Académicos, ex diputados y sociedad civil convocan al Gobierno federal a abrir el diálogo para legalizar y despenalizar el uso de la mariguana tanto para fines médicos como recreativos.

unnamed

Por Juliana Fregoso y David Martínez Huerta

Ciudad de México, 5 de noviembre (SinEmbargo).– La aprobación por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) del consumo recreativo de la mariguana para uso lúdico a cuatro personas, no sienta jurisprudencia ni tampoco significa que en México se haya despenalizado. Expertos explicaron que este es sólo un pequeño paso para abrir el gran debate que permita su uso generalizado para fines médicos y recreativos.

Según explicaron abogados y académicos, lo que aprobó ayer la Corte fue una “tesis aislada” que sólo permite la siembra y el consumo a las cuatro personas incluidas en el amparo, pues para que su uso sea generalizado es necesario aplicar una reforma a la Ley General de Salud –que considera que una persona puede cargar 5 gramos sin ser criminalizada- para que sea despenalizada.

“Lo que los ministros aprobaron no es la legalización de la mariguana, pero están dando un paso muy relevante para un debate que está atorado en México”, señaló Gerardo Rodríguez Sánchez de Lara, coordinador académico del Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia de la Universidad de las Américas de Puebla (UDLAP).

“La resolución es muy acotada, todavía no tiene efectos generales por lo que es conservadora y eso habla, que seguramente hubo un diálogo entre el Ejecutivo y el Poder Judicial en esta materia, ni el Ejecutivo ni el Legislativo están preparados todavía para legislar el consumo recreativo y de salud, de uso farmacéutico de la mariguana, este tema no está aterrizado, sólo es el amparo a esta organización, pero esta decisión va a ser súper poderosa”, consideró.

Para que la medida siente jurisprudencia, según explicaron abogados y la Presidencia de la República, son necesarias cinco resoluciones en el mismo sentido, por lo que hasta ahora, la siembra para consumo personal, la posesión de un gramaje superior al que contempla la ley y la comercialización “siguen prohibidos”, explicó Humberto Castillejos Cervantes, consejero jurídico de la Presidencia de la República.

Por su parte, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, afirmó que “esto no significa que esto dé libertad de comercialización, al consumo y a la legalización del consumo de la marihuana”, expresó el primer mandatario.

Dijo que los efectos de este fallo son particularmente para quienes invocaron la protección de la justicia.

“Pero no abre, de ninguna manera, ni significa legalizar el consumo de la marihuana, ni significa la comercialización, ni trasiego de la misma”.

“No se legaliza la mariguana”, refrendó el Vocero del Gobierno de la República, Eduardo Sánchez Hernández.

“El amparo resuelto hoy [ayer] por la SCJN, no significa que cualquier ciudadano pueda sembrar mariguana para su consumo”, abundó.

Ayer, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) aprobó con cuatro votos a favor y uno en contra el consumo recreativo de la mariguana. La medida fue avalada por los ministros Arturo Zaldívar, Olga Sánchez Cordero, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y José Ramón Cossío Díaz; sólo el Ministro Jorge Mario Pardo la rechazó.

EL CASO DE GRACE

PROMO-GRACE

Francisco Torres Landa y otras cuatro personas crearon la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART), para impugnar cinco artículos de la Ley General de Salud y pedir autorización para sembrar, producir y consumir mariguana sin fines de lucro a la Comisión Federal contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

En su proyecto, Zaldívar estaba a favor de otorgar el amparo a los cuatro fundadores de SMART, al declarar inconstitucionales cinco artículos de la Ley General de Salud que prohíben actividades relacionadas con el consumo personal de la mariguana con fines recreativos, como sembrar, preparar, poseer y transportar.

Armando Santa Cruz, director general de Pochteca, empresa dedicada a la fabricación y comercialización de productos químicos con entregas en México, Centroamérica y Brasil y uno de los cuatro integrantes de la agrupación, señaló en conferencia de prensa que esta resolución muestra la necesidad de bajar la política de drogas a todo el país.

“Es importante resaltar que la SCJN abre un respeto a los derechos humanos, el Ministro Saldívar tuvo la entereza en enfrentar el problema cuando las autoridades del país no supieron hacerlo; no se puede ignorar que detrás de este problema está el uso de la mariguana medicinal y el caso de una niña de 8 años cumplió una función muy importante”, dijo refiriéndose al caso de Grace Elizalde, la pequeña que consiguió que el gobierno mexicana autorizará la importación de aceite de mariguana para tratar su epilepsia.

“Cuando la Corte reconoce este derecho individual de las personas a autoproveerse de mariguana, vendrán más amparos. Yo te adelanto que me voy a amparar para buscar generar jurisprudencia, pero al margen de ampararse, el Congreso tiene el balón en su cancha, y yo espero que tengan el valor para quitarle el mercado al narcotráfico y eso significa regular”, dijo por su parte el ex Diputado Federal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Fernando Belaunzarán Méndez, uno de los principales impulsores de la legalización de la cannabis.

