OHL España viene arrastrando problemas financieros desde 2015, año en que se vio envuelta en escándalos de corrupción por el pago de sobornos hechos a políticos a cambio de concesiones en ese país. Ahora, tres años después, depende de la venta de su filial en México para poder liquidar su deuda corporativa.

Para hacerlo, necesita la autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la cual no puede aprobar una oferta pública en la que a unos accionistas mexicanos se les pagó a un precio menor al que ahora ofrecen, así lo informó el abogado Díez Gargari, quien representa al grupo de empresarios que fue presionado por IFM Investors –empresa interesada en comprar la filial de la constructora en México– para vender sus acciones por un valor de 27 pesos cada una.

Contrario a lo que ocurre con OHL España, que en 2017 perdió 12 millones de euros hilando dos años en números rojos, su filial en México reportó ganancias impulsada por sus ingresos en las cuotas de peaje, los cuales aumentaron 12.2 por ciento respecto al año anterior, con un monto de 6 millones 55 mil 459 pesos, de acuerdo con su último reporte enviado en enero a la Bolsa Mexicana de Valores.

Ciudad de México, 5 de marzo (SinEmbargo).– OHL España es una empresa en liquidación cuya existencia depende únicamente de que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) le autorice la venta de su filial en México, lo que implicaría una acción ilegal por parte del órgano regulador mexicano.

Así lo denunció el abogado Paulo Díez Gargari, quien representa a un grupo de inversionistas de OHL quienes fueron presionados por IFM Investors –empresa interesada en comprar la filial de la constructora en México–para vender sus acciones por un valor de 27 pesos cada una.

“OHL España es una empresa en liquidación cuya existencia depende de que la CNBV le autorice una operación [venta de su filial en México]. Si eso no ocurre o se retrasa, la constructora estaría en la insolvencia absoluta y tendría que salir a rematar todo lo que tiene para entregárselo a los acreedores”, explicó el abogado en entrevista para SinEmbargo.

El pasado 1 de marzo, Deloitte, auditor de las cuentas de la constructora OHL, puso en entredicho la capacidad de la constructora controlada por el Grupo Villar Mir “para continuar como empresa en funcionamiento”.

La advertencia es similar a la que ya formuló Deloitte en su revisión de cuentas de 2016, cuando advirtió de la necesidad de ejecutar un plan de desinversiones que OHL prevé culminar en breve.

Ese plan implica el cierre de la venta de su filial en México, pactada con el fondo australiano IFM Investors por 2 mil 335 millones de euros.

OHL España espera culminar esa venta este mes de marzo, de acuerdo con una nota del medio español ElDiario.es, que citó una reunión entre analistas y directivos de la empresa llevada a cabo el jueves pasado en una jornada en la que su cotización se desplomó un 17.2 por ciento en la Bolsa de Madrid, su mayor caída desde agosto de 2016, y se produjo también tras presentar el miércoles sus resultados anuales, que reflejaron pérdidas por 12 millones de euros, hilando dos años de números rojos.

De acuerdo con Díez Gargari, el plazo que prevé OHL para cerrar la venta de su filial en México no puede cumplirse este mes debido a dos razones: la CNBV no puede aprobar una oferta pública en la que a unos accionistas se les pagó un precio menor al que ahora ofrecen, y por la falta de tiempo, la oferta tiene que estar vigente al menos 15 días hábiles a partir de su autorización.

La venta de OHL México se firmó el pasado 30 de noviembre, fue aprobada por los accionistas de la constructora en enero y está a la espera del visto bueno de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y la aprobación a la oferta pública de adquisición (OPA) de IFM a los accionistas minoritarios en el país.

“Una vez autorizado esa oferta tiene que estar viva por lo menos 15 días hábiles, por eso cuesta trabajo pensar que esta operación pueda cerrarse en este primer trimestre del año como OHL había anunciado porque ya les queda muy poco tiempo”, mencionó el abogado.

Además, acusó a la CNBV de haber autorizado en junio de 2017 que IFM comprara a algunos inversionistas de OHL México a un precio de 27 pesos por acción, en lugar de 40 pesos, precio señalado en la última oferta.

“La CNBV tiene que determinar cuál es el precio real que se debe pagar a todos los inversionistas y en caso de que sea mayor a los 27 pesos [cantidad que se pagó a algunos] debe obligar a IFM a cubrir el monto restante”, dijo Díez Gargari al señalar que sus defendidos “vendieron bajo presión y engaño”.

