El CPJ y la Unesco exigen a las autoridades que se investigue el asesinato del periodista mexicano Pablo Morrugares y que se haga justicia.

Nueva York, 5 de agosto (EFE).- El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) demandó este miércoles justicia por el asesinato del periodista mexicano Pablo Morrugares, que estaba bajo un programa de protección gubernamental tras recibir amenazas, y exigió a las autoridades que hagan todo lo posible para terminar con la impunidad en los ataques a la prensa en el país.

“Estamos conmocionados de que periodistas mexicanos estén siendo asesinados mientras están supuestamente bajo protección federal”, señaló en un comunicado el representante del CPJ para México, Jan-Albert Hootsen.

La organización con sede en Nueva York subrayó que “las autoridades tienen que hacer todo lo posible para acabar con esta inmunidad en ataques a la prensa, llevar a los culpables del asesinato de Pablo Morrugares ante la Justicia y garantizar la seguridad de todos los reporteros que se han comprometido a proteger”.

Morrugares, que formaba parte de un programa de protección gubernamental para reporteros amenazados, fue asesinado a balazos en la madrugada del pasado domingo junto a su escolta en el sureño estado de Guerrero.

La Fiscalía General de Guerrero anunció en un breve comunicado la apertura de una investigación por el homicidio ocurrido en Iguala, ciudad conocida por la desaparición en 2014 de 43 estudiantes de Ayotzinapa.

El Ministerio Público detalló que el suceso ocurrió en un bar donde “llegaron los ocupantes de un vehículo y dispararon en el lugar”, matando al periodista y al policía estatal que lo acompañaba.

Las autoridades recabaron 55 cartuchos de balas de fusil tras el ataque.

El periodista era director del portal de noticias PM Noticias, difundido a través de Facebook y desde 2016, tras recibir amenazas de muerte, contaba con medidas de previstas en el Mecanismo de Protección a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos.

Por su parte la Unesco condenó este miércoles el doble asesinato del periodista mexicano Pablo Morrugares y de su escolta policial y pidió que se investigue el crimen y se juzgue a sus responsables.

“Hago un llamamiento a las autoridades para que investiguen este despiadado crimen y lleven a sus autores ante la justicia”, indicó en un comunicado la directora general de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Audrey Azoulay.

Subrayó que “debe respetarse el estado de derecho para poner fin al uso de la violencia como censura por parte de los criminales y proteger la libertad de prensa, la libertad de expresión y el acceso a la información”.

Morrugares fue asesinado a tiros junto a su escolta en la madrugada del domingo en un bar de Iguala, ciudad del estado meridional de Guerrero conocida por la desaparición en 2014 de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

El periodista era director del portal informativo PM Noticias, difundido a través de Facebook, y desde 2016 formaba parte de un mecanismo gubernamental de protección a reporteros amenazados de muerte.