La relación de García Luna y Calderón es indisoluble, dijo esta noche la periodista Anabel Hernández, entrevistada en el programa “Los Periodistas”, de Álvaro Delgado y Alejandro Páez. “Los unía una amistad íntima muy poderosa, donde no estamos hablando de sólo un Presidente y un Secretario de Seguridad Pública, sino un sujeto Felipe Calderón y un sujeto García Luna que jugaban gotcha y a las escondidas en Los Pinos. Estamos hablando de una amalgama mucho más personal”, planteó la autora de Los señores del narco.

Ciudad de México, 5 de mayo (SinEmbargo).– La periodista mexicana Anabel Hernández dijo este martes que los periodistas no son los que tienen que ir detrás de Genaro García Luna y sus cómplices en el sexenio pasado, sino la Fiscalía General de la República (FGR); sin embargo, expuso, ésta no actúa porque hay al menos seis o siete funcionarios en posiciones clave de esa dependencia que “sin duda alguna protegen a García y se protegen a sí mismos”.

En una entrevista en el programa “Los Periodistas”, que se transmite en La Octava, Hernández explicó por qué la FGR no ha ido tras García Luna y ha tenido que ser, otra vez, el Gobierno estadounidense el que someta a un presunto criminal de México.

“Yo tengo la respuesta, yo tengo una parte de la respuesta de por qué la Fiscalía General no lo ha hecho: Porque hay al menos seis, siete funcionarios claves del equipo muy muy cercano, de los más corruptos, de los más más corruptos, que están insertos en la Fiscalía General en posiciones claves. Esto podría ser la respuesta”, respondió la periodista a las preguntas de los conductores Alejandro Páez y Álvaro Delgado.

“Una cosa es que el señor Calderón pueda mandar unos tuits, pueda mandar unos mensajes, evadiendo sus responsabilidades o defendiendo a García Luna, o qué se yo, y otra cosa, porque eso finalmente son balas de salva, es que él podrá decir muchas cosas, pero al final él no tiene un poder real para proteger a García Luna. En cambio, estos funcionarios que están en áreas claves de la Fiscalía General –y ­estamos hablando que en la Fiscalía General son los encargados de hacer la investigaciones, de juntar todas las evidencias, de pedir a un Juez con estas evidencias que gire una orden de aprehensión y entonces es que se dan las órdenes de aprehensiones–, si desde ahí, desde la la matriz que tiene que originar una investigación criminal no la hacen o se hacen los despistados… es ahí donde uno podría encontrar las respuestas”, añadió la también autora del libro El traidor.

Sólo Alejandro Gertz Manero, titular de la FGR, “es quien tiene que responder esto, debo decir que ya ni siquiera es el Presidente, porque si estamos hablando que la Fiscalía General es independiente del Poder Ejecutivo, de acuerdo ocon la la Ley, es directamente el señor Gertz Manero el que tiene que decir por qué están esas personas ahí”, agregó.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador y Alejandro Gertz Manero, Fiscal General de la República. Foto: Presidencia vía Cuartoscuro.

El problema, dijo Anabel Hernández, “es cuando tienes instituciones contaminadas, cuando tienes estos tumores dentro, y es que estas células se van multiplicando hasta que de pronto se te hacen metástasis y no sirve más. “Esto es parte de lo que ha sucedido en estos últimos sexenios en México, que están estos saboteadores internos, funcionarios corruptos, que se venden al crimen organizado y se cuidan la retaguardia para no terminar en la cárcel”, expuso en la charla con “Los Periodistas”.

Y esas personas, añadió, es claro que no investigan “porque se dicen: ‘si lo investigó mi nombre saldrá, menor no’. Estoy hablando más de un sabotaje interno que de una planeación de ‘si, vamos todos juntos a proteger a García Luna’”, expuso la especialista en narcotráfico.

“Ese es el problema: que estamos hablando de que hay pactos de complicidad de funcionarios que aún están en el poder en el sexenio de Andrés Manuel López Obrador. Esa es la verdad: hay gente cercana a García Luna que sigue ahí”, afirmó.