En junio del año pasado, el abogado presentó una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) en contra de la operación anterior, donde señaló a servidores públicos que autorizaron indebidamente la compra de acciones de OHL México.

“Yo represento a varios de los inversionistas que vendieron a 27 pesos y estamos con la demanda lista, esperando a lo que decida la CNBV”, refirió. “A quien más afectó la CNBV fue al pequeño inversionista porque los grandes no vendieron, hay un fondo australiano muy importante que dijo que de ninguna manera iba a vender y que consideraban inapropiada la conducta de IFM sobre OHL al estar presionando a los inversionistas para que vendieran”.

EN MÉXICO OHL GANA IMPULSADA POR LAS TARIFAS

Contrario a lo que ocurre con OHL España, que en 2017 generó ingresos de 3 mil 216 millones de euros, un 3.8 por ciento menos que en 2016, su filial en México reportó ganancias impulsada por sus ingresos en las cuotas de peaje.

De acuerdo con su último reporte enviado en enero a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), en 2017 los ingresos por cuotas de peaje de la constructora aumentaron 12.2 por ciento respecto al año anterior, con un monto de 6 millones 55 mil 459 pesos.

Respecto a la utilidad neta consolidada, ésta también aumentó a 12 millones 886 mil millones de pesos, 55.4 por ciento más que en 2016.

“El 2017 se caracterizó por ser un año de consolidación de proyectos en operación, en el que además de nuestros proyectos maduros, los segundos pisos e la Zona Metropolitana de la Ciudad de México contribuyeron de manera importante en los ingresos por cuotas de peaje, a pesar de haberse visto afectados por el sismo de septiembre pasado”, explicó Sergio Hidalgo, director general de OHL México en una nota enviada a la Bolsa.

OHL México es una de las principales operadoras de infraestructuras de transporte en el país, actualmente opera siete autopistas de peaje y un aeropuerto.

Los buenos números de la constructora no se pueden explicar, como ella misma lo dice, sin sus tarifas de peaje. Desde el año 2011 un acuerdo establecido entre el empresario de OHL México, José Antonio Oteyza y Gerardo Ruiz Esparza, entonces Secretario de Comunicaciones del Estado de México y hoy titular a nivel federal, autorizó cuatro incrementos extraordinarios de tarifa para el Viaducto Elevado Bicentenario y el Circuito Exterior Mexiquense.

El primer aumento se aplicó en enero de 2013, después de las elecciones para Gobernador en que ganó el priista Eruviel Ávila Villegas; el segundo fue en agosto del año pasado, y en febrero pasado ocurrió el tercer incremento.

Las tarifas de peaje de las casetas del Circuito Exterior Mexiquense, operado por la empresa OHL, incrementaron de uno a cuatro pesos.

Los cobros en tramos de salida sólo subieron un peso, sin embargo, aquellas de un tramo mayor como lo son las de Tultepec, Las Américas y Huehuetoca en la zona Norte del Valle de México, y en el oriente, en la caseta de Nezahualcóyotl y Chalco, fue de cuatro pesos para los automóviles, reportaron usuarios de redes sociales y medios locales.

Las nuevas tarifas para motocicletas, automóviles, autobuses y camiones de carga ya se pueden apreciar en la página oficial del Circuito Exterior Mexiquense.

El incremento de febrero sucedió a tan sólo cinco meses de que Alfredo del Mazo Maza tomara protesta como Gobernador del Estado de México y a días de que el diario español El Confidencial revelara un documento que confirma que el dinero para pagar los sobornos de OHL en España salió de su filial en México.

De acuerdo con el abogado Paulo Díez Gargari, el dinero del supuesto soborno de OHL en España salió del Circuito Exterior Mexiquense, por lo que los usuarios de la vía terminaron pagando ese dinero.

Si OHL concreta la venta de su filial en México, la constructora liquidaría toda su deuda corporativa, que el pasado año creció un 66 por ciento, hasta 943 millones de euros, y supuso el 95 por ciento de la deuda total. También se plantea utilizar una parte para pagar su primer dividendo desde 2012, aunque este será “modesto y prudente”, según indicó el pasado jueves a los analistas Enrique Weicket, director financiero de OHL.

Una vez completada la venta, OHL presentará en abril un nuevo plan estratégico hasta 2020, ya reestructurada y convertida en constructora pura.