Al hablar de los nutrientes que aporta el plátano lo primero que aparece es el potasio, este mineral además de ayudar a prevenir calambres musculares, también previene las enfermedades cardiovasculares, sin embargo, no es su único aporte ya que contiene fibra llamada fructo-oligosacáridos que mejora el tránsito intestinal.

Ciudad de México, 5 de junio (SinEmbargo).- La alimentación es uno de los temas más importantes para la salud e integrar a nuestras comidas alimentos que proporcionen vitaminas, minerales, proteínas y carbohidratos, en la medida que el cuerpo lo necesite, llevará a un equilibrio que se traducirá en un estado saludable con un sistema inmunológico fuerte. La situación actual provocada por la COVID-19 ha llevado a poner mayor atención a lo qué se come, en especial en México, de acuerdo con Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la obesidad en el país es un problema grave que afecta la esperanza de vida de sus habitantes.

Existe variedad de alimentos sanos para incluir a la dieta diaria pero pocas veces se conoce qué aporta cada uno de estos y cómo beneficia a la salud, por lo que en esta ocasión consultamos al Mtro. Esau Espinosa Velázquez, nutriólogo clínico, para conocer las propiedades y nutrientes del plátano, una fruta que puede encontrarse en el tianguis o el super mercado.

¿QUÉ ES EL PLÁTANO?

De acuerdo con El Poder del Consumidor, la palabra plátano viene del latín platanus y es el fruto una planta que pertenece a la familia de Musaceae. Existen variedades de plátano en México, como: macho, dominico, manzano, tabasco, morado y verde maduro.

El plátano se cultiva en países con clima tropical, se pueden cosechar todo el año; su origen se encuentra en Asia meridional y llegó a América en 1516, pero su cultivo comercial inició a principios del siglo XX.

El plátano aporta vitaminas como B6, ácido fólico y vitamina C. Foto: Shutterstock

NUTRIENTES Y BENEFICIOS

Al hablar de los nutrientes que aporta el plátano lo primero que aparece es el potasio, este mineral además de ayudar a prevenir calambres musculares, también previene las enfermedades cardiovasculares. De acuerdo con El Poder del Consumidor, un plátano tabasco mediano contiene alrededor de 16 por ciento del potasio que se requiere al día, pero esta fruta también aporta magnesio y fósforo.

“Tiene un aporte de vitaminas como B6, ácido fólico y vitamina C; así también un aporte de minerales en mayor proporción como potasio (10 por ciento ‘RDA’ ingesta dietética recomendada en sus siglas en ingles), magnesio (10 por ciento) y en menor proporción fósforo (4 por ciento), zinc (1.5 por ciento), calcio (0.9 por ciento)”, dijo a Mundano el Mtro. Esau Espinosa.

El plátano es una fruta que suele asociarse al ejercicio y suele integrarse en la dieta de los deportistas ya sea para antes o después de sus entrenamientos. “Es muy común ocuparlo en el área deportiva ya que da un buen aporte de calorías en carbohidratos que suelen digerirse muy bien para proveer energía y se puede ocupar pre entrenamiento con 30 minutos de antelación o en su defecto se hizo popular en carreras de atletismo como colación para la recuperación al finalizar la competencia deportiva”, señaló el especialista.

Es común integrar el plátano en la dieta de los deportistas. Foto: EFE

“El aporte de minerales como el potasio, ayuda a la contracción muscular pero hay que estar reponiéndolo porque existe una pérdida a través del sudor, así como, funciones de neurotransmisores como serotonina, norepinefrina, dopamina que ayudarán a lidiar contra el estrés fisiológico del entrenamiento”.

MITOS Y REALIDADES

Existen algunas ideas relacionadas al plátano de las que es bueno conocer si son ciertas o no, a continuación te presentamos dos muy populares:

Las personas con diabetes no pueden comer plátano.

Es un gran mito que las personas que tienen diabetes deben eliminar o evitar el consumo de plátano, uvas, mango, higos, peras, etc. Sin embargo, la clave está en la CANTIDAD y no en el tipo de fruta. En conclusión, se puede consumir este tipo de fruta con moderación y si existe alguna duda de la cantidad de la misma debe acercarse con un nutriólogo, teniendo asesoría de sus porciones y controlada la glucosa evitará complicaciones de la misma”, señaló Espinosa Velázquez.

-El plátano mejora la presión arterial.

El especialista en nutrición clínica explicó que cuando una persona se le recomienda el tratamiento con antihipertensivos, que ayudan a regular los niveles de presión arterial, se “genera un efecto diurético, ya que sirven para aumentar la producción y el volumen de la orina lo que evita retención de líquidos disminuyendo la carga de trabajo al corazón, sin embargo, el efecto negativo ante este resultado se llega a forzar la eliminación de potasio a través de la orina en cantidades superiores a lo normal, esta carencia puede provocar debilidad, sed, taquicardia y falta de apetito”.

Tras la explicación del especialista se entiende que el plátano sí ayuda cuando se está en tratamiento con antihipertensivos ya que aporta potasio y esto aporta para contrarrestar el efecto negativo de los medicamentos.

La fibra que contiene el plátano se conoce como fructo-oligosacáridos. Foto: Pixabay

CÓMO INCLUIR PLÁTANO EN LA ALIMENTACIÓN

Existen diversas opciones para incluir al plátano en la alimentación diaria y muchas veces suele limitarse a la idea de comerlo solo. El Mtro. Esau Espinosa Velázquez compartió con los lectores de Mundano tres opciones para integrarlo en alguna de las comidas del día:

-El plátano puede ir en el clásico licuado mañanero de cualquier niño en edad escolar o adolescencia donde se puede incluir un aporte de fibra extra como 1 cucharadita de linaza en polvo más 2 a 3 cucharadas de avena y si se requiere endulzar sea con algún sustituto de azúcar para evitar azucares añadidos.

-En un postre: 1 pieza plátano rebanado con ½ taza yogur natural griego más 1 cucharadita de chía, sirviendo frío seguro se disfrutará mejor.

-Para pecar sanamente: hotcakes con 4 claras huevo, ½ taza hojuelas avena, ½ pieza de plátano, stevia, esto licuar y la mezcla ponerla al sartén con aceite en aerosol de coco, en 5 minutos estarán listos.