Hoy en día se lleva mucho consumir productos que de la noche a la mañana saltan a las estanterías de los supermercados. Es el caso de la stevia, la alternativa para endulzar “más sana”. Pero ¿es realmente el mejor edulcorante del mundo? ¿Cuál es la diferencia entre la stevia y el steviol?

Por: Carolina Fresneda Lorente

Ciudad de México, 5 de noviembre (TicBeat/SinEmbargo).- La stevia es una planta de origen natural con un gran poder edulcorante y, además, es acalórica. Su consumo está prohibido por eso en el supermercado no encontramos las hojas de stevia como tal repartidas por los estantes. Entonces ¿qué tomamos cuando tomamos stevia?

La Stevia Rebaudiana (planta) sí es natural. Sin embargo, el aditivo alimentario E-960, más conocido como glucósido de esteviol y cuyo consumo fue aprobado en Europa en 2011 (Reglamento 1131/2011) , tiene poco de natural. Lo mismo que ocurre con otros edulcorantes del mercado.

Los edulcorantes artificiales también engordan

España es el primer país europeo productor de stevia, aunque su consumo está prohibido. Todo lo que se cultiva, unas 160 toneladas anuales, se exporta principalmente a Alemania. La Stevia Rebaudiana se utilizaba hace más de mil 500 años por las poblaciones guaraníes de Sudamérica como planta medicinal y edulcorante. Fue en 1931 cuando se detectó aquellos compuestos que aportaban un sabor característico y se empezó a utilizar de forma industrial por algunos fabricantes y países. Japón acapara el 40 por ciento del mercado a nivel mundial.

España es el primer país europeo productor de stevia, aunque su consumo está prohibido. Foto: TicBeat

No es edulcorante sano todo lo que reluce

Antes de comprar, hay que revisar todas las etiquetas de los productos que hay en el supermercado y que se venden como stevia. La mayoría de fabricantes añaden al compuesto otras sustancias que adulteran el resultado final. El consumidor cree que está comprando stevia (la planta) porque, a menudo, lo pone con letras en grande en la etiqueta diseñada, además, en color verde para dar un aspecto de natural.

A pesar de que sus hojas tienen una capacidad para endulzar entre 300 y 450 veces superior a la del azúcar, su consumo no está autorizado ya que la planta contiene algunas sustancias con actividad farmacológica, de hecho es hipotensora, entre otras cosas.

Para obtener el glucósido de esteviol (lo que comercializan como stevia) es necesario la desecación de la planta. A continuación, se extraen muchos de sus principios activos como los nanofiltrados que posteriormente son cristalizados mediante evaporadores de vacío.

Como ves, tiene poco de natural. Es un proceso de fabricación en el que intervienen elementos químicos. Y como resultado se obtiene un producto resultante es entre 200 y 300 veces más dulce que el azúcar, estable al calor aunque no es fermentable.

Además, para que te hagas una idea el consumo de stevia está limitado a 4 mg/Kg de peso y día. Mientras que el consumo des aspartamo, otro de los edulcorantes en el punto de mira, está en 40 mg/kg de peso y día. Por lo tanto, el consumo de esteviol no es tan sano como nos hacen creer.

Composición química de la “stevia”

No hay duda de que la stevia es una planta natural con un gran poder edulcorante ¿no? Pero las cajitas que compramos en los supermercados que y contienen “stevia” en diferentes formatos que no es hoja, son los glucósidos de esteviol, no stevia. La Stevia Rebaudiana (planta) no es mala, lo que no es bueno el uso abusivo del edulcorante que se fabrica a partir de la planta.

Los edulcorantes de stevia no especifican en su composición qué glucósidos utilizan. Lo que sí queda claro es que ninguno de esos productos tiene sólo stevia (planta). Algunos de los compuesto químicos utilizados de forma frecuente son: maltodextrina, una sustancia con poder edulcorante. Está entre los carbohidratos simples, como el azúcar, y los carbohidratos compuestos como el almidón. Contiene un elevado índice glucémico por tanto su consumo eleva de forma repentinamente la concentración de glucosa en sangre. No es apto para los diabéticos.

Los edulcorantes de stevia no especifican en su composición qué glucósidos utilizan. Foto: TicBeat

¿Es el azúcar moreno mejor que el blanco?

Muchos edulcorantes tipo stevia incorporan también eritritol (E-968), un alcohol cuya única precaución es la misma que la de otros edulcorantes con nombre acabado el “-ol”: un consumo excesivo provoca efectos laxantes. Por su parte, el E-200 (ácido sórbico) y el E-202 (sorbato potásico) en algunas personas presentan leves reacciones alérgicas como urticaria.

El único aditivo en rojo es el E-1201 (polivinilpirrolidona), cuyo nombre ya resulta disuasorio. Según la OCU, presenta riesgo de contener residuos de pirrolidona de vinilo.

¿Qué beneficios tiene la stevia?

Parece complicado que después de todo lo anterior quede lugar para enumerar algunos beneficios de la stevia. Como en todos los casos hay quienes están a favor y quienes están en contra. Los supuestos beneficios de la stevia (planta) se han intentado trasladar tal cual al consumo del aditivo. Lo cual es un error porque la planta contiene componentes con actividad farmacológica, algunos con actividad hipotensora, otros capaces de provocar infertilidad. Al utilizar la planta no podemos decir qué compuestos queremos que hagan el efecto en cada momento. Es por esto que el uso comercia de la planta con fines alimentarios no está en Europa.

10 errores que jamás debes cometer en el gimnasio

Otra de las creencias extendidas es que la stevia es capaz de curar la diabetes. Esto es un error. Existen en el mercado determinados compuestos de glucósido de esteviol que no afectan a los niveles de glucosa en sangre. Que sea, bajo supervisión médica, un edulcorante apto para diabéticos no quiere decir que sea un remedio o un preventivo de la enfermedad.

En el caso, por ejemplo, de querer utilizar la stevia para adelgazar hay que señalar que el único alimento o producto milagro cuya efectividad está comprobada 100 por ciento hasta el momento tiene forma de refrán y está al alcance de todos: menos silla y más zapatilla, eso y también fuerza de voluntad y constancia. No hay nada como combinar deporte con una alimentación sana y equilibrada para conseguir sentirse bien por dentro y por fuera, productos milagro aparte.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE TicBeat. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.