México

Un vehículo calcinado, vísceras de cerdo y narcomantas prenden alarmas en Querétaro

04/12/2022 - 8:00 pm

Los expertos en seguridad pública expusieron una falta de atención de las autoridades estatales y federales ante la expansión del crimen organizado en Querétaro, el cual por su cercanía con Guanajuato ha visto un incremento en la presencia de cédulas delictivas como el Cártel Jalisco Nueva Generación, el cual incursiona una disputa territorial contra grupos locales.

Ciudad de México, 3 de diciembre (SinEmbargo).– Un vehículo calcinado, vísceras de cerdo en un recipiente de unicel dejadas en distintos puntos de la vía pública y mensajes en mantas presuntamente relacionados con grupos criminales, todo en menos de una semana, alzan la preocupación de especialistas que las autoridades no han tenido una respuesta de seguridad suficiente para enfrentar la expansión de cárteles en el estado de Querétaro.

Mientras que la Fiscalía local anunció que se han detenido a nueve personas en operativos por los actos ocurridos en cuatro municipios, expertos en seguridad pública expusieron que las acciones para prevenir la expansión y el choque de grupos como el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel de Santa Rosa de Lima fueron tardías y el estado se perfila para repetir la historia de Guanajuato.

En el estado del Bajío operan distintos grupos criminales, según la información con la que cuentan los especialistas: Cártel Santa Rosa de Lima, originario de Guanajuato; CJNG, la Familia Michoacana y el Cártel de Sinaloa; sin embargo, el primero de los grupos predominó en el territorio durante los últimos 10 años.

Querétaro tiene una taza de homicidio muy muy baja si se le compara con Guanajuato y Michoacan, pero todo esto (…) se debió a una paz en Querétaro, se debió a una paz negociada entre los narcos que trató de un desempeño brillante por parte de las autoridades queretanas, y la reacción que tuvo ahorita el Gobierno estatal ha sido de minimizar los hechos, menospreciar la situación”, expuso el especialista David Saucedo.Ellos están siendo invadidos por el Cártel de Jalisco, pero prefieren ocultar la información en un esquema de opacidad, en un esquema de tratar de transmitirle a la población tranquilidad, pero ellos están justo como estaba Guanajuato hace seis años, ellos están viviendo justamente en la misma situación.”

Un vehículo calcinado fue hallado en la colonia Casa Blanca, en la capital queretana. Foto: Twitter @alvaro_delgado.

El consultor de políticas públicas y seguridad explicó que hace 10 años, el Cártel Santa Rosa de Lima y la Familia Michoacana predominaban en Querétaro, pero, dijo hubo un reparto del territorio entre grupos criminales, así como una colusión con autoridades estatales, para desarrollar actividades delictivas sin perturbar a la sociedad civil ni enfrentarse con las fuerzas policiacas.

El arreglo, según esta versión, ha funcionado para al menos los últimos tres gobiernos (José Eduardo Calzada Rovirosa, Francisco Domínguez Servién y actualmente Mauricio Kuri González), creó una especie de alianza entre cédulas locales y cárteles de robo de hidrocarburos y narcomenudeo.

En la semana anterior, la Fiscalía de Querétaro identificó vísceras porcinas dentro de una hielera que fue dejada en la vía pública junto con un mensaje firmado “CJNG”. Foto: Twitter @alvaro_delgado

Sin embargo, en los últimos dos años empezó a incursionar en la zona el CJNG, el cual empezó una disputa territorial contra el grupo delictivo de José Antonio Yépez Ortiz, alias “El Marro”, lo cual levantó los niveles de violencia en la entidad.

“Lo que cambió el escenario en el sexenio de Pancho Domínguez fue el arribo de cédulas del Cártel Jalisco Nueva Generación”, indicó Saucedo. “El Cártel Jalisco empezó a enfrentar al Cártel Santa Rosa de Lima en la zona de Guanajuato, pero el Cártel de Santa Rosa tiene un pie en Querétaro y otro en Michoacán, y el Cártel Jalisco empezó la persecución del Cártel Santa Rosa al adentrar en territorio queretano”.

La presencia del cártel de Nemesio Oseguera Cervantes en Querétaro se hizo más clara: primero, con mantas colocadas en espacios públicos con mensajes atribuidos al CJNG en el 2019. Luego, con el aviso del entonces titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Castillo Nieto, que se habían identificado a 28 empresas con domicilio queretano con presuntos vínculos con el cártel en el 2020.

Y si bien al inicio el Cártel Santa Rosa de Lima pudo contener las fuerzas del “Mencho” y actuar como una barrera que aislaba a Querétaro, aseguró Saucedo, el poder de los guanajuatenses ha sido diezmado y el Cártel Jalisco se ha fortalecido.

