Mundo

Milicianos atacan bases militares de EU y cyberpiratas ligados con Irán hackean página del Gobierno

05/01/2020 - 12:00 pm

Este es el segundo atentado cometido por este grupo yihadista en Kenia en cuestión de días en la misma región, ya que el pasado jueves un ataque contra un autobús de pasajeros dejó al menos tres muertos y tres heridos.

Mientras que el ataque cibernético se produjo en la noche del sábado y consistió en la publicación de un mensaje proiraní en la página principal de ese programa federal junto a un montaje fotográfico en el que se ve al Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibiendo un puñetazo en la cara y con la boca ensangrentada, mientras por debajo de él vuelan varios misiles.

Nairobi/Washington/Bagdad, 5 ene (EFE).– El grupo yihadista somalí Al Shabab perpetró esta madrugada un intento de ataque contra una base militar del este de Kenia que utilizan también militares estadounidenses, una operación en la murieron al menos cuatro terroristas, según confirmó el ejército de Kenia.

“Esta mañana, alrededor de las 05:30 horas (02:30 GMT) hubo un intento de traspasar la seguridad en Manda Air Strip (nombre de la base aérea atacada). El intento de traspaso fue repelido con éxito”, informaron las Fuerzas de Defensa de Kenia (KDF, por sus siglas en inglés), en un comunicado.

“De momento se han encontrado cuatro cuerpos de terroristas. La pista aérea está a salvo. Debido al intento de traspaso fallido se desató un fuego que afectó a algunos de los tanques de combustible localizados en la pista. El fuego está bajo control y los procedimiento de seguridad estándar están ahora en marcha”, señalaron las KDF.

Posteriormente se detuvo a otras cinco personas en conexión con el ataque, según confirmaron autoridades locales al diario keniano Daily Nation.

Manda Air Strip está localizada en el condado de Lamu, fronterizo con Somalia, y es utilizada también por tropas estadounidenses.

El grupo yihadista somalí Al Shabab, afiliado a la red de Al Qaeda desde 2012, se atribuyó el ataque en un comunicado en el que identificaba la base como “una de las muchas plataformas de lanzamiento de la cruzada americana contra el islam en la región”.

Los terroristas aseguraban también haber causado “graves bajas” entre los militares kenianos y estadounidenses, pero esa afirmación fue desmentida tajantemente por las instituciones castrenses.

“Al Shabab recurre a las mentiras, la coerción y al ejercicio de la fuerza para reafirmar su reputación creando falsos titulares”, señaló el general William Gayler en un comunicado difundido por el U.S. Africa Command, el cuerpo estadounidense presente en esa área trabajando en tareas de contraterrorismo y de entrenamiento con los países de la zona.

“Es importante contrarrestar a Al Shabab donde están situados para prevenir la propagación de este cáncer”, añadió Gayler.

Esta fotografía muestra una toma aérea de las personas que asistieron al funeral del general Qassem Soleimani, que falleció en un ataque perpetrado por Estados Unidos, durante una procesión fúnebre en la ciudad sureña de Ahvaz, Irán, el domingo 5 de enero de 2020. Foto: Morteza Jaberian/Mehr News Agency vía AP

Este es el segundo atentado cometido por este grupo yihadista en Kenia en cuestión de días en la misma región, ya que el pasado jueves un ataque contra un autobús de pasajeros dejó al menos tres muertos y tres heridos.

Desde octubre de 2011, cuando el Gobierno keniano envió al ejército a Somalia como respuesta a una oleada de secuestros supuestamente obra de Al Shabab en su territorio, los radicales islámicos han perpetrado numerosos ataques en Kenia.

Este grupo, que controla parte del centro y el sur de Somalia y aspira a instaurar en ese país un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador), se atribuyó por ejemplo el atentado del 15 de enero del año pasado contra un complejo hotelero de Nairobi, que causó 21 muertos.

Al Shabab también se responsabilizó del atentado con camión bomba cometido el pasado 28 de diciembre en Mogadiscio y en el que murieron al menos 92 personas y más de 125 resultaron heridas, el peor acto terrorista del grupo desde 2017 en la capital somalí.

El intento de asalto a Manda Air Strip ocurre, además, al calor de la escalada de tensión entre Estados Unidos y Oriente Medio motivada por la muerte el viernes del general iraní Qasem Soleimaní en un bombardeo estadounidense en Bagdad.

Los restos del general iraní Qassem Soleimani son llevados en hombros por ciudadanos en Najaf, Irak, el 4 de enero del 2020. Foto: Anmar Khalil, AP

La acción militar ha provocado una gran inestabilidad en esa zona y un crecimiento de la hostilidad contra Estados Unidos, crisis que también podría complicar la ya de por sí difícil situación de seguridad en el cercano Cuerno de África y, en especial, en Somalia.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra.

