Cuando la luz se refleja en las partículas, como las gotas de nubes, puede favorecer un cierto ángulo de polarización. Al medir la polarización preferida de la luz de un sistema distante, los astrónomos pueden deducir la presencia de nubes sin resolver directamente la estructura de nubes de las enanas marrones. “Incluso a años luz de distancia, podemos usar la polarización para determinar qué encontró la luz en su camino”, agregó Girard.

MADRID, 5 de mayo (EUROPA PRESS).- La enana marrón más cercana conocida, Luhman 16A, muestra signos de bandas de nubes similares a las observadas en Júpiter y Saturno. Esta es la primera vez que los científicos utilizan la técnica de polarimetría para determinar las propiedades de las nubes atmosféricas fuera del sistema solar, o exonubes.

Las enanas marrones son objetos más pesados que los planetas pero más livianos que las estrellas, y típicamente tienen de 13 a 80 veces la masa de Júpiter. Luhman 16A es parte de un sistema binario que contiene una segunda enana marrón, Luhman 16B. A una distancia de 6.5 años luz, es el tercer sistema más cercano a nuestro Sol después de Alpha Centauri y la Estrella de Barnard. Ambas enanas marrones pesan aproximadamente 30 veces más que Júpiter.

A pesar de que Luhman 16A y 16B tienen masas y temperaturas similares (alrededor de 1.900 ° F o 1.000 ° C), y presumiblemente se formaron al mismo tiempo, muestran un clima muy diferente. Luhman 16B no muestra signos de bandas de nubes estacionarias, sino que muestra evidencia de nubes más irregulares y irregulares. Por lo tanto, Luhman 16B tiene notables variaciones de brillo como resultado de sus características turbias, a diferencia de Luhman 16A.

“Al igual que la Tierra y Venus, estos objetos son gemelos con un clima muy diferente”, dijo Julien Girard, del Space Telescope Science Institute en Baltimore, Maryland, miembro del equipo de descubrimiento. “Pueden llover cosas como silicatos o amoníaco. Es un clima bastante horrible, en realidad”.

Los investigadores utilizaron un instrumento en el VLT (Very Large Telescope) en Chile para estudiar la luz polarizada del sistema Luhman 16. La polarización es una propiedad de la luz que representa la dirección en que oscila la onda de luz. Las gafas de sol polarizadas bloquean una dirección de polarización para reducir el deslumbramiento y mejorar el contraste.

“En lugar de tratar de bloquear ese resplandor, estamos tratando de medirlo”, explicó el autor principal Max Millar-Blanchaer del Instituto de Tecnología de California (Caltech), en un comunicado.

Cuando la luz se refleja en las partículas, como las gotas de nubes, puede favorecer un cierto ángulo de polarización. Al medir la polarización preferida de la luz de un sistema distante, los astrónomos pueden deducir la presencia de nubes sin resolver directamente la estructura de nubes de las enanas marrones. “Incluso a años luz de distancia, podemos usar la polarización para determinar qué encontró la luz en su camino”, agregó Girard.

“Para determinar qué encontró la luz en su camino, comparamos observaciones contra modelos con diferentes propiedades: atmósferas enanas marrones con cubiertas de nubes sólidas, bandas de nubes rayadas e incluso enanas marrones que son oblatas debido a su rápida rotación. Encontramos que solo modelos de atmósferas con bandas de nubes podrían coincidir con nuestras observaciones de Luhman 16A “, explicó Theodora Karalidi de la Universidad de Florida Central en Orlando, Florida, miembro del equipo de descubrimiento.

La técnica de polarimetría no se limita a las enanas marrones. También se puede aplicar a exoplanetas que orbitan estrellas distantes. Las atmósferas de los exoplanetas gigantes gaseosos calientes son similares a las de las enanas marrones. Aunque medir una señal de polarización de exoplanetas será más difícil, debido a su relativo desmayo y proximidad a su estrella, la información obtenida de las enanas marrones puede potencialmente informar esos futuros estudios.

El próximo telescopio espacial James Webb de la NASA podría estudiar sistemas como Luhman 16 para buscar signos de variaciones de brillo en la luz infrarroja que sean indicativos de las características de la nube. El Telescopio de prospección infrarroja de campo amplio de la NASA (WFIRST) estará equipado con un instrumento de coronagrafía que puede realizar polarimetría y puede detectar exoplanetas gigantes en luz reflejada y eventuales signos de nubes en sus atmósferas.