LA INFLUENCIA DE GUANAJUATO

En Querétaro se está generando un proceso de expansión de los grupos criminales que ya operan en estados colindantes y de la región, tales como Guanajuato, Michoacán e Hidalgo. En el vecino Guanajuato, entidad con el mayor número de carpetas de investigación abiertas por el delito de homicidio doloso en los últimos cuatro años, el auge de los cárteles inició hace seis años pero ha ido creciendo e infectando estados vecinos, de acuerdo con Víctor Sánchez, investigador de la Universidad Autónoma de Coahuila.

“Guanajuato es la entidad federativa que ha vivido las mayores olas de violencia en los últimos 34 años; entonces llevan a que ese ambiente también contamine a las entidades vecinas, en este caso a Querétaro”, explicó. 

Según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, entre el 2018 y octubre de 2022 se han registrado 11 mil 375 homicidios dolosos, con tan sólo dos mil 176 de ellos ocurridos en los primeros 10 meses del año en curso.

Zona de los “Apaseos” y Celaya, localidades azotadas por la violencia de Guanajuato y que son cercanas a los límites con Querétaro. Foto: Google Maps.

En el estado gobernado por Diego Sinhué Rodríguez Vallejo existe una diagonal de la violencia que cruza desde León –pasando por Celaya, Irapuato, Silao, Salamanca y Guanajuato capital– hasta “los Apaseos”: Apaseo el Grande y Apaseo el Alto, ubicados a menos de 30 kilómetros del municipio queretano de Corregidora.

Además de su cercanía geográfica a Guanajuato, Querétaro es atractivo para grupos criminales por formar parte de un corredor principal de huachicol en la zona del Bajío, detalló el académico.

“Ya existe un mercado muy grande de robo de combustible, y hay más de una organización disputándose ese corredor. Difícilmente podríamos experimentar bajas en los niveles de violencia en el plazo inmediato. Evidentemente, si se hace trabajo serio de desarticulación, se podría haber en el mediano plazo alguna reducción, pero en estos momentos inmediatos, difícilmente se vería una disminución; lo más probable incluso es que pueda llegar hasta incrementarse”, indicó.

KURI DEBE DECIDIR

La situación en Querétaro es un reto que le tocará enfrentar al panista Mauricio Kuri González, quien asumió la gubernatura en 2020, aseguró David Saucedo, quien deberá decidir si mantiene un arreglo de “pax narca” con el Cártel de Santa Rosa de Lima, o si se prepara para una disputa territorial entre los grupos criminales.

“Yo creo que lamentablemente la policía queretana y el estado de Querétaro no están preparados para enfrentar una guerra de cárteles. No hay las condiciones, no están lo suficientemente capacitados, (…) creo que el Estado de Querétaro no está calibrando bien el problema, tal y como ocurrió en el caso de Guanajuato”, contempló. “Son estados que se parecen como dos gotas de agua, porque Querétaro está repitiendo los mismos errores de Guanajuato. Me parece que Querétaro se está ‘guanajuatizando’ y es algo que puede evitar el Gobernador Kuri González: en lugar de minimizar los hechos, tendría que emprender un rápido reclutamiento y adiestramiento de elementos de Seguridad Pública y blindar a su Poder Judicial, jueces y magistrados.”

En este sentido, anticipó que la administración de Kuri González necesita ponderar entre sus opciones: mantener la protección y alianza entre el Cártel de Santa Rosa de Lima y las corporaciones de seguridad pública, a pesar de las consecuencias que traería por parte del CJNG; o enfrentar a todos los grupos criminales bajo las mismas condiciones y no tomar partido en la guerra.

La problemática va más allá y también cuestiona a funcionarios queretanos de altos rangos, pues en las filtraciones del grupo Guacamaya, conocidos como Guacamaya Leaks, se dio a conocer que el Fiscal de Querétaro, Alejandro Echeverría Cornejo, fue vinculado a grupos criminales en un reporte elaborado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

El titular de la institución fue relacionado con la estructura criminal de Jesús Simonel, alias “El Azul” o “Salamandra”, uno de los presuntos líderes de un grupo dedicado al narcotráfico de drogas y la falsificación de billetes.

“Parece que el Gobernador de Querétaro tendría que remover al Fiscal; no se puede iniciar una guerra de cárteles con un personaje que esté cuestionado en su desempeño. Guanajuato cometió ese error, tiene actualmente a Carlos Zamarripa, y ese es un problema que impide que se pueda avanzar en el combate a grupos del crimen organizado, así como en Querétaro tiene a Echeverría”, dictó. “[Kuri] tiene que tomar una decisión difícil, el Fiscal fue electo para terminar su periodo en 2025, pero me parece que sí se tiene que ver la salida del Fiscal. Si estamos en una guerra contra el Cártel Jalisco, y tenemos un Fiscal que colabora con el grupo contrario, estamos en el peor de los mundos”.

Tamara Mares Rivera
Periodista por la UNAM. Sus principales intereses son derechos humanos, política y género. Es somnolienta sin café y apasionada de la mar.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas