La Reforma Laboral plantea la libertad sindical desde mayo, sin embargo, cinco sindicatos minoritarios con toma de nota de la Secretaría del Trabajo no han podido representar a sus afiliados, bajo la sombra de los sindicatos mayoritarios, a quienes “les asusta” que vayan contra “su corrupción”. A lado de las oficinas de la Organización Internacional del Trabajo, anunciaron una alianza para hacer valer sus derechos sindicales.

Ciudad de México, 5 diciembre (SinEmbargo).– Cinco sindicatos minoritarios de telecomunicaciones, de salud, del Senado de la República, de petroleros y de transportistas, con toma de nota y afínes al Presidente Andrés Manuel López Obrador, se han unido en un movimiento nacional para que la Secretaría del Trabajo haga valer la libertad sindical expuesta en la Reforma Laboral de manera equitativa frente a los sindicatos mayoritarios, anunciaron a lado de las oficinas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de la Ciudad de México, cuyo Convenio 135 exige protección sindical.

En el marco de la aprobación del T-MEC –aún pendiente en el Congreso de Estados Unidos–, la Ley Federal del Trabajo fue aprobada en mayo por los legisladores mexicanos. Establece, entre otros puntos, el derecho a la libre afiliación y de participación al interior de los distintos sindicatos de una empresa o gremio; la transparencia en el uso de los recursos; la democracia sindical mediante el voto personal, libre, directo y secreto para elegir a los dirigentes sindicales; pone límites a la duración de dirigencias; y plantea revisar los Contratos Colectivos cada cuatro años.

“El Presidente nos ha dado la oportunidad, pero hay una estructura que se niega a caer. Esa estructura está de acuerdo con los líderes charros, corruptos y autoritarios para que nosotros no podamos llegar a la representatividad de nuestros agremiados”, dijo en conferencia David Alor Pérez, Secretario General del Sindicato Democrático de Trabajadores de Telecomunicaciones y Telégrafos de México. El mayoritario, Sindicato Único Nacional de Trabajadores de Telecomunicaciones de México, es dirigido por Israel Ruiz García.

“Este movimiento ya empezó y no hay que dejarlo caer. Estamos en la mejor disposición de hacer que reconozcan la legalidad de nuestros sindicatos. Estamos facultados para representar a nuestros trabajadores. No pueden cuartearnos esa libertad y responsabilidad”, afirmó Alor.

La reunión de sindicatos minoritarios fue afuera de las oficinas de la Organización Internacional del Trabajo en la Ciudad de México. Foto: Petromex.

Luis Alberto Ramos, Secretario General del Sindicato de Trabajadores de la Salud, recordó que la Reforma Laboral habla de la libertad sindical, “no habla de que había que pedirle permiso a los sindicatos charros a ver si nos autorizaban formar otro sindicato”. Marco Antonio García Ayala es el presidente del sindicato mayoritario de la Secretaría de Salud. Fue su Secretario General desde 2004.

Sentado en la mesa junto con los otros líderes sindicales, Ramos afirmó que parece que la Reforma Laboral se convierte en letras muertas. “El Presidente hablaba de justicia para todos los trabajadores, y le pido a la Secretaria del Trabajo Luisa María Alcalde que ponga atención”, requirió.

“Vamos a hacer una alianza todos los sindicatos que estamos conformando. Vamos a reunirnos porque vamos a dejar bien definido que la libertad sindical y los derechos que se marcan en la Reforma y en los Convenios internacionales los vamos a hacer valer cueste lo que cueste. Estamos hartos de administrativos que no se han preparado para darle paso a la Reforma y nos dicen que no tenemos derechos”, aseguró.

En entrevista con este medio, desde mayo lo comentó el abogado del Sindicato Independiente del Monte de Piedad Víctor Ortega. Aseguró que como trabajadores esperaban que la Reforma Laboral contemplara un artículo específico que refiriera los derechos de los sindicatos minoritarios respecto a normas y sanciones a los patrones que no respeten la libertad sindical, y que deshiciera la estructura corporativa que controla recursos y bases para pisotear la democracia sindical.

