En esta foto  se muestra a civiles haciendo detenciones. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

En esta foto se muestra a civiles haciendo detenciones. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Enfrentamientos entre manifestantes. Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo

Enfrentamientos entre manifestantes. Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo

Ciudad de México, 4 de octubre (SinEmbargo).– El Gobierno del Distrito Federal (GDF) encabezado por Miguel Ángel Mancera es incapaz de contener la violencia –que se volvió ya un patrón en las marchas en la Ciudad de México desde el 1 de diciembre de 2012– y de procesar a los civiles violentos encapuchados, denunciaron organizaciones de derechos humanos que coordinaron a la red de corresponsales y observadores #RompeElMiedo el 2 de octubre.

Durante la manifestación del miércoles pasado, la red que coordinó la organización Artículo19, registró que del total de las agresiones que se suscitaron 10% fueron de civiles y 90% de los agentes de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF).

“En Artículo19 de ninguna manera justificamos ningún tipo de violencia. Me parece que los actos de violencia de civiles en contra de la autoridad son un crimen y cualquiera de nosotros si se comete un delito debe pagar”, dijo Darío Ramírez, jefe de la Oficina en México de la organización.

Ramírez prosiguió: “Pero no es lo mismo que el Estado agreda, si se está cometiendo un delito, su responsabilidad es detenerlos y procesarlos. Lo que vimos fue a una policía poco profesional, ausente de protocolos; ver a la policía lanzar piedras es vergonzoso, no hay justificación alguna para todas las técnicas que usaron. Los hechos de violencia debieron ser contenidos con eficacia y los violentos procesados. Desde el primero de diciembre de 2012 es un patrón la incapacidad de la policía para procesar a los violentos”.

El 2 de octubre durante la refriega la policía del Distrito Federal utilizó balas de goma, no sólo en contra de los encapuchados o contra quienes llevaban palos y bombas molotov, sino contra personas que se manifestaban de forma pacífica, defensores de derechos humanos y periodistas.

En total fueron cinco defensores del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh) y 25 reporteros y fotógrafos los que fueron agredidos de distintas formas por los granaderos.

Además los activistas y periodistas registraron la participación de policías vestidos de civiles que llegaron al Centro Histórico en una camioneta del Ejército Mexicano y realizaron detenciones.

“La Policía del Distrito Federal debería estar ahí para garantizar el derecho a manifestarse y aprender a los actores violentos. Debería resguardar los derechos humanos, en este sentido es de interés de toda la ciudadanía esta gente encapuchada, queremos saber quién es. A todas las personas que vivimos en esta ciudad queremos saber quiénes son y a qué intereses responden. Es un reclamo general. Están incitando a la violencia en contra no sólo de la policía, sino de las manifestaciones y libertad de expresión”, dijo Agnieska Raczynska, secretaría ejecutiva de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos.

Raczynska fue explícita y exigió al Miguel Ángel Mancera rendir cuentas en torno a los sucesos del 2 de octubre.

“Deberíamos esperar ahora la rendición de cuentas de las autoridades. Un informe completo, serio. Me parece que es la constante en las manifestaciones, yo esperaría que las autoridades del DF nos den una investigación seria. Quiénes son estas personas, en múltiples videos se han identificado”, dijo la activista.

Adrián Ramírez, presidente de la Liga Mexicana por los Derechos Humanos, indicó que el gobierno de Mancera debe estudiar minuciosamente y revelar quiénes son los civiles que cometieron actos vandálicos.

Recordó que la utilización de infiltrados en los movimientos sociales es una práctica que se utiliza desde hace varios gobiernos en México para justificar políticas públicas y acciones.

Los activistas hicieron un llamado a Mancera y al Gobierno Federal a realizar una evaluación profunda de la actuación de los cuerpos policiacos.

El gobierno de Mancera dio los primeros visos: ayer el Secretario de Gobierno del Distrito Federal, Héctor Serrano Cortés, justificó la presencia policiaca durante las marchas en recuerdo de la matanza de Tlatelolco, que desembocaron en detenciones arbitrarias y agresiones directas en contra de ciudadanos, defensores a los derechos humanos y periodistas.

“Previo a las marchas de ayer detectamos un manual promovido por estos grupos anarquistas de cómo lastimar a agentes de policía y dañar inmuebles. Me parece que es importante reflexionarlo, iban con toda la intención de agredir, estando o no la presencia policiaca”, declaró en entrevista radiofónica con la periodista Carmen Aristegui, en su programa de MVS.

