Pese a que el Instituto para la Protección del Ahorro Bancario (IPAB) es un organismo que debe devolver los ahorros y depósitos a los usuarios, el PRD dará seguimiento para verificar que se lleven a cabo los procedimientos adecuados y los afectados puedan ser compensados, pues actualmente el portal de pagos del IPAB está saturado y reporta fallas en su sistema.

Ciudad de México, 5 de junio (SinEmbargo).- El Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Senado de la República informó que dará asesoría legal y financiera gratuita a las y los clientes del Banco del Ahorro Famsa, después de su quiera, con el fin de que puedan recibir sus ahorros de manera segura.

A través de un comunicado, el partido político detalló que el dirigente nacional, Ángel Ávila Romero, y la coordinadora y el coordinador de los Grupos Parlamentarios del PRD, Verónica Juárez Piña y Miguel Ángel Mancera, junto con el economista Mario Di Constanzo, emprendieron una iniciativa de apoyo legal y financiero a los 580 mil afectados del Banco de Ahorro Famsa.

“Esto luego de que se anunciara el quiebre de la institución y la liquidación debido a diveras irregularidades e incumplimientos en la normativa bancaria. La iniciativa ofrece asesoría fratuita sobre los procedimientos a seguir para que los cuentahabientes puedan recibir sus ahorros de manera segura y con total certidumbre”, explicó el PRD.

La asesoría que el PRD busca dar, se brindará a través de las cuentas del partido @PRDMéxico y @DIputadosPRD64 en Twitter; Partido de la Revolución Democrática y DiputadosPRD64 en Facebook y al correo [email protected]

Pese a que el Instituto para la Protección del Ahorro Bancario (IPAB) es un organismo que debe devolver los ahorros y depósitos a los usuarios, el PRD dará seguimiento para verificar que se lleven a cabo los procedimientos adecuados y los afectados puedan ser compensados, pues actualmente el portal de pagos del IPAB está saturado y reporta fallas en su sistema.

El PRD lamentó que los clientes que han acudido a los bancos de Famsa no se les haya atendido, y que actualmente diversas sucursales han cerrado, situaciones que han llevado a la incertidumbre a los usuarios afectados.

Además, el partido consideró que el IPAB debe de garantizar el pago quincenal de los trabajadores de más de las 300 sucursales del Grupo Famsa, distribuidas en 26 entidades del país. Hasta el momento, los trabajadores no han recibido respuestas por parte del Instituto para la Protección del Ahorro Bancario.