J&J está actualmente ejecutando pruebas en fase temprana en humanos de su vacuna contra el nuevo coronavirus y se espera que a partir de septiembre comience la fase tardía.

Nueva York, 5 de agosto (EFE).- La farmacéutica Johnson and Johnson (J&J) y el Gobierno de Estados Unidos firmaron este miércoles un acuerdo por valor de 1 mil millones de dólares por el que la empresa se compromete a manufacturar hasta 100 millones de dosis de su potencial vacuna contra la COVID-19 y con opción de ampliar a 200 millones más si fuese necesario.

J&J está actualmente ejecutando pruebas en fase temprana en humanos de su vacuna contra el nuevo coronavirus y se espera que a partir de septiembre comience la fase tardía.

“El equipo global de expertos de Johnson & Johnson ha trabajado incansablemente para buscar una vacuna contra el SARS-CoV-2 que pueda ayudar a detener la propagación de la COVID-19. Apreciamos enormemente la confianza y el apoyo del gobierno de Estados Unidos en nuestra plataforma y esfuerzos de investigación y desarrollo así como en la escalabilidad de nuestra tecnología de vacunas”, resaltó el vicepresidente ejecutivo de la empresa, Paul Stoffels.

Laboratorios y universidades del mundo están en carrera para producir una vacuna que contrarreste al nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

Laboratorios y universidades del mundo están en carrera para producir una vacuna que contrarreste al nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Foto: Javier Etxezarreta, EFE

Agregó además que están trabajando en ampliar la producción para llegar tanto a Estados Unidos como al resto del mundo con una vacuna “de uso de emergencia”.

Johnson and Johnson es una de las farmacéuticas con las que el Gobierno federal ha alcanzado a un acuerdo de estas características y se suma a otras como Sanofi, GlaxoSmithKline o Pfizer, que también han firmado contratos similares para manufacturar millones de sus vacunas si se demuestran efectivas.

Según apuntó J&J en la nota, están trabajando “diligentemente” para garantizar un acceso amplio y global a su vacuna una vez su uso sea aprobado por las autoridades regulatorias, ya que su objetivo es, según apuntan, suministrar más de mil millones de dosis en todo el mundo a lo largo de 2021.

Una persona recibe una vacuna contra la gripe.

Una persona recibe una vacuna contra la gripe. Foto: Sebastien Nogier, EFE

La compañía explicó además que el programa de vacuna contra el SARS-CoV-2 está utilizando la tecnología AdVac de Janssen, que es la misma que se utilizó para desarrollar la del ébola y para construir sus vacunas contra el VIH, el VRS y el Zika.