Desde el pasado 30 de julio se han reportado las muertes de Rogelio Barragán Pérez en Morelos; Edgar Alberto Nava López, en Guerrero, y Jorge Celestino Ruiz Vázquez, en Veracruz, además de un ataque en contra de las instalaciones de El Monitor de Parral, en el que afortunadamente no se reportaron víctimas mortales.

Ciudad de México, 5 de agosto (SinEmbargo).- La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó los asesinatos de tres periodistas mexicanos que fueron ultimados en la última semana en distintas entidades de la República Mexicana, e hizo un llamado para que estos crímenes sean investigados exhaustivamente con el fin de castigara los culpables.

Desde el pasado 30 de julio se han reportado las muertes de Rogelio Barragán Pérez en Morelos; Edgar Alberto Nava López, en Guerrero, y Jorge Celestino Ruiz Vázquez, en Veracruz, además de un ataque en contra de las instalaciones de El Monitor de Parral, en el que afortunadamente no se reportaron víctimas mortales.

En un comunicado, la ONU-DH hizo un llamado a las autoridades mexicanas para que de realice una investigación exhaustiva por estos hechos, en la que deberán incluir la labor periodística de las víctima, además de tomar en cuenta amenazas y ataques que se hayan producido en su contra previamente y que fueron denunciados.

Jan Jarab, representante en México de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, afirmó que la situación de periodistas y defensores de derechos humanos en México continúa siendo muy preocupante.

 “Por un lado, valoramos los esfuerzos de fortalecimiento del mecanismo de protección, nuestra Oficina apoyó con un diagnóstico. Por otro lado, consideramos que otras acciones son igualmente necesarias, fundamentalmente en el ámbito de la lucha contra la impunidad. Poner fin a ésta será la mejor medida de prevención de agresiones y de protección de quienes se dedican al ejercicio de la actividad periodística”, aseveró.

La ONU-DH también expresó sus condolencias y solidaridad con las familias, colegas y amistades de Rogelio Barragán Pérez, Edgar Alberto Nava y Jorge Celestino Ruiz, al tiempo que hizo un llamado a las autoridades a adoptar las medidas de protección y atención necesarias en cada caso.

Rogelio Barragán Pérez, colaborador del medio Guerrero al Instante, fue localizado sin vida el pasado 30 de julio en el municipio de Zacatepec, en el Estado de Morelos.

 Edgar Alberto Nava López fue director el medio digital La Verdad de Zihuatanejo, además de desempeñarse como funcionario del Gobierno municipal. Presuntamente recibió amenazas en su contra previamente por su labor periodística.

Jorge Celestino Ruiz Vázquez, era colaborador para el diario El Gráfico, en Xalapa, Veracruz, y fue asesinado el pasado 2 de agosto en Actopan, Veracruz. Ruiz había denunciado con anterioridad ataques y amenazas en su contra ante la fiscalía estatal, por lo que contaba con medidas de protección otorgadas por las autoridades estatales.

Con la muerte de estos tres periodistas suman 10 asesinatos de comunicadores en lo que va del 2019, de acuerdo con cifras de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humano; mientras, en 2018 se reportaron al menos 12 periodistas asesinados y uno más desaparecido.

A estas muertes se suma el atentado perpetrado en contra de El Monitor de Parral el pasado 31 de julio, medio que decidió dejar de publicar información relacionada con seguridad o crimen, lo cual demuestra el efecto que este tipo de agresiones tiene sobre la libertad de expresión y sobre el derecho de la sociedad a acceder a información.