LA RELACIÓN GARCÍA LUNA-CALDERÓN

El tema García Luna, dijo Anabel Hernández en “Los Periodistas”, es un tema muy amplio.

“Es García Luna y su relación indisoluble con Felipe Calderón, donde no sólo había esta protección a Felipe Calderón, que ya platicamos que sí sabía pero no hizo nada, donde también los unía una amistad íntima muy poderosa, donde no estamos hablando de sólo un Presidente y un Secretario de Seguridad Pública, sino un sujeto Felipe Calderón y un sujeto García Luna que jugaban gotcha y a las escondidas en Los Pinos. Estamos hablando de una amalgama mucho más personal. Y el señor Felipe Calderón lo sabe, es información que publiqué desde el libro Los señores del narco y nadie me desmintió de esta triada que existía entre Juan Camilo Mouriño, Felipe Calderón y Genaro García Luna, y que cuando Juan Camilo Mouriño murió en ese avionazo, quien se apropia de estos afectos, quien queda como la dupla indisoluble, es el propio Genaro García Luna con Felipe Calderón”, relató la periodista.

Felipe Calderón Hinojosa y su exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, actualmente preso en Nueva York, Estados Unidos. Foto: Iván Stephens, Cuartoscuro.

“Pero pues los tres jugaban, iban a… Calderón se construyó un bar ahí en Los Pinos, al cual incluso le saqué fotografías en su momento, remodeló la residencia oficial de Los Pinos y creó un bar. Ahí se juntaban solamente varones de su Gabinete y muy particularmente era un visitante asiduo el señor García Luna”, añadió.

“Entonces, estamos hablando de una relación muy complicada, muy intensa, muy cercana, donde ni García Luna puede decir: ‘Ah, es que era el Presidente de la República, era mi jefe, yo recibía sólo órdenes’, ni el Presidente de la República puede decir: ‘Es que García Luna lo contraté, vi la Sección Amarilla y lo contraté’. No, no es así porque había una relación mucho más personal y hecha de otros ingredientes que sólo el ámbito público. Entonces estamos hablando de que, como digo, es una resolución indisoluble, que hay muchos elementos que hay que investigar”, dijo Hernández.

“Lo que debo decir es que, en contraste a este cero, a este nada que está haciendo la Fiscalía –a menos que esté en una súper investigación secreta el señor Gertz Manero, con un equipo que no lo sabemos–, el tiempo se le acaba porque pues si está en una investigación súper secreta, y por sigilo no lo menciona, pues tarde que temprano esta investigación súper secreta tendrá que salir a luz pública. A lo mejor estamos en esa situación, en vez que el Presidente invite a Anabel Hernández que mejor invite al Fiscal General a decir qué investigaciones tiene sobre García Luna, seguramente puede proporcionar mucho más información que yo como simple periodista”, agregó.

Lo que es un hecho es que sí hay otras instancias del Gobierno de AMLO que si tienen voluntad, dijo.

“Como por ejemplo la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), encabezada por Santiago Nieto, que ya en diciembre de 2019, inmediatamente después de que el Gobierno estadounidense capturó a García Luna, él dio a conocer toda una red de cuentas congeladas, que él sí hizo; él no necesitó el plebiscito, el referéndum, escuchar la voluntad del pueblo, él sabía que tiene una instrucción gubernamental, que tiene un deber con la Ley mexicana y lo hizo. Bueno, pues así como lo hizo él, lo pueden hacer muchos otros”, expuso en la charla transmitida por La Octava.

AGRADECE A AMLO, PERO QUE FGR INVESTIGUE

La periodista fue entrevistada por segundo día consecutivo en el programa de “Los Periodistas”, luego de que esta mañana el Presidente Andrés Manuel López Obrador elogiara su trabajo de investigación sobre el tema García Luna, e incluso lanzará una invitación para que colabore con la investigación que las autoridades de justicia de Estados Unidos realizan en contra del exsecretario de Seguridad Pública del sexenio de Felipe Calderón.

Ayer, en esa misma cadena de televisión, Anabel Hernández afirmó que, según sus investigaciones, sabía de las andanzas de García Luna y el narcotráfico, especialmente de su relación estrecha con el Cártel de Sinaloa.

