El Consejo de la Judicatura Federal (CJF) reiteró que el “Plan integral de combate al nepotismo” tiene la finalidad de materializar una base institucional que establezca reglas claras para la institución, sus servidores públicos y la misma sociedad para corregir y evitar en un futuro dicho problema dentro de los órganos jurisdiccionales federales.

Ciudad de México, 5 de diciembre (SinEmbargo).– Con el objetivo de institucionalizar medidas correctivas y preventivas para combatir, por primera vez, el nepotismo como política pública del Poder Judicial de la Federación (PJF), el pleno del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) aprobó hoy un “Plan integral de combate al nepotismo”.

En un comunicado, precisó que el proyecto está basado en seis pilares: fortalecer las reglas para la carrera judicial y fundarla en un enfoque meritocrático; establecer un padrón de relaciones familiares; definir los supuestos de contrataciones que generan responsabilidad administrativa; crear un Comité de Integridad para evaluar la idoneidad de contrataciones; un buzón de denuncias específico para casos de nepotismo; y vincular los puntos anteriores con la política de adscripciones.

El CJF reiteró que el plan tiene la finalidad de materializar una base institucional que establezca reglas claras para la institución, sus servidores públicos y la misma sociedad para corregir y evitar en un futuro el nepotismo dentro de los órganos jurisdiccionales federales.

“Lo anterior, se da como parte de los avances históricos registrados en los últimos meses para erradicar la cultura del nepotismo, producto del firme compromiso del pleno del CJF y su presidente, Ministro Arturo Zaldívar, por transformar el PJF“, subrayó.

Por último, aseguró que apostar por la confianza en la institución, significa apostar a favor de la justicia en beneficio de la gente.

“Con hechos, el PJF continúa transformándose y fortaleciendo su independencia y legitimidad”, finalizó.

JUZGADORES READSCRITOS

Apenas el pasado 6 de noviembre, el Consejo de la Judicatura Federal informó que ha readscrito a más de 80 juzgadores en 21 estados del país durante los últimos 10 meses, y señaló que las nuevas reglas evitarán que familiares o amigos ocupen cargo públicos.

“El nepotismo ha afectado la percepción negativa de que los ascensos se dan sin tomar en cuenta los méritos realizados. y al exterior, parece que existe una cultura de protección y que los cargos son prácticamente heredados”, expresó en un comunicado.

La administración del CJF ha tomado ciertas medidas para acabar con esta práctica, entre las que destaca la aprobación de un Acuerdo General, sin precedentes dentro del CJF, mediante el cual se regulan los criterios de ratificación de juzgadores, reincorporaciones, así como adscripciones y readscripciones.

Con estas medidas, se evitará que los ya señalados trabajen en los mismo Circuitos o regiones donde existan posibles conflictos de interés por lazos familiares. También se evitará la designación de familiares o amistades cercanas para ocupar los cargos públicos, independientemente de la capacidad profesional o méritos para el puesto.

También destaca que se añaden nuevas reglas específicas respecto a la contratación de familiares en Juzgados y Tribunales, así como dentro de los circuitos a los que pertenezca determinado juzgador.

NO MÁS PASES AUTOMÁTICOS

Pero no sólo se han aplicado estas dos medidas para tratar de erradicar esta práctica, también el CJF eliminó en agosto la ratificación automática de jueces y magistrados, medida que permitía que continuarán en el cargo una vez que concluyeran sus seis años de servicio.

La modificación del estándar fue aprobada por unanimidad en el Pleno del CJF durante la sesión del 28 de agosto y contempla que ahora se evaluarán “los elementos sustantivos y el compromiso con la actividad jurisdiccional”, de los funcionarios, aseguró la dependencia en un comunicado.

“Esto tiene como finalidad que en el Poder Judicial Federal hagan carrera juzgadores de excelencia, con probada capacidad técnica y vocación de servicio público”, dijo el CJF.

Las y los juzgadores federales, al cumplir los seis años de su nombramiento, deben pasar una evaluación y después son ratificados de manera permanente.

Por lo que el acuerdo aprobado busca hacer más relevante esta evaluación “para asegurar que en el Poder Judicial Federal solo permanezcan jueces y magistrados que demuestren los más altos niveles de eficiencia, autonomía y capacidad técnico-jurídica”, indicó el CJF.