Alfredo Nateras Domínguez, profesor – investigador del Departamento de Sociología de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa, consideró que el tema tiene que ver con las garantías individuales, particularmente con el derecho de las personas a decidir si la consumen o no, y se refirió a la Encuesta Nacional de Adicciones de 2011, según la cual, del total de las drogas ilegales, la mariguana es la que más se consume (80 a 85 por ciento) y quienes más lo hacen son los jóvenes.

Destacó la necesidad de recuperar tanto el derecho ciudadano de consumirla o no, como el uso medicinal, una vez que se ha visto su efecto benéfico para disminuir el dolor en pacientes reumáticos y con cáncer, así como en casos de epilepsia.

Nateras Domínguez dijo que “sí es posible hacer un consumo responsable de la marihuana; un ciudadano, un adulto, tiene el derecho de decidir qué es lo que consume y que no, y creo que es ahí donde está la discusión”.

Una de las voces que ya se ha manifestado al respecto es la del Jefe de Gobierno de la ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, quien señaló recientemente que el Distrito Federal está listo para el uso medicinal de la planta.

“La Ciudad de México estaría lista para trabajar y ya tiene un esquema donde pudiera operar desde la capital en la parte médica”, dijo Mancera Espinosa en octubre pasado.

El académico comentó que la determinación de la Corte será en términos jurídicos, pero reconoció que el debate tiene lugar también a nivel político y, en ese sentido, va el pronunciamiento de Miguel Ángel Mancera, lo que resulta relevante porque también “es necesaria la voluntad política” en el contexto de una sociedad conservadora, donde casi 67 por ciento de la población no está de acuerdo con la despenalización de la mariguana para uso recreativo.

En el terreno de lo político “es necesario sensibilizar a la población sobre los beneficios, a nivel individual y colectivo, que la sociedad tendría con la despenalización”, subrayó.

LA LEGALIZACIÓN Y EL NARCO

 La Suprema Corte de Justicia de la Nación concedió un amparo a cuatro mexicanos para permitirles el cultivo y consumo de marihuana con fines recreativos. En la imagen, los ministros José Ramón Cossío y Arturo Zaldívar, éste último fue quien elaboró el proyecto. Foto: Cuartoscuro FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO.COM

La Suprema Corte de Justicia de la Nación concedió un amparo a cuatro mexicanos para permitirles el cultivo y consumo de mariguana con fines recreativos. En la imagen, los ministros José Ramón Cossío y Arturo Zaldívar, éste último fue quien elaboró el proyecto. Foto: Cuartoscuro 

Como Colombia, México ha sido víctima de guerra contra las drogas, con un saldo de 26 mil desaparecidos –oficialmente- y más de 150 mil muertos, según distintas organizaciones.

Sin embargo, existen opiniones divididas sobre si la legalización de la mariguana debilitaría o no el poder del narco en México.

Los carteles tienen ganancias de más de 20 billones de dólares anuales. Sin embargo, desde la legalización en Colorado y Washington, los carteles han sufrido pérdidas millonarias.

Para Sánchez de Lara, legalizar la mariguana en México no representaría algo significativo en materia de ganancias de los grandes cárteles, ya que ahora obtienen sus grandes ganancias del tráfico de cocaína y heroína para México y del trasiego de cocaína de Perú y Colombia.

“La mariguana ya pasó a un tercer lugar en consumo de drogas fuertes, lo que está documentado por algunos científicos. Lo que sí está mostrado es que el consumo de mariguana a edades tempranas te puede generar adicción de otro tipo de drogas, pero no genera problemas de inseguridad en el país y sí está saturando a las cárceles por la posesión de drogas por parte de delincuentes menores”, agregó.

“Imagínate la prohibición era para que la gente no se haga daño, como si metiendo a las personas a la prisión no se les hiciera mayor daño. La verdad es que este es un gran sinsentido, este paso de la Corte nos puede ayudar a enmendar la plana. Ningún país en el mundo ha pagado tantos costos por el prohibicionismo como México”, señaló Belaunzarán Cervantes.

El académica de la UAM agregó que hay una falsa creencia en este pensamiento conservador en el sentido de que la sociedad mexicana no está preparada para dar este paso, “pero es el mismo discurso que sostiene que una mujer no está preparada para ser una gobernadora o una presidenta”.

Destacó que hay diferencia entre legalizar y despenalizar. Despenalizar implica que un ciudadano tiene derecho a portar determinada cantidad de la planta (en la actualidad la ley permite portar cinco gramos).

Lo que se discutió es que un ciudadano pueda tenerla para su autoconsumo y “que no se le confunda con narcomenudista, que es muy distinto”, lo que evitaría además el abuso por parte de los cuerpos policíacos que frecuentemente tratan a los jóvenes como si fueran delincuentes. Se trata de un derecho ciudadano de consumo con fines recreativos, señaló.

“Yo estoy de acuerdo con la despenalización como ciudadano y como académico en función de saber la parte de la criminalización y de saber que no para todos los usuarios de drogas, en este caso la marihuana, sería un problema”, expresó.