Los jugadores exigieron a la NFL condenar el “racismo y la opresión sistémica de las personas afroestadounidenses… Nosotros, la National Football League, admitimos nuestra equivocación de acallar a nuestros jugadores por protestar pacíficamente… Nosotros, la National Football League, creemos que las vidas de las personas afroestadounidenses importan”.

NUEVA YORK, 5 de junio (AP) — Patrick Mahomes, Saquon Barkley y Michael Thomas figuran entre más de una docena de astros de la NFL que se unieron para enviar a la liga un fervoroso mensaje en video sobre la desigualdad racial.

El video de 70 segundos fue difundido en las plataformas de internet el jueves en la noche e incluye a Odell Beckham Jr., Deshaun Watson, Ezekiel Elliott, Jamal Adams, Stephon Gilmore y DeAndre Hopkins, entre otros.

Thomas, receptor de los Saints de Nueva Orleans y líder en recepciones en las últimas dos campañas en la liga, da inicio al video con la declaración: “Han pasado 10 días desde el brutal asesinato de George Floyd”. Después los jugadores preguntan en turnos “¿y si yo hubiera sido George Floyd?”

Los jugadores recitan además los nombres de hombres y mujeres afroestadounidenses que han sido muertos, entre ellos Floyd, Breonna Taylor, Ahmaud Arbery y Eric Garner.

“Yo SOY George Floyd”, dice Hopkins.

Sigue Adams con : “Yo SOY Breonna Tayor”.

El video termina con una advertencia de los jugadores: “no habrán de amordazarnos”.

Exigen a la NFL condenar el “racismo y la opresión sistémica de las personas afroestadounidenses… Nosotros, la National Football League, admitimos nuestra equivocación de acallar a nuestros jugadores por protestar pacíficamente… Nosotros, la National Football League, creemos que las vidas de las personas afroestadounidenses importan”.

Durante la campaña de 2016, Colin Kaepernick encabezó una protesta contra la brutalidad policial y la desigualdad racial, al poner una rodilla en tierra mientras se interpretaba el Himno Nacional antes de los partidos de la NFL. Varios compañeros de Kaepernick en los 49ers de San Francisco e incluso jugadores de otros equipos se unieron a esa protestas, criticada por el presidente estadounidense Donald Trump.

Al año siguiente, Kaepernick optó por la rescisión de su contrato antes de que lo dieran de baja, y no ha firmado con ningún equipo desde entonces.