La autora afronta al reto lingüístico y literario de escribir una obra poética de 687 versos endecasílabos en busca de “abrazar como enredadera” y humanizar la piedra monumento del Nobel mexicano.

Ciudad de México, 5 de junio (SinEmbargo).– Apropiación, reflejo, juego de espejos, diálogo, contrapoema, osadía…, esto y más se ha escrito sobre esta poética respuesta en voz femenina al monumental poema de Octavio Paz, Piedra de Sol. La autora afronta al reto lingüístico y literario de escribir una obra poética de 687 versos endecasílabos en busca de “abrazar como enredadera” y humanizar la piedra monumento del Nobel mexicano. “Quiero abrir el diálogo y la discusión hurgando en la apropiación del poema de Paz: romper la piedra hasta expandir el fuego contenido, volviendo ese sol, la poesía, accesible a la naturaleza de todos los seres humanos”, dice la autora en el largo ensayo complementario de su poema, un enriquecedor Delta de sol.

Lucía María Treviño. Mexicali en 1983. Es editora y tallerista. Ha publicado en diversos medios como Tierra Adentro. Delta de sol, es su ópera prima. Sus lecturas de Sor Juana Inés de la Cruz y el trabajo de edición con la escritora Sara Uribe, inspiraron su escritura. Ha impartido clases de arte y literatura. Editora en Dharma Books + Publishing.

Lucía María Treviño / Dharma books, 2020.

Delta del Sol. Foto: Especial