La organización insta al Gobierno a asignar “urgentemente” fondos y recursos para que en los centros de salud se asegure “la mejor calidad de atención posible”.

Budapest, 5 de agosto (EFE).- La ONG Human Rights Watch (HRW) denunció este miércoles las “malas condiciones” que ha encontrado en hospitales de Hungría, y alertó a este país de que debería aumentar sus gastos en sanidad para hacer frente a los retos de la pandemia del coronavirus.

“La negligencia del Gobierno ha dejado al sistema público de salud húngaro poco preparado para manejar la pandemia de la COVID-19“, señala la organización defensora de los derechos humanos en un comunicado.

La nota alude a investigaciones de sus expertos que han dejado de manifiesto, entre otros, falta de jabón y de desinfectantes, así como de equipos de protección para los trabajadores en los centros hospitalarios del país magiar.

Estos fallos en el sistema sanitario “ponen en peligro la vida” de pacientes, señala el comunicado publicado hoy en Budapest.

“La gente no debería tener miedo al ir a un hospital de que allí se enfermará”, subraya Tom Porteous, subdirector del programa en HRW, en la nota.

Aunque HRW reconoce que Hungría ha estado hasta ahora menos afectada por la pandemia que otros países europeos, recuerda que el virus no ha desaparecido y por ello las autoridades húngaras deben iniciar urgentes reformas para proteger a los pacientes y empleados de los hospitales.

La organización también considera que las estadísticas y otras informaciones sobre la situación epidemiológica hechas públicas hasta ahora en el país centroeuropeo no son adecuadas.

Según los datos oficiales, Hungría ha confirmado hasta ahora 4 mil 553 contagios por coronavirus, que causó la muerte de 598 personas.

Hasta el 25 por ciento de esas infecciones y muertes se han producido en hospitales y centros de mayores, mientras que casi el 15 por ciento de los contagiados fueron trabajadores de la salud.

Durante los 10 años que lleva en el poder el conservador partido Fidesz del Primer Ministro, el nacionalista Viktor Orbán, “la salud pública no ha sido una prioridad, con un gasto inferior al 5 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB)”, claramente inferior a la media de la Unión Europea (UE), de casi el 8 por ciento, resalta HRW.

La organización insta al Gobierno a asignar “urgentemente” fondos y recursos para que en los centros de salud se asegure “la mejor calidad de atención posible”, y a que publique “de una manera regular y transparente” los datos sobre contagios y muertes.

Por su parte, el Secretario de Estado del Ministerio de Finanzas, András Tállai, informó de que el Gobierno húngaro ha designado más de 26 mil millones de euros para financiar medidas contra los efectos del coronavirus.

Según Tállai, Hungría es uno de los países que mejor se ha defendido hasta ahora de la pandemia, tanto en la salud pública como en sus efectos económicos.