Genaro García Luna, ex Secretario Federal en el sexenio del ex Presidente Felipe Calderón. Foto: Cuartoscuro.

Sobre los dichos del Presidente respondió que en lo personal agradece sus comentarios, pero como periodista será crítica con el poder cuando así corresponda.

“La verdad han sido años muy difíciles. Hacer esas investigaciones ha provocado un gran daño a mi familia. Hay fuentes de información que han sido asesinadas, pagando el costo de la información que me dieron en su momento. La gran mayoría fueron asesinadas en el sexenio de Felipe Calderón y otras fueron encarceladas para callarlos, para que ya no me dieran información, así que le agradezco mucho al Presidente en lo individual. Yo también siento mucho respeto por el señor Andrés Manuel López Obrador, como individuo, como mexicano. Ya, en materia del Presidente de la República, del funcionario que debe rendir cuentas, es otro capítulo. Yo siempre seré crítica del poder cuando esto corresponda. Así que son dos ámbitos separados, por decirlo de alguna manera”, expuso la periodista.

“Respecto a la información que yo tengo, bueno pues le agradezco que me considere así de inteligente, porque a mi me parece, honestamente, imposible, inverosímil, que una periodista pueda tener más información que el Gobierno americano y que el Gobierno mexicano juntos. Bueno, pues esto es un poco inverosímil. Es verdad que soy una periodista muy acuciosa en sus investigaciones, es verdad que gracias a mis investigaciones algunas personas están en la prisión, algunas personas están ya con órdenes de aprehensión, como el caso de Ayotzinapa: fui la que revelé el nombre de los torturadores en aquel caso, fui la que revelé que Tomás Zerón –mucho antes que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el GIEI– y Jesús Murillo Karam habían saboteado la investigación, que la habían manipulado, y ahora el Gobierno ya ha girado órdenes de aprehensión muy claras en contra de algunas estas personas. Y bueno, sé que mi método de investigación es correcto, es acucioso; soy muy precisa y muy atinada en lo que digo por el método de investigación, y porque al final de cuentas es la verdad, no porque lo diga yo vale más o vale menos, es porque es el valor de la verdad que tiene su propio peso histórico”, agregó.

Independientemente de esto, añadió Hernández, “es imposible pensar que un periodista, como yo o como cualquier otro, puede tener más información que el Gobierno americano y el Gobierno mexicano. Si bien los periodistas podemos proporcionar públicamente información, la información está en mis libros, no hay ningún secreto, no hay un juego del gato y el ratón, están en mis libros documentadas mis investigaciones sobre García Luna, documentadas su enriquecimiento inexplicable desde el 2008 y a lo largo de todos estos años hasta el 2019 en mi libro El traidor, y bueno ahí está la información pública. Si ahora resulta que una periodista puede tener más información que el Gobierno americano y que el Gobierno de México, me parece un poco no exacto.

Páez Varela le comentó que el Presidente de México sugirió que fuera ante una autoridad de Estados Unidos y que aporte información allá. “¿No preferirías que el Gobierno de México abriera una investigación de todo este caso, un maxi proceso, que analizara todo absolutamente lo que tú mismas has escrito y otros han escrito, y que ha sucedido en este país en una década, que se abriera en México y que tú aportaras información en México?”, le preguntó.

“Son dos cosas paralelas”, respondió la periodista. “Por un lado, y lo digo con humildad, pero es la verdad que mis investigaciones sobre García Luna han sido punta de lanza para el Gobierno americano, porque una cosa es intuir, una cosa es pensar, recibir, como me a mí me sucedió cuando yo empecé a recibir información de que García Luna recibía sobornos del narcotráfico y que se reunía con narcotraficantes, yo decía bueno pues una cosa es que alguien lo diga y otra cosa es probar que esto es verdad. Lo que hice, porque yo no soy Fiscal, no soy Ministerio Público, no soy Juez, lo que hice es encontrar una forma cómo cruzar una versión con la realidad. Y lo que hice es hacer una investigación patrimonial de García Luna y es ahí donde encontré el clic, donde una historia correspondía a la otra. Porque por un lado estaban los narcos diciendo ‘le damos dinero a García Luna’, ‘García Luna va a reuniones’ y por otro lado estaba el enriquecimiento patrimonial inexplicable de García Luna, comprando residencias en Jardines de la Montaña, remodelando fincas millonarias en Morelos, sin que esto estuviera en su declaración patrimonial ni en su declaración fiscal, no es que él dijera ‘es me saqué la lotería, ‘es que mi abuelito tuviera millones enterrados debajo de la cama’, no, no fue eso porque yo lo revisé. Debo decir, para que la audiencia y el auditorio sepa que soy muy seria en lo que hago, incluso pensé en la hipótesis: ‘¿y si se ganó la lotería?, ¿y si recibió una herencia millonaria? Porque hay gente afortunada en el mundo. No, el señor García Luna no tenía ninguna manera de justificar estos ingresos, este dinero que se estaban gastando en pagos en efectivo, y entonces fue así como pude hacer este clic entre las versiones del narco y la vida que estaba llevando García Luna, y es ahí donde cuando él quedó sin palabras, no tenía argumentos para explicar de dónde venían estos recursos y fue así que comenzó esta campaña de atacarme y hasta que después ordenó personas para asesinarme”, relató.

“Esto que yo hice como periodista, imagínense yo no tengo acceso a todo el banco de información de Hacienda, ni de México ni de Estados Unidos, imagínense si esto hace un solo individuo, yo, porque son investigaciones que hago yo, yo no tengo un grupo secreto debajo del escritorio, soy yo la que lo hace única y exclusivamente, imagínense lo que se puede hacer con todo el poder de una administración pública del tamaño de la primer potencia del mundo, como es Estados Unidos”, dijo.

Pero lo que sí es cierto, y lo sé, es que mis investigaciones fueron punta de lanza, y que hoy las acusaciones que hace la Fiscalía ahí en Nueva York, si uno las lee, uno puede leer: ‘Ah, es que esto lo leí en Los cómplices del presidente’, y esto lo vi en Los señores del narco. Porque finalmente ellos, a través de sus propios métodos de investigación llegaron a la misma conclusión y, ¿por qué llegaron a la misma conclusión? Porque es la verdad, cuando uno está buscando la verdad no hay dos, o tres, o cuatro, o cinco, o 20 verdades… y eso fue lo que ellos encontraron y lo hicieron independientemente de mí, no necesitaban a Anabel Hernández testificando en Estados Unidos, como no lo necesitan en México”. planteó.

Gracias a reformas que ha habido en México ahora la Fiscalía General no es la típica PGR que recibía línea del Gobierno del Presidente para vetar investigaciones o para impulsar investigaciones políticas. Hoy la Fiscalía General tiene la obligación legal –no es voluntaria, no depende de un referéndum, de un plebiscito, de lo que diga el pueblo, de lo que diga el Presidente, no importa–, la Fiscalía General debe de seguir investigaciones de oficio, con los elementos públicos que están en el aire, juntar toda la información que ya es pública. Por ejemplo, aquí en mi libro El traidor publicó un montón de información de Genaro García Luna, de los mensajes que Felipe Calderón enviaba al “Mayo” Zambada [Ismael Zambada García], es información que se puede hacer a través de investigaciones por oficio y que tienen la obligación de hacerla”, añadió la periodista.

¿Y por qué no hay una investigación en México?, planteó Páez. “La pregunta es: ¿No preferirías ir a declarar en México, en tu país, en lugar de andarle aportando a una investigación que se hace en el exterior, otra vez, sobre corrupción en México?

Hernández respondió que los periodistas no pueden sustituir a las autoridades, por muchas ganas que le echen a su trabajo, y muchos periodistas mueren haciéndolo. “No olvidemos que México es el país con más periodistas muertos justamente por eso, porque por desgracia en muchos estados de la República tenemos que hacerla de Ministerio Público, porque el Gobierno no tiene las agallas, o el valor o no hay la integridad interna para hacerlo. Aquí no estamos para sustituir a las instituciones, es el Gobierno el que tiene que hacerlo”, afirmó.