La pintura de Lourdes Ladrón de Guevara reactiva poderosamente el vínculo entre el arte abstracto y la contemplación que nos hace mirar más adentro y más allá de lo que parece que vemos. Frente a ella la experiencia de mirar nace de nuevo.