GRUPO HACKEA PÁGINA DEL GOBIERNO DE EU

Un supuesto grupo cibernético iraní pirateó la página web de una agencia federal estadounidense, el Programa de la Biblioteca de Depósito Federal, como represalia a la muerte en un ataque militar de Estados Unidos en Bagdad del poderoso comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní Qasem Soleimaní, considerado un héroe en su país.

El ataque se produjo en la noche del sábado y consistió en la publicación de un mensaje proiraní en la página principal de ese programa federal junto a un montaje fotográfico en el que se ve al Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibiendo un puñetazo en la cara y con la boca ensangrentada, mientras por debajo de él vuelan varios misiles.

“Hackeado por piratas del Grupo de Seguridad Cibernética de Irán. ¡Esto es sólo una pequeña parte de la capacidad cibernética de Irán! Siempre estamos listos”, se leía también en la página.

Numerosas personas protestan por la avenida Michigan, el sábado 4 de enero de 2020, cerca de la Torre Trump en Chicago contra las acciones militares de Estados Unidos en Irak, donde mató con un dron a un alto general iraní. Foto: Abel Uribe/Chicago Tribune vía AP

El acceso al sitio web, que ofrece información sobre programas del Gobierno federal estadounidense, fue interrumpido poco después del ataque informático y su enlace sigue sin funcionar.

La intromisión ha sido reconocida por portavoces de la Agencia de Seguridad Cibernética e Infraestructura, que forma parte del Departamento de Seguridad Nacional, pero se desconoce la relación de los atacantes con el Gobierno iraní.

Los portavoces también restaron importancia a la gravedad del ataque, que ha sido considerado como un gesto simbólico.

El ataque se produce dos días después del ataque con drones de Estados Unidos que acabó con la vida de Qassem Soleimaní, que ha llevado al Gobierno de Estados Unidos a reforzar su presencia militar en Oriente Medio debido a la escalada de tensión con Irán que ha generado esa acción.

Teherán ha asegurado que tomará represalias contra Washington por la muerte de Soleimaní y, en consecuencia, el Gobierno estadounidense ha pedido a sus nacionales que abandonen Irak inmediatamente.

La muerte de Soleimaní ha despertado temor entre los aliados de Estados Unidos a una nueva guerra en Oriente Medio y ha provocado la subida de los precios del petróleo, así como caídas en los mercados de todo el mundo.

PROYECTILES IMPACTAN EN BAGDAD

Varios proyectiles han impactado este sábado en el centro de Bagdad y en la base militar de Al Balad, al norte de capital iraquí, donde hay presencia de tropas estadounidenses, sin provocar víctimas, informaron diversas fuentes.

La Célula de Información de Seguridad del Gobierno iraquí aseguró en Twitter que varios proyectiles cayeron en un barrio del centro de Bagdad y en la fortificada Zona Verde, así como en la base aérea de Al Balad, en la provincia de Saladino al norte de la capital.

La Célula aseguró que no se han producido “pérdidas humanas”.

Por su parte, una fuente del Ministerio de Interior iraquí dijo a EFE que un cohete de tipo Katiusha cayó en la Zona Verde, donde se encuentran las embajadas extranjeras, incluida la de Estados Unidos, y las sedes gubernamentales, sin provocar daño materiales o personales.

Por otra parte, un oficial de la Policía de Saladino informó a EFE de que dos cohetes cayeron en la parte meridional de la base de Al Balad e impactaron en almacenes de armas del ejército iraquí sin causar víctimas pero sí daños materiales limitados.

El oficial, que pidió no desvelar su nombre, señaló que las fuerzas estadounidenses desplegadas en esas instalaciones se han declarado “en alerta” y desplegaron drones alrededor de la base después de que se produjera el ataque.

Al Balad es una de las bases más grandes de Irak y en ella hay tropas y asesores de la coalición internacional antiyihadista liderada por Washington.

El lanzamiento de proyectiles tiene lugar un día después de que Estados Unidos efectuara un ataque selectivo contra líderes chiíes en Bagdad, acabando con la vida del comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní, Qasem Soleimani, y del vicepresidente de las milicias iraquíes Multitud Popular, Abu Mahdi al Mohandes.

Precisamente, el bombardeo responde a los ataques contra intereses estadounidenses en suelo iraquí, de los que Washington responsabiliza a batallones chiíes respaldados por Irán que actúan bajo el paraguas de la Multitud Popular, como Kata’ib Hizbulá.

Esos ataques se han repetido frecuentemente en los pasados meses, pero el pasado 27 de diciembre se produjo la primera víctima mortal estadounidense, un contratista que se encontraba en una base militar de Kirkuk (norte).

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas