Ciudad de México, 4 de octubre (SinEmbargo).– Hace dos días el presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Bancos (ABM), Alberto Gómez Alcalá, aseguró que la “parálisis” del gobierno de Estados Unidos, que arrancó el 1 de octubre no traería graves consecuencias para México; sin embargo, la clase empresarial y el mercado bursátil ya empezaron a reaccionar ante la falta de un acuerdo entre el Presidente Barack Obama y el Congreso de ese país.

Ayer, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) finalizó la jornada con un descenso de 1.11 %, debido a la incertidumbre por el impacto que tendrá el cierre parcial de operaciones del gobierno estadounidense, la falta de acuerdos sobre el presupuesto y techo de deuda, y luego de un tiroteo afuera del Capitolio.

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), principal indicador de la BMV, se ubicó en 40 mil 841.13 unidades, con 459.53 unidades menos con respecto al nivel previo, presionada por la baja de las emisoras de mayor peso en el indicador, América Móvil, Femsa y Walmex.

“Durante la sesión, los inversionistas del mercado de capitales acrecentaron su nerviosismo, a medida que no se ve un final al actual cese de operaciones del gobierno de Estados Unidos”, destacó a la agencia Notimex la directora de Análisis Económico-Financiero de Banco BASE, Gabriela Siller.

Hasta ahora, los analistas han coincidido en que el cese de diversos servicios del gobierno de Estados Unidos, ante la falta de acuerdos para autorizar el presupuesto para el siguiente año, no se resentiría en el corto plazo en la economía mexicana. Sin embargo, si en 30 días el Congreso no da luz verde a la administración de Barack Obama para la ampliación al techo de endeudamiento, entonces se prevé  que sí habrá un impacto importante, en el tipo de cambio y una menor demanda de productos mexicanos, lo que profundizará el proceso de desaceleración que padece el país.

“Se espera que el peso continúe presionado por las preocupaciones sobre la política fiscal de Estados Unidos, por lo que no se descarta la posibilidad de una depreciación si el panorama sobre las negociaciones en torno al techo de la deuda se deteriora” , expuso.

Ayer, el dólar libre a la venta llegó 13.48 pesos, 18 centavos más que la jornada anterior mientras que  a la compra cerró en 12.68 pesos.

Siller destacó que el panorama podría agravarse si no existe una solución a más tardar el 17 de octubre, lo que llevaría a una suspensión de pagos por primera vez en la historia de Estados Unidos, lo cual podría colocar a ese país en una recesión, con consecuencias “catastróficas” aún más severas a las observadas durante la crisis de 2008.

Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del CCE. Foto: Cuartoscuro.

Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del CCE. Foto: Cuartoscuro.

PREOCUPA EU, POR LA DEPENDENCIA ECONÓMICA DE MÉXICO: CCE

Esta situación ya empieza a preocupar también a la clase empresarial mexicana: el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Gerardo Gutiérrez Candiani, afirmó que ante la alta dependencia económica que tiene el país de la nación vecina, espera que la situación se solucione lo más pronto posible.

“Nos preocupa la situación que vive Estados Unidos. Nos preocupa este impasse que pasa el gobierno estadunidense, esperamos que pueda resolverse a la brevedad”, aseguró.

Detalló que México tiene una “gran” dependencia en materia económica, por lo que a los empresarios nacionales les interesa que la el problema no se alargue.

Agregó que el tema es relevante porque en el último semestre Estados Unidos ha crecido, por primera vez, por arriba de México y eso ayuda a “jalar” la economía mexicana.

El año pasado, de acuerdo con datos del Departamento de Comercio, Estados Unidos y México alcanzaron una nueva marca histórica en su comercio bilateral, que ascendió a 494 mil 984 millones de dólares, un 7.4% más alta que el año precedente.

El nuevo techo de los socios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) fue resultado de exportaciones mexicanas al mercado estadunidense por 277 mil 653 millones de dólares el año pasado, un aumento de 5.6 por ciento en relación con 2011.

Las exportaciones estadunidenses a México ascendieron por su parte a 216 mil 331 millones de dólares el año pasado, un incremento de 9.0 por ciento respecto a 2011.

De esta forma, México terminó 2012 con un superávit comercial sobre Estados Unidos de 61 mil 322 millones de dólares, el tercero más alto del mundo después de China y Japón, y superior al de Canadá, que se ubicó en 31 mil 803 millones de dólares.

“Los inversionistas del mercado de capitales acrecentaron su nerviosismo, a medida que no se ve un final al actual cese de operaciones del gobierno de Estados Unidos” , destacó Gabriela Siller.

La llamada “parálisis” del Gobierno se concretó luego que diputados republicanos insistieron en agregar disposiciones para retrasar el plan de salud conocido como “Obamacare”, una medida de gasto a corto plazo par financiar al gobierno en el inicio de su año fiscal.

El Presidente Obama se reunió con legisladores republicanos el martes para intentar llegar a un acuerdo, pero fracasó la negociación.

Ante esta situación, unos 800 mil burócratas toman un descanso obligatorio sin goce de sueldo, lo que ha implicado el cierre de los parques y monumentos nacionales.

El cierre también implicó la reducción casi al completo de las actividades de la NASA y de las agencias de inteligencia de ese país.