“La Reforma está pensada para los sindicatos grandes que tienen recursos y una infraestructura administrativa”, interpretó Ortega.

“EL CONVENIO 135 NO SE ESTÁ RESPETANDO”

En el artículo 2 del Convenio 135 de la OIT se expone que “los representantes de los trabajadores deberán disponer en la empresa de las facilidades apropiadas para permitirles el desempeño rápido y eficaz de sus funciones [protección de derechos]”.

Luis Ramos, del Sindicato de Salud, consideró que “no se está respetando” en los sindicatos minoritarios presentes en la reunión. “Pareciera que es una costumbre de Gobierno pasado, donde los negocios eran jugosos, donde los Deschamps, los Ayala [del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Estado], tenían acuerdos con la autoridad”, acusó. “Llega la Reforma Laboral y les asusta porque llegan los sindicatos que vienen a democratizar al país, a democratizar a las instituciones, y que vienen a acabar con la corrupción, con el charrismo sindical. Quienes queremos hacer las cosas bien parece que los molestamos”.

Por parte del Sindicato minorista de Trabajadores del Senado de la República, Salvador Lozano aseguró que dado que “el Presidente ha sido muy claro en que la libertad sindical se tiene que dar en esta Cuarta Transformación, nosotros vamos hombro con hombro a exigir nuestros derechos y a exigir la igualdad de sindicatos”.

El mayoritario es el Sindicato de los Trabajadores de la Cámara de Senadores encabezado por Bertha Orozco Márquez desde hace más de 10 años.

“Vamos a fortalecer este movimiento, a apoyar con todo los nuevos sindicatos, y vamos a implantar la verdadera democracia en el país”, dijo Lozano.

Guillermo García Salmerón, Secretario general del Sindicato de Trabajadores Industriales, Servicios, Autotransportistas, Comerciantes de México, reiteró el apoyo al movimiento de sindicatos minoristas.

“Si hay que salir a las calles lo vamos a hacer. No echaremos un paso hacia atrás”, dijo.

PETROMEX SIGUE SIN ATENCIÓN DE PEMEX

El sindicato Petromex, alterno al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, obtuvo su toma de nota de la Secretaría del Trabajo desde el 26 de marzo, pero Petróleos Mexicanos no le ha otorgado la representatividad de los miles de trabajadores afiliados. Sospechan que Carlos Romero Deschamps, quien renunció a la dirigencia sindical en octubre después de 26 años, “sigue mandando” a través de los mandos medios y superiores que propuso en las filiales de la petrolera.

Este jueves entregaron un documento en las oficinas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para solicitarle su intervención para que se respete el Convenio 135 y cese la represión laboral que han sufrido los agremiados desde el registro. Hace unas semanas bloquearon la avenida Marina Nacional, en la Torre Pemex.

“Durante ocho meses hemos luchado para que se reconozca el sindicato Petromex que tenemos conforme a la ley. Hemos enviado ocho oficios al director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, y no hemos tenido respuesta”, expuso en la rueda de prensa Yolanda Morales Izquierdo, Secretaria General de Petromex.

“Es muy importante que esto llegue a oídos de nuestro Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, porque no se están reflejando los Convenios internacionales. Ellos nos argumentan que solamente el sindicato mayoritario tiene todos los derechos. Entonces se le pregunta a la Secretaría del Trabajo y a Pemex en qué parte del Convenio dice que los sindicatos minoritarios no tienen los mismos derechos. Están aferrados en que no tenemos derecho”, planteó la petrolera de Tabasco.

Óscar Solórzano, vocero de Petromex, calificó de “ineptos” a los funcionarios de la Secretaría del Trabajo y de Pemex que no han implementado la Reforma Laboral en lo relacionado a la libertad y democracia sindical.

“No vamos a permitir que siga la corrupción en Pemex. Vamos a salir a las calles de forma ordenada y pacífica en un nuevo movimiento nacional sindical en donde ya no estamos solos”, advirtió este jueves.

Carta a la OIT de Petromex. Imagen: Petromex.