RESEÑA | Los “daños colaterales” son la materia prima de Perorata, último libro de Luis Felipe Lomelí

05/10/2019 - 12:00 am

Con Perorata, Lomelí nos sitia, nos lleva al encuentro cara a cara con uno de los miedos que acaso más experimentamos en este país que se ha convertido en un pastiche de Tiempos violentos: el miedo a la pérdida de nuestros seres amados a manos del crimen organizado.

Por Diana Ramírez Luna

Ciudad de México, 5 de octubre (SinEmbargo).- Las páginas de Perorata, Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen, de Luis Felipe Lomelí (físico, maestro en Ecología y doctor en Ciencia y Cultura) son el alojo de la muerte, el trozo de papel donde la angustia y el dolor hallan descanso, pero sobre todo, el dolor de aquellos que hace un par de sexenios, Felipe Calderón llamó “daños colaterales”.

Porque justamente ésos, que para aquel gobierno panista eran un mal necesario, son la materia prima de este conjunto de cuentos que, si bien a priori podríamos decir que giran en torno a la violencia, tienen su verdadera esencia en la captación y el reflejo de la capacidad humana para asumir el dolor y convertirlo en cualquier otra cosa o en nada, así como de las diversas maneras en que éste puede manifestarse.

Con Perorata, Lomelí nos sitia, nos lleva al encuentro cara a cara con uno de los miedos que acaso más experimentamos en este país que se ha convertido en un pastiche de Tiempos violentos: el miedo a la pérdida de nuestros seres amados a manos del crimen organizado.

El retrato de la constante lucha contra el dolor de no poder enterrar a nuestros muertos, el amor incondicional y la pugna contra el olvido de los vivos, provocaron que “Arandas” se convirtiera en uno de mis cuentos favoritos junto con “Luces”, en donde somos partícipes de que el sufrimiento ante la muerte de un amigo siempre es el mismo, vengamos de donde vengamos, seamos quienes seamos.

Pero también la locura juega un papel fundamental cuando de la muerte de un hijo se trata o del recuerdo latente, impermeable y constante de un asesinato cometido ante nosotros. La figura de los niños también tiene presencia, acaso como un atisbo de esperanza, como una posibilidad de futuro o como una metáfora de la piedad que mata.

Sin duda, se trata de un libro inclemente y cruel, y por ello, profundamente humano, pues irremediablemente nos deja pensando que seguir con nuestras vidas en este país es ya un milagro.

Editado por Casa Editorial Abismos, Perorata se encuentra disponible en iBook y en impreso, tanto en Amazon y Kichink como en librerías El Sótano.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas