Los investigadores sugieren que el caso positivo de la segunda prueba de coronavirus, de un paciente con diabetes tipo 2, se deben a un episodio de reinfección. Además, los síntomas se presentaron de forma más leve debido a la inmunidad residual de la primera infección grave.

Madrid, 5 de febrero (EuropaPress).- Puede ser posible tener dos episodios completamente separados de COVID-19, si bien el segundo podría ser más leve, según advierten los médicos en la revista BMJ Case Reports después de tratar a un hombre cuyas infecciones estuvieron separadas por cuatro meses sin síntomas y una serie de pruebas negativas del virus.

La inmunidad menguante podría aumentar el riesgo de reinfección, pero la primera infección grave puede ir seguida de síntomas más leves la segunda vez, sugieren los expertos.

No es desconocido que las personas se vuelvan a infectar con el SARS-CoV-2, el virus responsable de la infección por COVID-19, pero se han informado muy pocos casos. Y aún no está claro si esto realmente representa una diseminación viral persistente en lugar de una reinfección genuina.

En un intento por arrojar algo de luz sobre esto, los autores informan del caso de un hombre de unos 40 años que ingresó en el hospital con una infección leve por COVID-19 4 meses después de un episodio inicial de enfermedad grave en abril de 2020.

El hombre tenía diabetes tipo 2 bien controlada, una glándula tiroides poco activa y era obeso, factores de riesgo conocidos de infección grave por COVID-19.

La primera vez, fue ingresado en el hospital con dificultades para respirar y un jadeo agudo causado por la interrupción del flujo de aire, conocido como estridor. Desarrolló insuficiencia respiratoria y requirió ventilación mecánica y anticoagulantes, así como varios otros medicamentos utilizados para tratar la COVID-19.

Estuvo en el hospital durante dos meses y desarrolló complicaciones graves, incluida una infección adquirida en el hospital (MRSA), hemorragia gastrointestinal, neumonía asociada al ventilador e insuficiencia renal. Cuando se estabilizó, fue posteriormente dado de alta a un centro de cuidados intensivos para su rehabilitación.

Por segunda vez en agosto de 2020, dio positivo por SARS-CoV-2, después de cuatro pruebas negativas de intervalo durante los tres meses anteriores. Permaneció en el hospital solo 1 día.

Dos semanas más tarde ingresó en el hospital con dificultad para respirar; dijo a los médicos que había tenido episodios intermitentes de asfixia, dificultad para respirar y estridor. Esta tercera estancia hospitalaria duró una semana.

Una vez más, dio positivo por SARS-CoV-2, insistiendo en que había estado muy poco expuesto a otras personas, a excepción de parientes y su familia inmediata que no tenían síntomas y no habían estado enfermos recientemente.

A modo de explicación de los resultados positivos de las pruebas con varios meses de diferencia, los autores sugieren que esto podría atribuirse a una reinfección con el virus. Los síntomas más leves por segunda vez podrían deberse a la inmunidad residual de la primera infección grave, añaden.

Los informes emergentes han demostrado que la reinfección del SARS-CoV-2 es posible. Foto: AP

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos sugieren que una prueba de frotis de SARS-CoV-2 positiva dentro de los 90 días de una infección inicial puede representar una diseminación viral sostenida en lugar de una reinfección, dicen los autores.

Pero señalan: “A medida que la pandemia de COVID-19 ha evolucionado, los informes emergentes han demostrado que la reinfección del SARS-CoV-2 es posible, de modo que las pruebas positivas del ARN del SARS-CoV-2 durante un largo periodo de tiempo no necesariamente indican la persistencia diseminación viral de una infección previa por COVID-19”.

“Si los pacientes con enfermedad grave desarrollan niveles de anticuerpos más robustos, la duración de la protección contra la reinfección y la gravedad resultante de la enfermedad, si ocurre, puede atenuarse -especulan-. Las observaciones futuras ciertamente arrojarían más luz sobre esto si esta hipótesis se mantiene cierta”.

“El papel de la presencia o ausencia de anticuerpos después de la infección inicial en los supervivientes de un primer episodio de COVID-19 y su papel en la mitigación del riesgo de reinfección por SARS-CoV-2 no está claramente definido. Sin embargo, es plausible que la disminución la inmunidad o la ausencia de anticuerpos después del primer episodio de infección por SARS CoV-2 puede hacer que uno sea más susceptible a la reinfección”.