Cabe señalar que Austin es acusada de haber recibido 185 mil dólares en su cuenta bancaria en Alemania, el pasado el 26 de noviembre de 2018, para pagar impuestos y servicio de notario público, según información de su abogado, dicha cantidad no corresponde a sus ingresos comerciales o profesionales luego de saber que la señora es profesora privada.

Ciudad de México, 4 de noviembre (SinEmbargo).- Gilda Margarita Austin y Solís, madre del ex titular de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, permanecerá en prisión domiciliaria los próximos seis meses mientras se llevan a cabo las primeras indagatorias por su probable participación en los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y asociación delictuosa, informó su abogado Javier Coello Trejo en entrevista con Ciro Gómez Leyva para Grupo Fórmula.

De acuerdo con el litigante, el ex titular de Pemex se encuentra tranquilo de que su madre esté en casa, gracias a que un Juez le concediera prisión domiciliaria.

El abogado explicó que el Juez otorgó un tiempo de seis meses, lapso mínimo que servirá para la investigación complementaria del caso.

Coello dijo que por el momento logró que la madre de Lozoya no pisara la cárcel y pudiera estar bajo arresto en su domicilio, porque es una mujer de edad avanzada, 71 años; y fue ella quien pidió venir a México desde Alemania.

También informó que no tendrá que usar brazalete pero contará con vigilancia externa.

Cabe señalar que Austin y Solís es acusada de haber recibido 185 mil dólares en su cuenta bancaria en Alemania, el pasado el 26 de noviembre de 2018, para pagar impuestos y servicio de notario público, según información de su abogado, dicha cantidad no corresponde a sus ingresos comerciales o profesionales luego de saber que la señora es profesora privada.

El Ministerio Público investiga entre siete y ocho pagos extras que presuntamente habría recibido como sobornos de parte de la constructora Odebrecht.

El 24 de julio pasado, Gilda Margarita, fue detenida por la Policía Internacional (Interpol) en Alemania. Posteriormente aceptó ser extraditada, el pasado 2 de noviembre llegó a la Ciudad de México.