“Se tiene que invitar a participar a los representantes de los trabajadores, eso se acordó, tiene que ser un acuerdo tripartito, los representantes de los empresarios, los representantes de los trabajadores y el gobierno en este asunto, en este tema. Y no queremos imponer nada, queremos convencer”, aseguró el Presidente desde Palacio Nacional.

Ciudad de México, 4 de diciembre (SinEmbargo).- El diálogo con el sector empresarial, para explicar la iniciativa de reforma sobre la subcontratación, es necesario porque se les ha infundido miedo debido a la falta de información, aseguró el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Se va a seguir con los encuentros. Se tiene que invitar a participar a los representantes de los trabajadores, eso se acordó, tiene que ser un acuerdo tripartito, los representantes de los empresarios, los representantes de los trabajadores y el gobierno en este asunto, en este tema. Y no queremos imponer nada, queremos convencer”, aseguró desde Palacio Nacional.

El mandatario destacó la importancia del diálogo para buscar acuerdos y consenso, luego de que la noche del jueves empresarios y el Gobierno federal no lograran un acuerdo sobre la iniciativa para regular el outsourcing, de acuerdo con lo informado por el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar.

AMLO aseguró en su conferencia matutina que hay diálogo con el sector. Foto: Gobierno de México

Sin embargo, esta mañana el Presidente López Obrador destacó la actitud favorable del sector para combatir las prácticas irregulares que afectan a las personas trabajadoras del país, como es quitarles las prestaciones producto de la subcontratación. “Están conscientes de que hay personas que abusan de la subcontratación, del outsourcing, eso está probado, ellos aceptan que se han cometido abusos y se afecta a los trabajadores, y que eso no se puede permitir, no se puede tolerar, porque nos convertiríamos todos en cómplices”.

Dijo que la defensa de la industria privada es sobre los “buenos empresarios, empresarios responsables” a los que se pide no se les de el mismo trato que a quienes infringen la ley.

“Tienen razón. Imagínense, ¿qué tiene que ver un empresario responsable que maneja bien su nómina, que cumple con las prestaciones a sus trabajadores, que les da las vacaciones, su aguinaldo completo, su reparto de utilidades, qué tiene que ver esa empresa que procura que estén bien sus trabajadores con una oficina de un grupo que ni siquiera son empresarios, que se dedica a manejar nóminas y que despiden trabajadores para volver a recontratarlos para, de esa manera, evadir el pago de aguinaldos, de reparto de utilidades?”, reconoció el mandatario.

Aseguró que la falta de información sobre las razones para la iniciativa de ley ha  contribuido al temor del sector “porque se les ha infundido mucho miedo a empresarios a través de las malas lecturas de la iniciativa”. Aseguró que el acuerdo es que cuando haya un convenio “vamos a estar juntos y explicar bien, informar bien”.

Carlos Salazar reconoció la noche del jueves, a su salida del Palacio Nacional, luego de la cita con el Presidente López Obrador, que las reuniones están tomando más tiempo del que hubieran querido porque se trata de un tema complejo y adelantó que la próxima semana podrían estar definidas las actividades que no se permitirán.

Ayer mismo, durante una reunión con la vicepresidencia de Asuntos Fiscales y de Financiamiento al Desarrollo Económico y Empresarial de Concanaco, Salazar Lomelí arremetió en contra de la iniciativa y  dijo que la autoridad elimina de un tajo el árbol en lugar de quitar las manzanas podridas.

“Para quitar una manzana podrida lo que está intentando de hacer, a veces, la autoridad es tumbar los árboles, dices ¡no jodas! En vez de quitar las manzanas podridas talan los árboles y nos quedamos sin nada”, expresó Salazar

La iniciativa de “eliminar de un tajo” la práctica del outsourcing impacta directamente al empresariado que no hizo mal uso de este modelo. El presidente del CCE dijo que han intentado hacer entender a la administración del país que una iniciativa, que puede tener un buen impacto como la reforma al insourcing y outsourcing, “puede dejar consecuencias desastrosas en la economía”.