se le puede atribuir esta responsabilidad”, agregó.

En la matanza de El Paso murieron 7 ciudadanos mexicanos: Elsa Mendoza de la Mora, maestra de Ciudad Juárez; Sara Esther Regalado, de Juárez; Adolfo Cerros Hernández, de Aguascalientes; Jorge Calvillo García, de Torreón; Gloria Irma Márquez, de Juárez; María Eugenia Legarreta Rothe, originaria de Chihuahua; e Ivan Filiberto Manzano, de Ciudad Juárez, Chihuahua.

El individuo arrestado por la matanza, Patrick Wood Crusius, de 21 años, fue acusado de asesinato punible con la pena capital, indican documentos penitenciarios.

Crusius fue llevado a una cárcel en El Paso, donde las autoridades no pudieron de inmediato confirmar su cuenta con un abogado. Por su parte, la fiscalía de Texas dijo el domingo que buscará pena de muerte para el agresor.

Había hasta tres mil personas en el lugar de la masacre, en la bulliciosa temporada previa al inicio del curso escolar. El ataque conmocionó a la ciudad fronteriza de 680 mil habitantes, la mayoría de ellos mexicoamericanos.

Las autoridades investigaban la posibilidad de que se tratara de un crimen de odio, trabajando para confirmar si una diatriba racista y antiinmigrante subida a internet poco antes era obra de Crusius. La policía confirmó que Crusius procedía de Allen, cerca de Dallas.

El sospechoso fue detenido sin que la policía tuviera que disparar ante el Walmart cerca del Cielo Vista Mall, a unos 8 kilómetros del principal paso fronterizo con Ciudad Juárez, México, indicó el jefe de policía de El Paso, Greg Allen.

Muchas de las víctimas fueron baleadas en el Walmart, según la policía, que dio información en inglés y español durante todo el día, en una ciudad de mayoría latina.

La policía investigaba si un documento compartido en internet poco antes del ataque era obra de Crusius, indicó el alcalde de la ciudad, Dee Margo. En él, el autor expresa su preocupación sobre que hispanos llegados a Estados Unidos estuvieran reemplazando a los votantes blancos ancianos, lo que podría cambiar la tendencia política en Texas y suponer que los demócratas recuperasen la presidencia del país.