El operativo policiaco desplegado para contener a los grupos violentos que se hicieron presentes en las marchas en el Distrito Federal fue para “garantizar la gobernabilidad”, justificó Serrano Cortés.

El funcionario local detalló que han detectado entre 70 y 150 individuos “que de manera cotidiana actúan de esta manera y que están autodeterminados a actuar con la agresión que hemos podido observar”.

También aclaró que hay otros grupos de jóvenes que se involucran en la dinámica de la violencia en respuesta a los ataques de los anarquistas, sin que necesariamente formen parte de estos grupos violentos.

La forma en la que actúan los grupos anarquistas, agregó, muestra que han tenido un entrenamiento intenso, además de que recurren a las redes sociales para compartir información, como los manuales en los que se dan instrucciones para agredir a agentes policiacos e instalaciones.

De acuerdo con las investigaciones realizadas por autoridades capitalinas, algunos de los llamados “anarquistas” ya han participado en otras manifestaciones violentas en la Ciudad de México.

“A primera vista pareciera que muchos de ellos ya han participado en otras manifestaciones, como la del 1 de diciembre del 2012″, abundó Héctor Serrano.

“La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PDJDF) tiene un tiempo determinado para realizar las investigaciones y acreditar la participación de estos jóvenes en hechos violentos. De acreditarse la participación contundente de estos individuos, su condición legal será evaluada, y será presentados y consignados”, afirmó.

ONG’S INTERPONEN QUEJA

Defensor del Centro Proh herido. Foto: Estefanía Camacho, SinEmbargo

Defensor del Centro Proh herido. Foto: Estefanía Camacho, SinEmbargo

Las organizaciones que impulsaron la red de corresponsales #RompeElMiedo donde participaron defensores de derechos humanos y periodistas, exigieron que se castigue a los policías y altos mandos responsables de las agresiones que se suscitaron ayer durante la marcha conmemorativa del 2 de octubre.

José Rosario Marroquín, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh), lamentó el clima de violencia que se suscitó durante la manifestación en contra de los miembros de la red que estaban plenamente identificados.

“Los compañeros fueron encapsulados y golpeados. Esto nos indigna, nadie debe ser golpeado de esa manera nuestros compañeros y compañeras documentaban los abusos cometidos contra los manifestantes durante la marcha. Exigimos en el caso de ellos una sanción a los responsables, no solo a los policías, sino a los altos mandos”, dijo.

Las organizaciones además de exigir públicamente castigo a los culpables, interpusieron una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y se presentará una denuncia de hechos ante la Procuraduría General de Justicia capitalina.

Durante la manifestación de ayer resultaron heridos cinco defensores de derechos humanos del Centro Prodh y 25 periodistas según documentó la organización Artículo19.

Los activistas lesiones son: Aracely Olivos, Xosé R Figueroa, Simón Hernández León, Quetzalcóatl Fontanot y Víctor Carlos Banda.

Víctor Hugo Carlos Banda fue golpeado y encapsulado al querer registrar una detención arbitraria que sucedió a las 7 de la noche, cuando la mayoría de los contingentes ya se encontraban en el Ángel.

Durante la agresión Víctor Hugo relató que aproximadamente 200 granaderos resguardaban las inmediaciones del Hotel Fiesta Americana en Reforma y otros inmuebles cuando unos tres policías persiguieron por un tramo a un joven de playera blanca.

Al alcanzarlo lo empezaron a golpear a macanazos.

“Simplemente me acerqué a preguntar por qué estaban deteniendo a alguien más y no había ninguna razón”, dijo Víctor Hugo Carlos con la ceja abierta y un golpe en la mandíbula.

“Mi compañero trató de documentar gráficamente lo que había sucedido y en ese momento los policías encapsularon a mi compañero, lo empezaron a golpear también adentro de ese círculo” aclaró Quetzalcóatl Fontanot, quien también fue agredido al exigir que liberaran a Víctor Hugo.

Carlos Banda confirmó que hubo elementos de la fuerza pública vestidos de civiles realizando detenciones en medio de la marcha.

De acuerdo con las observaciones registradas por los participantes en #RompeElMiedo, los granadores provocaron un clima de violencia durante la marcha, pues empujaban a los manifestantes, se burlaban y les enseñaban sus gases lacrimógenos.

Darío Ramírez de Artículo19 explicó que antes de la manifestación, la organización se acercó a las autoridades capitalinas para informales cómo iban identificados los miembros de la red de monitoreo.

Policías también resultaron lesionados. Foto: Rebeca Argumedo, SinEmbargo

Policías también resultaron lesionados. Foto: Rebeca Argumedo, SinEmbargo.