El T-MEC, dijo, es “una muy buena ventaja” que ayudará mucho al país porque permite la llegada de inversiones, “México tiene una posición estratégica, es de los países más atractivos del mundo para invertir”, aseguró.

Ciudad de México, 4 de diciembre (SinEmbargo).- El sector público, privado y social tienen que trabajar juntos para lograr la recuperación económica, pues son los tres en conjunto los que permiten el crecimiento económico, la creación de empleos, el bienestar , la paz y la tranquilidad, dijo el Presidente Andrés Manuel López Obrador. 

“No podríamos solo apostar a la inversión pública, no tendríamos el dinero suficiente para impulsar el desarrollo del país. Se requiere de la inversión privada, y no podríamos tampoco hacer nada sin los trabajadores”, expresó el jueves durante la inauguración del Centro de Distribución Metropolitana de Grupo Bimbo.

En la presentación de las nuevas plantas de la empresa de alimentos, que significó la inversión de 2 mil 700 millones de pesos, el Presidente López Obrador dijo que con base en el esfuerzo conjunto, y pese a la pandemia porque “no ha sido un buen año este 2020”, México no se quedó “cruzado de brazos” y aseguró que la COVID-19 no ha superado a su administración porque tenemos capacidad hospitalaria.

3-12-2020-INAUGURACION-DEL-CENTRO-DE-DISTRIBUCION-METROPOLITANO-DE-GRUPO-BIMBO-CIUDAD-DE-MEXICO-FOTO-02

“Se requiere de la inversión privada, y no podríamos tampoco hacer nada sin los trabajadores”, expresó el Presidente. Foto: Presidencia.

La posibilidad de atención a las personas enfermas, dijo, se logró con el esfuerzo y la participación de todos. “Levantamos al sector salud, se amplió el número de camas, se compraron equipos, contratamos en ocho meses más de 60 mil trabajadores de la salud y los formamos, porque no teníamos especialistas para enfrentar este virus, esta pandemia”, planteó.

El impacto en la economía mexicana, dijo, ha resultado menos doloroso, pues lo más difícil ha sido la pérdida de vidas, pero en cuanto a indicadores económicos es más optimista “porque se aplicó una fórmula que nos está dando resultado”.

“Antes, cuando había una crisis económica, se pensaba en atender arriba, en rescatar a las grandes corporaciones, empresariales, financieras y se sostenía que si llovía fuerte arriba, goteaba abajo, como si la riqueza fuese -hablando de pandemias- contagiosa, permeable y no es así. Y no sólo porque se quede el apoyo arriba, sino también porque hasta en las empresas hay burocracia. Esto se padece en el sector público y en el sector privado”, recordó el mandatario mexicano.

Su Gobierno apoyó “de abajo hacia arriba, de la base de la pirámide hacia la cúpula” para reforzar el consumo. Además se dispersaron “muchos recursos, apoyos sin intermediarios”, se adelantaron programas como la pensión a personas adultas mayores y a niñas a niños con discapacidad, además de las becas.

En ocho meses, dijo López Obrador, se entregaron 2 millones 750 mil créditos a pequeñas empresas, créditos de 25 mil pesos a tasas bajas, créditos con tres meses de gracia a pagar en tres años 800 pesos mensuales. Esto se complementó con el incremento de las remesas, “una bendición”, por lo que pese a la pandemia se logró un incremento del 10 por ciento anual.

“No tuvimos crisis de consumo, las tiendas de autoservicio están vendiendo, en lo que va del año, ocho por ciento más que lo que vendieron el año pasado”, aseguró y continuó “no hemos tenido afortunadamente escasez de alimentos, de productos básicos”.

Adelantó que el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) es “una muy buena ventaja” que ayudará mucho al país porque permite la llegada de inversiones, “México tiene una posición estratégica, es de los países más atractivos del mundo para invertir”, aseguró.