La mayor preocupación de la Organización Mundial de la Salud OMS y lo que quiere evitar es que el virus llegue a naciones con sistemas sanitarios deficientes y que tendrían dificultades para frenar su propagación y brindar la atención adecuada a los afectados.

Ginebra, 5 feb (EFE).– La Organización Mundial de la Salud (OMS) exhortó hoy a evitar que el pánico se extienda por el coronavirus y pidió 675 millones de dólares para financiar su plan de lucha, que incluye ayudar a los países menos preparados para afrontar el virus si este llega a sus territorios.

“No es el momento de propagar el miedo o el pánico, es momento de mirar hacia delante y actuar”, declaró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una comparecencia ante la prensa.

Recordó que el 99 por ciento de casos está confinado en China y, de estos, más del 80 por ciento se ha registrado en la provincia de Hubei, el epicentro de la epidemia.

Sin embargo, Tedros ofreció un dato inquietante: en las últimas veinticuatro horas se ha contabilizado el mayor número de casos en un solo día desde que empezó el brote de coronavirus, que en total ha afectado hasta el momento a 24 mil 363 personas y ha causado 490 muertes.

Fotografía de archivo del 4 de febrero de 2020 de un empleado caminando entre camas en un centro de convenciones adaptado para servir como hospital temporal en Wuhan, provincia de Hubei, China. Foto: Chinatopix vía AP

Fotografía del lunes 3 de febrero de 2020, de un médico con un traje protector verificando una radiografía mientras visita a una mujer enferma en un hotel usado para personas en cuarentena en Wuhan, China. Foto: Chinatopix vía AP

Fuera de China las cifras se mantienen muy estables, con 191 casos, de los que 31 no tenían antecedentes de viajes a ese país, y un fallecido en Filipinas.

“El número relativamente pequeño de casos fuera de China representa una oportunidad para evitar que esta epidemia se extienda y cause una crisis global”, dijo el máximo responsable de la OMS.

Informó de que la organización ha destinado 9 millones de dólares de sus fondos de emergencia para la compra de medio millón de mascarillas, 350 mil pares de guantes, 40 mil aparatos respiratorios y 18 mil unidades de aislamiento para su envío a veinticuatro países.

La mayor preocupación de la OMS y lo que quiere evitar es que el virus llegue a naciones con sistemas sanitarios deficientes y que tendrían dificultades para frenar su propagación y brindar la atención adecuada a los afectados.

Por ello, Tedros hizo una petición internacional para obtener 675 millones de dólares que permitirían, por una parte, financiar con 60 millones la operación de la OMS ante esta epidemia y, por otra, el resto se destinaría a los países que lo necesitan.

En esta fotografía puede verse el hospital temporal Huoshenshan cerca de ser concluido en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, China, el domingo 2 de febrero de 2020. Foto: Chinatopix vía AP

Personal sanitario provisto con trajes protectores traslada a una paciente infectada con coronavirus a un pabellón de aislamiento en el Segundo Hospital del Pueblo en Fuyang, provincia de Anhui, en el centro de China. Foto: Chinatopix vía AP

“Parece mucho dinero, pero es mucho menos de la factura que se tendrá que pagar si no aprovechamos la oportunidad” de detener el virus, aseguró.

La Fundación de Bill y Melinda Gates ya ha comprometido 100 millones de dólares para preparar a los países más vulnerables y contribuir a las investigaciones para una vacuna y posibles tratamientos.

Tedros también pidió a los países que no se precipiten y que basen cada una de sus decisiones frente a esta emergencia sanitaria en información científica.

Por su parte, la directora del área de preparación para urgencias infecciosas de la OMS, Sylvie Briand, explicó que ella y su equipo mantuvieron hoy una teleconferencia con representantes de la industria aérea y del turismo para conocer su percepción del problema y guiarlos en cuanto a las medidas más adecuadas para proteger la salud de sus clientes y de sus empleados.

Varias compañías internacionales han interrumpido total o parcialmente sus vuelos a China, en gran medida por el temor entre las tripulaciones ante el riesgo de resultar infectadas por su estrecho contacto con los pasajeros.