“En los últimos años, la creciente preocupación y rechazo por el confinamiento intensivo de gallinas ponedoras de huevo en jaulas en batería, ha movilizado a empresas, gobiernos, universidades y organizaciones para desarrollar e implementar alternativas que ofrezcan un mayor grado de bienestar a estos animales”, escribe Vivian Argüelles, Especialista en Comportamiento y Bienestar Animal de Humane Society International en México.

Por MVZ MC Vivian Argüelles, Especialista en Comportamiento y Bienestar Animal de Humane Society International en México

Ciudad de México, 5 de mayo (SinEmbargo).- En la actualidad, la mayoría de los consumidores hemos perdido el contacto con la agricultura y la ganadería y poco sabemos sobre las granjas y los animales que producen los alimentos que consumimos diariamente. Sin embargo, a muchos nos preocupa el bienestar de todos los animales, no sólo de nuestras mascotas y, si conocemos cómo son las condiciones en las que viven y mueren los animales de producción, podemos exigir a la industria mejores estándares de crianza que procuren su salud y bienestar. En el caso de las gallinas ponedoras de huevo, ¿sabías que?

1. México ocupa el 4° lugar a nivel mundial en producción de huevo. La parvada nacional se compone de 156 millones de gallinas ponedoras que producen 45 mil millones de huevos al año.

2. México tiene el consumo de huevo per cápita más alto en el mundo, con un consumo promedio de 345 huevos por persona cada año, casi 1 huevo diario.

3. De estas 156 millones de gallinas en México, la gran mayoría vive en jaulas durante toda su vida. Estas jaulas son tan pequeñas que cada gallina cuenta con menos espacio que lo que abarca una hoja tamaño carta, ni siquiera el espacio suficiente para estirar sus alas, menos caminar o volar.

4. Las gallinas en jaulas sufren anormalidades en sus huesos por la falta de ejercicio, y frustración al no poder realizar comportamientos altamente motivados por su biología.

5. Las gallinas son animales sintientes, inteligentes y muy sociables y cada vez aprendemos más sobre sus habilidades: pueden contar, anticipan el futuro y esto afecta su toma de decisiones, sienten empatía por sus pollitos cuando estos sufren y disfrutan de actividades sociales como darse baños de tierra.

6. En vida libre, las gallinas ocupan la mayor parte de su tiempo rascando y picoteando el suelo en busca de alimento, se dan baños de tierra para mantener su plumaje limpio y saludable, buscan hasta 25 sitios diferentes para elegir dónde pondrán su huevo y por las noches suben a altas ramas de los árboles para descansar protegidas de los depredadores.

7. Debido a que las gallinas no pueden realizar estos comportamientos importantes en las jaulas en batería, muchos países han prohibido total o parcialmente el uso de estas jaulas. Este es el caso de la Unión Europea, Bhutan, India, Nueva Zelanda (para 2022) y en muchas otras regiones del mundo, como California, que las prohibió en noviembre del año pasado.

8. En los últimos años, la creciente preocupación y rechazo por el confinamiento intensivo de gallinas ponedoras de huevo en jaulas en batería, ha movilizado a empresas, gobiernos, universidades y organizaciones para desarrollar e implementar alternativas que ofrezcan un mayor grado de bienestar a estos animales.

9. Entre estas alternativas se encuentran los sistemas de producción libres de jaula o “cage free”, donde las gallinas viven en casetas con acceso a nidos dónde poner su huevo, perchas elevadas dónde descansar, un sustrato dónde rascar, picotear y darse baños de tierra y espacio suficiente para caminar, estirar sus alas y volar. Dependiendo de la modalidad del sistema, pueden o no tener acceso a un área al exterior donde tomar el sol y recibir mayor estimulación de su ambiente.

10. En México ya está disponible el huevo de gallina libre de jaula en los supermercados y decenas de empresas de la industria alimentaria ya han adoptado compromisos para abastecerse únicamente de huevo libre de jaula en sus cadenas de suministro.

En Humane Society International trabajamos con las empresas en la adopción e implementación de sus políticas libres de jaula y con los productores para lograr una transición exitosa a sistemas de mayor bienestar animal. Estamos progresando, pero ¡también necesitamos de tu ayuda! Tú como consumidor puedes decir “No a las jaulas” y exigir a tus empresas y marcas favoritas que dejen de comprar huevo de sistemas convencionales. Usa tu voz y únete al movimiento #DéjalasMover.