La Red por los Derechos de la Infancia en México reportó que entre 2010 y 2014 hubo un aumento de 974 por ciento en los casos de mujeres adolescentes desaparecidas en México. La organización señaló que las adolescentes entre 15 y 17 años de edad son el principal perfil de ataque contemplado por las redes criminales de trata de personas: 7 de cada 10 adolescentes desaparecidos son mujeres.

Ciudad de México, 5 de marzo (SinEmbargo).– Los protocolos de localización y búsqueda de niñas y mujeres adolescentes como la Alerta Amber y el Protocolo Alba que ha implementado el Gobierno de México son insuficientes para atacar la epidemia de desapariciones, pues entre 2010 y 2014 hubo un aumento de 974 por ciento en los casos, de acuerdo con la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

La organización destacó que este fenómeno se puede asociar al crimen organizado, sin que la militarización haya logrado garantizar mayor seguridad.

“Los adolescentes entre 15 y 17 años de edad son el principal perfil de ataque contemplado por las redes criminales de trata de personas: 7 de cada 10 adolescentes desaparecidas son mujeres”, explicó el director de
Redim Juan Martín Pérez García en la video conferencia “Niñez Desaparecida”, realizada por Cimac.

Alertó que la desaparición de la juventud y niñez es una situación generalizada en todo el país: entre 2006 y 2014, se dieron 6 mil 725 casos de niñas, niños y adolescentes.

“La desaparición de mujeres adolescentes es poco visible, sobre todo al ser “intencionalmente opacada y ocultada por el Gobierno mexicano, con el fin de no asumir su responsabilidad, no sólo a nivel nacional, sino con instancias internacionales”, denunció Juan Martín. “Es imposible que un número tan alto de personas desaparezca sin que ninguna autoridad pueda percatarse de ello”, añadió.

De acuerdo con Redim, las entidades donde sucede este crimen de lesa humanidad tienen una correspondencia con las regiones sometidas por el crimen organizado y grupos criminales, de acuerdo con los datos recabados por la red.

Los datos de la organización arrojan que Tamaulipas registró de 2006 a 2014 la desaparición de mil 629 niñas y adolescentes menores de 17 años, la entidad con mayor número de casos; le sigue Baja California con 257 casos, y Coahuila con 193 adolescentes desaparecidas. En Nuevo León se contabilizaron 114 casos y en Chihuahua hubo en el mismo periodo 108 adolescentes desaparecidas.

El Estado de México tuvo 386 casos, con lo que se convirtió en la segunda entidad con mayor reporte de adolescentes desaparecidas. En Guanajuato se contaron 263 casos, en Puebla 236, la Ciudad de México tuvo 169 desapariciones, Jalisco 139 y Michoacán 123.

“Ante la ineficacia de sistemas y procesos de búsqueda estamos tratando de que, a partir de que se denuncie la desaparición, sin que intervenga una denuncia penal se inicie la búsqueda”, señaló el activista a Cimac.

Los datos de la organización arrojan que Tamaulipas registró de 2006 a 2014 la desaparición de mil 629 niñas y adolescentes menores de 17 años, la entidad con mayor número de casos. Foto: Cuartoscuro.

Martín Pérez García detalló que en la mayoría de las entidades se tiene que esperar a que transcurran 72 horas para la acción de búsqueda, que son horas vitales para la vida de las adolescentes. “La negación de las autoridades a atender los llamados de organizaciones civiles para declarar la Alerta de Violencia de Género (AVG) ha derivado en que las víctimas no logren ser localizadas o terminen siendo víctima de feminicidio, en
la mayoría de los casos”, alertó.

Redim exigió al Gobierno mexicano incluir en la nueva ley general de desapariciones un capítulo específico sobre la niñez y juventud que permita generar un protocolo más eficiente, lo cual debe acompañarse de una base de datos oficial que contemple información desagregada y permita así reconocer la magnitud del problema, junto con un marco normativo que dé sustento a la ley y acompañamiento a los familiares de víctimas desaparecidas.

“Hoy no tenemos prácticamente ninguna actuación, ni preventiva, ni de cambio en las normativas para que puedan esclarecerse los 6 mil 700 casos de niños, niñas y adolescentes desaparecidos”, destacó el activista.