México
FALLAS-METRO-CDMX

#LoQueSabemos | No es sólo la L12, es todo el Metro. Y no es de ahora, son 50 años de desguace

05/05/2021 - 10:30 pm

Estaciones donde se filtra el agua, descarrilamiento de trenes o convoys que echan humo en su trayecto, son algunas de las irregularidades que usuarios y trabajadores del Metro llevan denunciando en los últimos años y los más recientes incidentes lo confirman: choque de trenes en Tacubaya (11 de marzo 2020), incendio en el Centro de Control 1 (9 de enero de 2021) y colapso en la “línea dorada” (3 de mayo de 2021). Pero, ¿cómo ha sido el servicio en este sistema de transporte que este 2021 cumple 52 años? Esto es lo que sabemos.

Ciudad de México, 5 de mayo (SinEmbargo).– El desplome de una viga que sostenía un puente entre las estaciones Olivos y Tezonco de la Línea 12 es sólo una muestra del deterioro en el que opera el Sistema de Transporte Colectivo Metro (STCM) y se suma a la historia de los accidentes más aparatosos en los últimos 50 años.

Trabajadores denuncian que las últimas administraciones sólo se han dedicado a atender estas deficiencias de manera correctiva, pero no preventiva; mientras que los usuarios se cuestionan si el bajo costo —cinco pesos por viaje— de este transporte vale la pena para arriesgar sus vidas.

A esto se suman las imágenes que se han difundido a raíz de lo sucedido en la “línea dorada”, que muestran el deterioro de algunos tramos en las estaciones Pantitlán, así como en la Línea B, a la altura de la estación Oceanía; y en la Línea 4, a la altura de Consulado.

Las cifras oficiales indican que en los últimos seis años estos siniestros se han registrado en un contexto de recortes presupuestarios, a los que se suman irregularidades no solventadas del periodo 2015-2018 por al menos 29 millones 314 mil 112.35 pesos, de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

“Si las fallas en la estructura elevada de la Línea 12 eran evidentes desde hace mucho tiempo, entonces ¿por qué usar así un transporte? Es por la necesidad”, dijo en entrevista la señora María Esther López Morán, a quien la noche del lunes 3 de mayo un antojo de tacos la hizo retrasar su entrada a la estación Olivos del Metro, el cual después colapsó frente a ella.

El tramo que comprende las estaciones Olivos-Nopalera recibió mantenimiento hace apenas cuatro años, a raíz del sismo de septiembre de 2017. Esta acción tuvo un costo de 15 millones de pesos y la realizaron las empresas Carso, Construcción de Obras para el Transporte, Colinas de Buen, T.S.O y Systra, que participaron en la construcción de la ruta.

Pero incluso después de eso los vecinos denunciaron en octubre de 2020, un desnivel en el tramo elevado y manifestaron su temor de un colapso, que finalmente ocurrió dejando hasta el momento un saldo de 25 muertos y más de 70 heridos.

Grúas trabajan en la zona cero de la Línea 12 para remover los trenes que colapsaron. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo.

“A mí me sirve mucho el Metro, para ir al centro y todos lados, lástima que pasó esto. Las autoridades tienen que ponerse las pilas, esto lo tienen que arreglar desde Tláhuac hasta donde el Metro empieza subterráneo. Todo lo tienen que arreglar porque está igualito. Esto no puede pasar. Esta tragedia se veía venir, siempre que me subía, casi diario, se sentía”, dijo el señor José Luis Magdaleno sobre el accidente en la Línea 12.

A pesar de que la directora general del Metro, Florencia Serranía Soto, asegura que el mantenimiento en este transporte es diario, las fallas denunciadas por usuarios de la Línea 12 del Metro se replican en las casi 200 estaciones que conforman el Sistema de Transporte Colectivo, el más usado por los capitalinos. Los últimos tres incidentes que tuvieron lugar en este sexenio lo confirman: choque de trenes en Tacubaya (11 de marzo 2020), incendio en el Centro de Control 1 (9 de enero de 2021) y colapso en la “línea dorada” (3 de mayo de 2021).

“Habíamos denunciado una falta de mantenimiento en esta línea del Metro y en otras, era una bomba de tiempo para que empezaran a pasar accidentes por la falta de mantenimiento y el recurso que se estaba desviando a otros lados”, acusó Yadira Ferreira Martín del Campo, secretaria del Exterior del Sindicato Democrático Independiente de Trabajadores del Metro.

Lo mismo denuncia un trabajador del Centro de Control quien pidió el anonimato: “Tiene bastantes años que las administraciones del Metro han estado abordando este tema de manera correctiva, no preventiva. Si actualmente se hiciera un recorrido en todo el STCM se verían las deficiencias que hay”.

Jesús Urbán, jefe de estación en L-12, detalló que a raíz del incendio en la Central de Control hay un riesgo latente para trabajadores y usuarios. “Lo acabamos de ver en la Línea 4 con el corte que hubo. Tenemos más de tres años de no recibir equipo de seguridad nuevo”.

De acuerdo con datos del Gobierno capitalino, entre 2015 y 2020 los ingresos del STC Metro –como proporción del presupuesto neto de la Ciudad de México– cayeron 29.3 por ciento real. El impacto de los recortes se agrava si se considera que en los últimos siete años, de acuerdo con información de la ASF, uno de cada 68 pesos invertidos y auditados del STC Metro fue irregular.

En la lista de probables daños a la Hacienda Pública Federal detectados en el manejo de los recursos del Metro están pagos excesivos, duplicados o injustificados, así como erogaciones indebidas y/o montos pendientes de recuperar por las tesorerías estatal o federal, además de bienes que aunque fueron adquiridos no fueron encontrados.

SinEmbargo hace un recuento de los peores accidentes que se han registrado en el Metro de la Ciudad de México en los últimos 50 años, muchos de ellos debido a la falta de mantenimiento y errores humanos.

–Colapso en Línea 12

La Línea 12 del Metro, inaugurada en 2012 por el entonces Jefe de Gobierno y actual Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon, ha estado envuelta de polémica desde el principio, pero el trágico accidente que ocurrió el lunes 3 de mayo fue la gota que derramó el vaso.

El incidente se registró a las 22:22 horas cuando colapsó una viga de un puente elevado entre la estaciones Olivos y Tezonco, provocando la caída de un tren con pasajeros que quedó atorado en forma de “V”.

El derrumbe del puente, que cayó encima de automóviles que circulaban por la calle, desató una serie de críticas hacia las administraciones federal y local, las cuales decretaron tres días de duelo oficial.

La mayoría de los 25 muertos y 79 heridos eran personas trabajadoras que regresaban a casa luego de una larga jornada.

–Incendio en Centro de Control 1

El pasado 9 de enero, un incendio en el Centro de Control 1 del Sistema de Transporte Colectivo provocó afectaciones en las líneas 1, 2, 3, 4, 5 y 6 del Metro.

El incidente ocurrió a las 5:48 horas cuando el fuego se propagó al interior de la subestación eléctrica del STC en la calle Delicias, Alcaldía Cuauhtémoc, en la Ciudad de México.

Al menos 10 trabajadores estaban en la estación cuando inició el incendio. Equipos de emergencia laboraron para rescatarlos.

Autoridades de la Ciudad de México confirmaron que una mujer, de nombre María Guadalupe Cornejo, cayó al vacío desde el quinto nivel de la estación y perdió la vida.

El 19 de febrero, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México informó que el incendio fue causado por un cortocircuito. No hubo detenidos.

–Choque de trenes en Tacubaya

El 11 de marzo de 2020 un choque de dos trenes en la estación Tacubaya dejó al menos 41 heridos y una persona muerta.

El accidente ocurrió alrededor de las 23:30 horas de ese día cuando el tren número 33 impactó contra el convoy número 38 sobre la vía dirección Observatorio.

El Gobierno de la Ciudad de México informó un mes después de las detenciones de Alan Omar N., conductor del tren 33, y María Maricela S., reguladora de línea del Sistema de Transporte Colectivo, quienes fueron vinculados a proceso por los delitos de lesiones culposas en agravio de cuatro personas, homicidio culposo y daño en propiedad ajena.

–Choque en estación Oceanía

El lunes 4 de mayo de 2015 un convoy estacionado en la estación Oceanía de la Línea 5 —Pantitlán-Politécnico— fue impactado por otro tren, dejando como saldo a 12 personas heridas y un fallecido.

El Comité para la Investigación de Incidentes Relevantes del STCM señaló una semana después que un error humano, por conducción en pilotaje automático, causó el choque entre los trenes, pues en piso seco el servicio puede funcionar el pilotaje automático, sin embargo, cuando existen condiciones de lluvia, los pilotos deben cambiar al modo manual controlado o limitado.

Después de la investigación, que incluyó la revisión de la caja negra del convoy 05 que se impactó a 31.8 kilómetros por hora con el 04, se concluyó que el conductor del primer tren no atendió la solicitud de cambio de piloto automático a manual que se le señaló desde la estación Terminal Aérea.

Por su parte, el director de Ingeniería y Desarrollo Tecnológico del STCM, Gerardo Requis, aseguró en días posteriores al accidente que no se detectaron irregularidades en el tren 05, por lo que fue recuperado para su rehabilitación y puesto en circulación ese mismo año.

Las personas lesionadas pasaron poco menos de un mes hospitalizados hasta su recuperación. No obstante, autoridades capitalinas informaron que un trabajador del Metro falleció durante las maniobras para retirar los vagones en la zona del accidente.

–Choque mortal en 1975

La estación Viaducto de la Línea 2 del STCM fue el escenario del choque más aparatoso en la historia del transporte subterráneo, donde 31 personas fallecieron y más de 70 resultaron lesionadas.

Dentro de los cajones quedaron atrapadas por lo menos 260 personas, quienes viajaban en ambos trenes. Las instalaciones de la estación presentaron daños severos, aunque fueron reparados posteriormente.

El impacto del tren número 10 contra el número 08 ocurrió el lunes 20 de octubre de 1979 alrededor de las 9:30 horas, cuando el conductor Carlos Fernández Sánchez chocó con un convoy que estaba estacionado.

Antes del impacto, Fernández Sánchez se tiró por el lado izquierdo de la cabina del conductor y cayó al suelo; a pesar de sus heridas socorrió a los pasajeros que viajaban en el convoy número 10.

Las investigaciones concluyeron rápidamente y el 24 de ese mismo mes las autoridades declararon culpable a Carlos Fernández, descartando cualquier falla técnica. De acuerdo con la investigación, el mando de control del STCM ordenó al conductor detener el tren, pero éste no obedeció la solicitud e incluso ignoró otra señal de alto mandada a su monitor.

El choque de los trenes del STCM en la estación Viaducto es considerado el accidente más mortífero en su historia, por lo que a partir de este hecho, el sistema de pilotaje automático fue instalado en toda la red.

Guadalupe Fuentes López
Periodista con más de una década en medios digitales. Edita y escribe sobre temas de economía, corrupción, política, derechos humanos