Grupo México, la empresa del multimillonario Germán Larrea Mota-Velasco, considerado el segundo hombre más rico de México, es también una de las que más denuncias han sumado en las últimas décadas en el país tanto por las malas condiciones laborales en las que mantiene a sus trabajadores, especialmente en su negocio de minería donde se han reportado decenas de muertes y accidentes, así como por la contaminación que ha esparcido en las zonas donde opera.

En México, sin embargo, al evasivo magnate y a su firma no se les ha tocado un pelo debido, coinciden analistas financieros, a sus fuertes alianzas con el poder político. Sin embargo, en el extranjero, donde Grupo México desarrolla operaciones mineras, está en la mira por sus acciones de corrupción y violaciones a distintas reglas locales, incluyendo las de sus procedimientos de contratación de personal y de allegarse licitaciones.

Ayer, el Consejo de Gobierno de Andalucía, en España, cesó a la directora general de Industria, Energía y Minas, María José Asensio Coto, imputada la semana pasada por prevaricación. Con ella suman siete los implicados en el caso de corrupción por la concesión de la mina de Aznalcóllar, situada en Sevilla, al consorcio de Larrea Mota-Velasco.

El 19 de mayo pasado, el diario El Mundo publicó que el Gobierno de Andalucía adjudicó los derechos de explotación de la mina de Aznalcóllar al consorcio conformado por Minorbis (filial de Magtel) y Grupo México, a pesar de que en el proyecto ganador podía haber documentos falsificados. En concreto, los escritos con los que la adjudicataria acreditó su alianza con la multinacional mexicana que debía aportar la experiencia y la capacidad de la que la empresa española carece.

De acuerdo con la prensa española, Grupo Magtel recibió de la minera del segundo hombre más rico de México, un millón de euros para que interviniera a su favor en el concurso de adjudicación.

Ante la situación, la magistrada Patricia Fernández paralizó la concesión ante la denuncia interpuesta por Emerita Resources, la otra empresa que concursaba para la adjudicación de la mina. Desde el 13 de mayo, se investigaba “prevaricación, cohecho, tráfico de influencias y negociación ilegal”. Pero apenas la semana pasada la juez imputó a siete personas por el delito, entre ellas a María José Asensio que ayer fue cesada por el Consejo de Gobierno.

Ayer también, en una situación completamente distinta, y a unas horas de cumplirse un año del derrame de 40 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico en el Río Sonora por parte de la mina Buenavista del Cobre, propiedad del consorcio de Germán Larrea, Grupo México ha mentido a la población sobre el estado de la reparación, solapado por omisión por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), denunció la organización Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER).

La ONG internacional realizó una investigación a través de transparencia en donde encontró que la mina Buenavista del Cobre incumplió la Ley al avisar dos días después del derrame a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), sin que la autoridad hiciera absolutamente nada para sancionarla.

Julieta Lambert, investigadora de PODER, informó que a un año del derrame Buenavista del Cobre no se cuenta con un Plan de Remediación Ambiental Integral que abarque todo el terreno afectado y que sea aprobado por la Semarnat.

Contrario a lo que han declarado a SinEmbargo autoridades de la Profepa, la empresa propiedad de Germán Larrea sólo ha entregado, hasta julio de 2015, el plan que corresponde a la Zona uno, a 30 kilómetros a la redonda, cuando son cinco zonas.

“A 12 meses del derrame, tanto el gobierno federal y Buenavista del Cobre han sido omisos en la remediación: el Gobierno federal omiso en la atención y Grupo México ha estado mintiendo a la población de que el río está limpio y que el problema se solucionó”, dijo el martes Lambert.

Mañana 6 de agosto se cumplirá un año del derrame que fue calificado por el propio Gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto como “el peor” de la historia de la minería en México. Por 12 meses, la empresa de Larrea ha permanecido impune en un país donde las autoridades muestran un día y otro también que el crimen sí paga y a la decencia hay que atacarla, porque esa estorba… no sirve si de amasar fortunas a la mala se trata.