Desde el 23 de marzo los templos de Saltillo cerraron sus puertas. Además, fueron suspendidas las homilías de culto público.

Por Christian Martínez

Coahuila, 5 de junio (Vanguardia).- Vecinos de la privada “Miguel Ramos Arizpe”, ubicada en la calle del mismo nombre, en el Centro Histórico, señalaron a Vanguardia que a diario a las 10:00 y a las 19:00 horas se puede observar la llegada de personas a una de las casas de este sector, para realizar misas en plena pandemia a causa de la COVID-19 y a pesar de las restricciones.

Los quejosos afirman que a la casa acuden grupos numerosos de personas ajenas a la privada. Los fines de semana, hasta altas horas de la noche, siempre están con bocinas, con música a volúmenes muy altos, lo que aparte de incomodar a los vecinos por los posibles contagios de coronavirus, les molesta porque trastocan la tranquilidad.

La mayoría de los vecinos son personas de la tercera edad.

Esta casa está bajo el resguardo de las Siervas Eucarísticas del Sagrado Corazón; las religiosas explicaron que no se trata de misas clandestinas, sino de las trasmisiones en vivo por redes sociales de la Eucaristía que realiza todos los días el sacerdote Vicente Eleamar, de la parroquia de la Sagrada Familia.

Explicaron que al lugar sí llegan personas de otras partes de la ciudad, quienes pertenecen al coro del templo en mención y acuden a participar de la Eucaristía.

México contabiliza más de 12 mil muertes. Hay 18 mil 377 casos activos. Foto: Cuartoscuro.

El sábado 30 de mayo asistieron varios músicos a participar de la misa, por lo cual los vecinos se quejaron.

No es la primera vez que estas religiosas entran en conflicto con los vecinos por realizar estas actividades, sino que se trata de un problema de hace tiempo.

El pasado 23 de mayo, la Diócesis de Saltillo emitió un protocolo de 20 puntos para la reapertura de iglesias, aún sin fecha definida para su aplicación.

El documento destaca que habrá sana distancia en el templo y misas con un máximo de duración de 45 minutos, además de aplicar todas las medidas de higiene y sanitización de espacios; la recomendación es que mujeres embarazadas y personas que pertenecen a grupos de riesgo vean transmisiones de la misa por redes sociales.

¿LO RECUERDA?

A partir del 23 de marzo los templos de Saltillo cerraron sus puertas. Además, fueron suspendidas las homilías de culto público.

Sin embargo, los sacerdotes pueden celebrar la Eucaristía de manera privada.

Los templos de San Juan Nepomuceno, San Francisco de Asís, San Esteban, Nuestra Señora del Sagrado Corazón, en la colonia Virreyes, y la capilla de Santa María Reina de los Apóstoles, han tenido actividades grupales pese a estar prohibido por el obispo Raúl Vera.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE VANGUARDIA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.