Se espera una derrama económica de más de ocho mil 700 millones de pesos que ingresarán, principalmente, por compras de regalos y alimentos.

Con el Día de Reyes se cerraba un período de buenas ventas para los comercios establecidos como jugueterías, pastelerías y panaderías, que aumentaban sus ingresos desde noviembre, con El Buen Fin, que este año no seguirá la tendencia.

Ciudad de México, 5 de enero (SinEmbargo/EFE).- Las ventas por las compras que se realizan durante el Día de Reyes serán casi la mitad de las que se registraron en 2020, estimó la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur).

El grupo económico estimó una derrama económica de más de ocho mil 700 millones de pesos que ingresarán, principalmente, por las compras de regalos y alimentos.

La contingencia sanitaria de la COVID-19 ha mantenido las restricciones de movilidad en algunos estados del país lo que afecta las ventas de los comercios en la temporada. Además, la cautela de la sociedad para realizar gastos en la “cuesta de enero“, también influye en las compras por el Día de Reyes (6 de enero).

José Manuel López Campos, presidente de la Concanaco expresó que con el Día de Reyes se cerraba un período de buenas ventas para los comercios establecidos como jugueterías, pastelerías y panaderías, que aumentaban sus ingresos desde noviembre, con El Buen Fin.

Antes, dijo, los comerciantes se preparaban para la temporada decembrina y de Año Nuevo que principalmente demanda la venta de juguetes, ropa, calzado, artículos electrónicos y de tecnología desde noviembre.

“En este 2021 la celebración del Día de Reyes será diferente, propiciado por la pandemia del Covid-19 que encendió en algunas entidades el semáforo epidemiológico en color rojo, que propició el establecimiento de restricciones en los establecimientos comerciales y la movilidad de algunas ciudades”, expresó López Campos.

Al inicio del 2021, aseguró, se romperá una cadena de incrementos en las ventas por el 6 de enero que era de entre el 2.5 y 3 por ciento, que en 2020 dejó una derrama de 17 mil 550 millones de pesos.

Otro sector que tiene gran demanda de sus productos es la panadería, recordó, por la tradicional rosca de reyes que suele compartirse en familia y con amigos, con bebidas tradicionales como chocolate, café, atole y leche.

López Campos destacó que se espera que el comercio electrónico signifique los principales ingresos del Día de Reyes y aseguró que las firmas que tienen esa opción ofrecen seguridad, garantía y calidad en los productos que ofertan.

Pidió a los Reyes Magos comprar los juguetes y regalos en establecimientos formalmente establecidos,porque al hacerlo en el comercio informal hay riesgos para compradores y niños, pues se desconoce la procedencia de los juguetes.

El 5 de enero es la “temporada más alta” para el gremio de fabricantes de juguetes que en esta pandemia ha vivido “claroscuros”, explicó a Efe el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete (Amiju), Miguel Ángel Martín.

“Todo parece apuntar a que a final del año vamos a llegar a tener una pérdida de alrededor del 15 por ciento. Esto es de 2 mil 800 millones de dólares que hicimos el año pasado, estaríamos llegando a 2 mil 300 o 2 mil 350 probablemente este año”, indicó Martín.

Compra de juguetes en la Ciudad de México. Foto: Rogelio Morales, Cuartoscuro.

TEMPORADA FLOJA

Pese al cierre de las actividades, algunos puntos de venta de juguetes como el capitalino Mercado de Sonora siguen operando con permiso de las autoridades, pero a un ritmo “muy flojo”.

“Honestamente, (la temporada) es catastrófica”, explicó a Efe la tendera Estela Saucedo, ya que “los Reyes han tenido dificultad, ya sea monetaria o por no poder salir”.

Saucedo calculó que sus ventas para el 5 de enero han bajado “un 70 por ciento” y que para muchas familias “o no va a haber Reyes, o va a ser muy mínimo o van a venir con retardo”.

Juguetes en venta en la Ciudad de México. Foto: Andrea Murcia, Cuartoscuro.

Esta juguetera es parte del canal tradicional, el más afectado por las restricciones impuestas a la movilidad en un país que acumula más de 1,45 millones de casos y casi 128 mil muertes por la COVID-19.

Lo mismo le pasa a Rosario Estrada, hija de una fundadora del Mercado de Sonora, que estima estar vendiendo “como al 25 %” del ritmo habitual por estas fechas.

“Vamos al pasito, pero vamos saliendo adelante”, expresó, aliviada por poder abrir ahora “de lunes a domingo” después de haber tenido el puesto cerrado durante cuatro meses, de marzo a junio.

COMERCIO EN LÍNEA

“Estamos golpeados, la crisis nos ha pegado como a todos, pero la parte importante es que estamos saliendo. La mayoría estamos pudiendo atravesar esta pandemia y salir vivos este año”, ratificó el presidente de la Amiju, tras aceptar que “los canales tradicionales y la salida de los productos se vieron afectados” por los cierres de comercios.

El único canal comercial favorecido durante la contingencia sanitaria ha sido el digital, ya que las ventas por internet “tuvieron un crecimiento realmente desproporcionado” del 12 por ciento, muy por encima de las expectativas del sector.

“Nosotros vendíamos 6 pesos de cada 100 por internet el año pasado. Y este año llegamos a 18. De tal manera que tuvimos un crecimiento que esperábamos en los próximos cuatro o cinco años”, detalló Martín sobre el comercio en línea.

Pese a las dificultades, el juguetero consideró que los niños mexicanos no se quedarán sin regalos en este día de “tradición histórica”.

“Puedes llevarle a un niño desde una pelota de 5 pesos hasta un juguete de miles, todo depende del poder adquisitivo”, subrayó.