México

Sedena también espió a Delgado, Batres y mandatarios afines a la 4T: El País

04/10/2022 - 5:09 pm

A partir del análisis de los nueve teraybtes de la Sedena que fueron filtrados, el diario español encontró que la Sedena ha acumulado diversos documentos sobre políticos bajo la carpeta llamada “Campos de Poder” desde al menos 2017. Ahí, desmenuzaban la realidad política: quién tenía más o menos apoyo, quién tenía un peso social y quién tenía posibles nexos con el narcotráfico.

Ciudad de México, 4 de octubre (SinEmbargo).– Diputados. Alcaldes. Senadores. Gobernadores. Funcionarios y políticos de alto y no tan alto calibre han sido vigilados por el Ejército, reveló este martes el diario español El País a partir de la filtración de millones de documentos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) tras el hackeo que sufrió a manos del grupo denominado “Guacamaya”.

Entre los más destacados se encuentran Mario Delgado, el dirigente nacional del partido en el poder, Morena, así como el Secretario de Gobierno de la Ciudad de México, Martí Batres, el número dos de la administración de Claudia Sheinbaum, pero las listas incluyen legisladores, presidentes municipales y gobernadores. Arriba y abajo en el esquema político del país, el Ejército vigila, recuenta el periódico ibérico.

¿Qué recopilan las Fuerzas Armadas de los políticos mexicanos? Todo. O casi todo: “En algunos casos reportan desde el tipo de sangre que tienen hasta datos relevantes como si tiene vínculos con el crimen organizado”, detalla la reportera Georgina Zerega.

La Sedena llevaba un dedicado archivo de diversos actores políticos. Foto: Elizabeth Ruiz, Cuartoscuro.

A partir del análisis de los nueve teraybtes que fueron filtrados, el diario encontró que la Sedena ha acumulado diversos documentos sobre políticos bajo la carpeta llamada “Campos de Poder”. Ahí, desmenuzaban la realidad política: quién tenía más o menos apoyo, quién tenía un peso social y quién tenía posibles nexos con el narcotráfico.

Los documentos más antiguos hallados datan de 2017, reveló El País, pero no se puede dilucidar, con la información disponible, para qué recopilaban esta información, ni si tuvo algún uso o fue una indicación de un superior o del mando civil. Por lo tanto, al menos dos secretarios de la Defensa –Salvador Cienfuegos, acusado en EU de nexos con el narcotráfico y exonerado por la Fiscalía General de la República, y el actual titular, Luis Cresencio Sandoval–.

Los perfiles recopilados por la Sedena tienen un punto clave: se menciona si se tiene conocimiento o no que tengan posibles nexos con el crimen organizado. Ni Batres ni Delgado lo tienen, afirman los documentos filtrados.

El País revela que, entre los gobernadores, aparecen por ejemplo Cuauhtémoc Blanco, de Morelos por el Partido Encuentro Social, y Ricardo Gallardo Cardona, de San Luis Potosí por el Partido Verde, ambos aliados del Gobierno de Morena. El diario indica que el perfil del mandatario potosino es uno de los más amplios, con 15 folios.

Ahí, detalla desde su tipo de sangre hasta las acusaciones en su contra por posible delincuencia organizada. El análisis incluye un seguimiento a todos los miembros de su gabinete. Ahí, se revela que el Ejército también seguía muy de cerca las declaraciones de cada actor político, sobre todo aquellas donde se habla específicamente de las Fuerzas Armadas.

La publicación del reporte ocurre al mismo tiempo que en el Senado mexicano se discute si se aprueba o no una ampliación para que las Fuerzas Armadas puedan permanecer en las calles –como apoyo para la seguridad pública del país– hasta 2028 y en medio de los avances sobre el caso Ayotzinapa, donde se confirmó la participación del Ejército.

Es precisamente en este apartado que El País reveló un detalle importante: En junio de 2019, solicitaron un “informe detallado” de todas las declaraciones contra la Sedena por el caso Ayotzinapa hechas por cargos tan altos como el Canciller Marcelo Ebrard, aspirante a suceder a Andrés Manuel López Obrador como Presidente de México en 2024, así como del Subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, que coordina la Comisión de la Verdad de ese caso.

EJÉRCITO TAMBIÉN VIGILA A MUJERES EN LUCHA

En los reportes generales de seguridad de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), los movimientos de mujeres tienen su propio apartado. De acuerdo con documentos hechos públicos por el grupo de hackers llamado “Guacamaya”, elementos del Ejército realizan un seguimiento cercano a las manifestantes, de quienes tienen fotografías y videos.

En un documento fechado el 8 de agosto de 2022 se ubica en “Activismo Social Relevante” a las manifestaciones en protesta de feminicidios y violencia contra las mujeres. Se plantearon dos momentos cruciales: el asesinato de Lesvy Berlin Osorio, ocurrido el 3 de mayo de 2017 y que fue calificado por la Sedena como la “coyuntura perfecta” que sirvió para el repunte de las protestas, y dos años después, en 2019, el abuso sexual contra una mujer por parte de elementos de la policía de la Ciudad de México que provocó el surgimiento de diversos grupos feministas.

Para 2022, la Sedena tenía identificados a 15 colectivos feministas de todo el territorio nacional y una lista de las movilizaciones llevadas a cabo desde el 8 de marzo de 2020, año en que se registró la más alta afluencia de manifestantes con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Cada reporte de manifestación viene acompañada del número de manifestantes y la manera en cómo se dio la protesta. Algunos de los colectivos que vienen señalados en la información son Histeras, Coordinadora 8M, Colectivo Feminista de Economía del IPN, Resistencia Queer, Las Brujas del Mar y Cueva de Brujas.

Otro documento proveniente de la 12 Zona Militar, fechado el 6 de marzo de 2022, da cuenta de las mismas labores de seguimiento. La información proviene de las tareas de inteligencia en San Luis Potosí, en donde la Sedena da el reporte de lo que se espera para la conmemoración del Día de la Mujer “en la que diversos colectivos feministas aprovecharán esa fecha para realizar movilizaciones en todo el país, me permito remitir a esa Superioridad el panorama actualizado”.

Ricardo Gallardo Cardona, Gobernador de San Luis Potosí, fue uno de que tienen archivos más amplios, según la filtración. Foto: Daniel Augusto, Cuartoscuro

A continuación en el documento se enlistan a 13 activistas con sus nombres completos y el colectivo o agrupación a la que pertenecen y se detalla su activismo y las fechas en las que salen en grupo a la calle, tanto a manifestarse como para realizar talleres o foros. También se enlistan otras 21 organizaciones que simpatizan con ellas.

De igual forma se enumeran las manifestaciones de 2020, 2021 y las programadas para este año. Esa información la sustentan con datos obtenidos a través de redes sociales —Twitter, Facebook, WhatsApp, Instagram, Telegram y Signal— que utilizan las activistas.

EL EJÉRCITO, PRESENTE EN TODOS LOS DETALLES DE LA VIDA NACIONAL

El Ejército en los zapatistas. El Ejército en el Tren Maya. El Ejército en la salud del Presidente. El Ejército en las toallas personas del General Secretario. La mayor filtración de información sobre la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en México revela el enorme poder que tienen los militares sobre la vida civil en el país. Construyen, resguardan, pero también espían. Y mucho.

Las revelaciones dadas a conocer por la Comisión de la Verdad sobre Ayotzinapa exhiben a una fuerza castrense infiltrando movimientos sociales hace apenas ocho años. Ahora, las filtraciones reveladas esta semana muestran a los militares combatiendo a los capos de la droga en México, pero también vigilando a los indígenas zapatistas en las montañas de Chiapas. El diario español El País obtuvo más de cuatro millones de documentos con conversaciones, órdenes, partes, estados de cuentas y notas informativas entre mandos altos y medios que confirma lo mismo: una fuerte presencia de los militares que ha crecido ahora hacia su lado constructor.

Los correos revisados por El País el sábado pasado, de acuerdo con la nota firmada por los periodistas Jacobo García y Elías Camhaji, confirman que las tareas que hasta ahora realizaba el Estado Mayor Presidencial, disuelto con su llegada al poder, han sido reemplazadas por un reducido grupo de soldados que acompaña, coordina y da seguridad a las actividades de la familia de López Obrador y parte del gabinete.

“Miembros de la Sedena son los encargados de hacer el seguimiento médico del Presidente, su esposa Beatriz Gutiérrez Müller y sus hijos. Se encargan también de las pruebas PCR de covid-19 y de las terapias físicas que habitualmente el mandatario realiza en las instalaciones del Heroico Colegio Militar de Tlalpan, que utiliza para caminatas. El Ejército tiene el encargo de entregar en mano solo al presidente los resultados de las pruebas médicas y hasta la secretaria de Seguridad Pública, Rosa Icela Rodríguez, confió en la Sedena el tratamiento médico para la cura de la covid en 2020”, destaca hoy el medio.

El Senado discute la reforma para mantener al Ejército en las calles hasta 2028. Foto: Daniel Augusto Sánchez Moreno, Cuartoscuro

El País agrega que este grupo de militares también se encarga de tareas tan diversas que van desde funciones domésticas en Palacio Nacional, como cambiar las plantas cada tres meses, hasta revisar las cámaras de seguridad de Palacio Nacional y las otras ocho cámaras instaladas en su casa de Tlalpan. Los correos consultados han permitido ver el monitoreo constante de las actividades presidenciales y miembros de la familia que son nombrados en las comunicaciones internas como “Zeus”, Andrés Manuel López Obrador o “Aura”, para Beatriz Gutiérrez Müller.

La correspondencia hackeada también sacó a la luz detalles menores, como el hecho de que personal militar compró en abril boletos para el General Luis Crescencio Sandoval para asistir al concierto de Gloria Trevi en el Auditorio de la Ciudad de México y cómo tuvieron que cumplir sus órdenes de “bordar sus iniciales y las de su esposa” en las toallas que utilizan en su domicilio.

La información publicada por El País también revela que hay un control permanente de actores políticos relevantes, movimientos sociales como el zapatismo y de todas y cada una de las publicaciones de la prensa nacional e internacional, aunque la gran mayoría de los documentos contienen información que ya es pública.

Ya el Presidente López Obrador reconoció que los archivos hackeados revelaban detalles previamente desconocidos en torno a un problema grave de salud que padeció en enero.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas