El saldo oficial es de dos heridos, siete desaparecidos. La mina de Urique, Chihuahua, se les vino encima a los trabajadores y las familias, desesperadas, aún esperan hallarlos con vida. Lo único que se ha podido rescatar son partes de cadáveres…

“Como familia estamos en un infierno […] No lo han encontrado, aún tenemos esperanza [de hallarlo vivo]”, dijo Iss Trejo, pariente de Monserrat Cervantes, uno de los desaparecidos.

“Yo estaba trabajando. Estaba levantando una cortina… de repente se escuchó algo y ya no sé que pasó, no sé cómo, lo único que sé es que nos arrastró una presa”, relató José Antonio Vega, sobreviviente.

Ciudad de México, (SinEmbargo).- Jesús Antonio Vega Trasviña se encontraba sobre la maquinaria pesada que cotidianamente manejaba en la mina Río Tinto de Cineguita, en Urique, cuando de pronto escuchó un estallido. Después ya no supo más, hasta que despertó y era atendido por paramédicos.

“Estaba levantando una cortina para otra pluma [grúa que eleva material de contruscción] y de repente se escuchó algo y ya no sé que pasó. No sé cómo ni que pasó, lo único que sé es que nos arrastró una presa”, narró a SinEmbargo.

Vega y José Enrique Bustamante Aguirre son los dos trabajadores que, hasta el momento, han sido rescatados con vida tras el colapso del muro de contención en la presa de jales en la mina Río Tinto, en Cieneguita, municipio de Urique, Chihuahua.

Los dos empleados estaban en la parte baja de la presa, “precisamente reparando unas filtraciones”, informaron autoridades municipales de Urique.

El saldo oficial es de dos heridos de consideración y siete desaparecidos. La información sobre el número de fallecidos aún es extraoficial.

Martina Domínguez, Presidenta Municipal de Urique confirmó en entrevista con SinEmbargo sobre el hallazgo de restos humanos en una zona cerca del cause del derrame:

“Dentro de los siete desaparecidos, ayer por la noche se encontró el torso de una persona, o sea, nada más el trozo y una mano”, declaró.

Las brigadas buscan a dos personas que laboraban en el área de construcción; una de bombeo, y cuatro trabajadores externos, es decir, que no tenían base en la mina, sino que acarreaban materiales, de acuerdo a la información brindada por la Alcaldesa.

Las víctimas aún no localizadas fueron identificadas como José María Santini Vega, Jacobo González Vázquez, Óscar Manjarrez, Abraham Salmerón, Román Rodríguez, Óscar Minjarez, Monserrat Cervantes y Juan Escalante.

La mina Río Tinto, en Urique, es propiedad de la empresa Río Tinto.

QUE LOS BUSQUEN

Jesús Antonio Vega llevaba aproximadamente un año y medio trabajando en la mina como operador de maquinaria pesada. Desde la cama de un hospital, el trabajador dice no recordar lo ocurrido, puesto que todo -insistió- fue muy rápido.

“Estaba trabajando. […] pues estaba levantando una cortina, pero yo no sé que pasó”, comentó.

Jesús se cansa inmediatamente al hablar. Es debido a las lesiones que sufrió. El reporte médico establece una lesión en el tórax, en dos vértebras, en el cuello, inflamación en los pulmones y otras lesiones que, de no cuidarlas, pudieran desencadenar problemas renales.

Con dificultad para hablar, el obrero pide reiteradamente que sus compañeros sean buscados.: “Que nunca dejen de buscarlos; que los busquen hasta que los hallen; porque muchas veces… No sé; pero que los busquen hasta el último”, indicó.

El salario que gana un operador de maquinaria pesada en esa empresa, como el de Juan, es de 7 mil 500 pesos a la quincena por laborar 20 días al mes, según platicó el empleado.

“Pues ando ganando 14 al mes (sic) Trabajamos 20 días. Como yo estoy en el área de construcción, entramos como a las 8 o 9 de la mañana y paramos a las 6 de la tarde”, narró con voz agitada.

Antonio es atendido tras su traslado a un hospital particular. Foto: Sergio Domínguez, cortesía a SinEmbargo.mx

Jesús Antonio y José Enrique fueron trasladados a un hospital privado debido a que en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) no fueron atendidos adecuadamente, según denunció.

Sergio Dominguez, un maestro de primaria en Urique, y hermano de la Alcaldesa, fue comisionado para llevar a los heridos al hospital de Chihuahua y quedarse en la zona para que fueran atendidos, así como para dar apoyo a sus familiares.

El profesor denunció que los dos empleados de la mina llegaron alrededor de las tres y media de la tarde de ayer a la clínica. “El seguro afirma que fue que a la cinco 5:15, pero no es mucho la diferencia” y que los tuvieron varias horas en el pasillo.

“Se les tomó únicamente radiografías y se les valoró por encima, porque los golpes de cabeza, la ingesta de material tóxico, topografías… nada de eso les hicieron, les dijeron que hasta que les tocara los iban a pasar y permanecieron hasta las diez en los pasillos del Seguro”, indicó.

Los dos empleados fueron sacados de la atención médica del IMSS y trasladados a un hospital privado por instrucción de la Presidenta Municipal de Urique, Martina Domínguez, con el consenso de los familiares que están en el lugar: las dos esposas de los heridos y un hermano de ellos.

“Cuando se decidió [cambiarlos de nosocomio], se habló con el director del IMSS, se estableció que se iba a hacer alta voluntaria y hablamos el representante legal de la mina para que la empresa solvente los gastos hospitalarios.

Tuvieron a los empleados varias horas en los pasillos de IMSS antes de antenderlos, denuncia. Foto: Sergio Domínguez

AÚN TENEMOS ESPERANZA

El Gobernador Javier Corral Jurado reiteró, en una entrevista con medios locales de Chihuahua, que al menos 150 personas trabajan en la búsqueda de los desaparecidos “metro por metro” . Sin embargo aludió que los pronósticos de hallarlos con vida son escasos:

“Que quisiéramos nosotros encontrar a las personas con vida; sin embargo por las características del accidente, como lo he visto esta mañana, el largo trecho de cañada, la altura, … pues sí es difícil”, comentó.

Aunque el panorama no es bueno, las familias de los desaparecidos guardan una esperanza. Tal es el caso de los parientes de Monserrat Cervantes, una de las víctimas.

“Aún tenemos esperanza [de encontrarlo con vida]”, contó a SinEmbargo, la joven Iss Trejo, familiar del desaparecido.

Monserrat trabaja en la mina y es padre de familia. Sus hermanos y padres se trasladaron de Chihuahua a Urique tras el siniestro.

Iss Trejo señaló que la familia del trabajador vive en la Ciudad de Chihuahua, [a ocho horas del lugar] y la lejanía hace más pesada la angustia. “Como familia estamos en un infierno”.

“Primos y  los hermanos de Monse no han parado de buscar. Solo puedo decirte que es una buena persona, buen hijo y un excelente padre. Su familia lo estamos esperando de regreso”, concluyó.

Es un infierno, dice una familia. Foto: Especial.

A SIMPLE VISTA HAY NEGLIGENCIA: CORRAL

“A simple vista, evidentemente, ahí hay un descuido, una negligencia; pero ya será el dictamen técnico, las autoridades correspondientes quienes lo determinen”, señaló el Gobernador de Chihuahua, Javier Corral, sobre el siniestro.

Cuestionado sobre el impacto ambiental, Corral Jurado descartó que existan daños considerables en los ríos que cruzan en las cercanías de la mina.

“Personalmente pude confirmar hasta dónde llegaron los lodos. Están a 10 kilómetros del Río Tumbares y está a doce kilómetros del Río Ubique, entonces no tenemos problemas, o tenemos el riesgo de una contaminación del río”.

Agregó que ya giró instrucciones para la construcción de un muro de contención para “que no corra ninguna riesgo de carácter ambiental”.