Author image

Francisco Javier Pizarro

05/12/2021 - 12:00 am

La Revolución de la Conciencia

Tiene toda la razón. La revolución de la conciencia no es “una manipulación ideológica” como aducen los neoliberales y falsos intelectuales orgánicos, sino una masa crítica de ciudadanos que socialmente promueven mediante la dinámica de grupos diversos y la opinión pública, un giro de lo cuantitativo a lo cualitativo del contexto social vigente.

Andrés Manuel López Obrador. Foto: Cuartoscuro.

Como es de dominio público, más de 250 mil ciudadanas y ciudadanos de diversas entidades atiborraron el Zócalo de la Cd. de México –plaza de la Constitución– con motivo del III Informe de gobierno del presidente de la República.

Acontecimiento que además de respaldar las políticas gubernamentales de los tres años de gobierno federal que los neoliberales desdeñan y critican, convocó a la par que se consolide la revocación de mandato promovida por AMLO y se ratifique su mandato presidencial.

Una periodista del portal, Sin embargo, preguntó a diversos asistentes por qué decidieron venir. Les comparto la respuesta de dos jóvenes: “Para apoyar al presidente y demostrar que el pueblo está con él, que sienta que no esta solo, que lo crea y que lo note, que no la vamos a rifar con la masa popular apoyando sus proyectos y visión del país”.

Agregaron que les “vale madre” la pandemia y el nuevo virus que los adversarios de AMLO difundieron para que no fueran. Los retos más importantes a afrontar son “la corrupción y la impunidad”, acotaron los dos jóvenes, uno de ellos originario de Chihuahua.

El presidente de la República al cierre de su III Informe de gobierno agradeció conmovido a los manifestantes el respaldo popular y reiteró que lo más importante de la 4t en lo que resta de su mandato, es la “Revolución de la conciencia”, del pueblo, esto es, un cambio de mentalidad que es irreversible para el retorno del neoliberalismo en proceso de extinción, no solo en nuestro país sino en todo el mundo.

Coincido. Les describo estimados lectores, el impacto social que está generando esta trascendental revolución de la conciencia que, como bien señaló en 1975 Peter Russell, “es una guía imprescindible para estar al tanto de qué forma está cambiando nuestra concepción de la realidad y de qué manera podemos involucrarnos en la transformación política y social del mundo”.

La nueva generación humana está inmersa en una Diacronía, que lingüísticamente es la “evolución de un hecho, un fenómeno o circunstancia a través del tiempo”, que ha puesto los pelos de punta a los neoliberales, los cuales prevén que con el paso del tiempo (revocación del presidente ) las políticas sociales y  las reformas constitucionales de la 4t irán al “bote de la basura”, una vez que vuelvan a asumir el poder público, con el apoyo de los medios de comunicación e “intelectuales orgánicos” a los que durante todo el sistema neoliberal financiaron a diestra y siniestra.

Les comparto un grotesco video que el escritor Héctor Aguilar Camín divulgó en una reunión virtual con sus ex compañeros de la preparatoria “Grupo Generativo Patria 42”, en junio de 2021: “AMLO quiere que este país esté jodido y empobrecido para poderlo gobernar”.  Y agregó “La revocación de mandato de López Obrador debe esperar al 2022, para derrotar a Morena y López, porque si lo hiciera ahora (2021), no podrían afirmar que el “pendejo y petulante presidente de México” perderá la revocación de su mandato”, a lo que ipso facto hizo caso el titular del INE Lorenzo Córdova.

La mayoría de los medios de comunicación lo festinaron e hicieron eco del video referido. No obstante, no les ha funcionado esa grotesca estrategia de la revocación del mandato presidencial. Muestra de ello, es el multitudinario arribo al Zócalo el miércoles pasado, de ciudadanas y ciudadanos, en su apoyo, literalmente similar al respaldo masivo de su triunfo y primer informe de gobierno.

El presidente por su parte, dejó en claro en su exposición del III informe que “la transformación está en marcha y aunque es necesario seguir poniendo al descubierto la “gran farsa neoliberal” y auspiciando el “cambio de mentalidad del pueblo” –porque eso es lo más cercano a lo esencial y a lo irreversible—también estamos desterrando vicios y prácticas deshonestas en el manejo de gobierno”.

“El país está de pie y en una revolución de conciencia”, dijo el presidente al final de su III informe de gobierno. Y agregó: “Lo más importante es que sentemos las bases para la transformación del país. En estos tres años hemos cambiado como nunca la mentalidad del pueblo, con la revolución de las conciencias. El cambio de mentalidad es lo que nos ha conducido a lo esencial. Podrán dar marcha atrás a lo material, pero no a la conciencia del pueblo”.

Tiene toda la razón. La revolución de la conciencia no es “una manipulación ideológica” como aducen los neoliberales y falsos intelectuales orgánicos, sino una masa crítica de ciudadanos que socialmente promueven mediante la dinámica de grupos diversos y la opinión pública, un giro de lo cuantitativo a lo cualitativo del contexto social vigente.

Dicho de manera mas coloquial. Es un fenómeno inédito mediante el cual se propaga rápidamente para consolidar el bienestar social de todos los ciudadanos, y enfrentar la desigualdad, injusticia, corrupción e impunidad prevalecientes de los gobiernos neoliberales en todo el mundo.

Esta parábola de “masa crítica” es una de las figuras retóricas más importantes desde Aristóteles. Se entiende como desplazamiento derivado del “yo transporto”, aplicada a la sociedad humana y sus cambios positivos.

Concluyo con otra metáfora intitulada “marea vital: la biología de lo inconsciente”, publicada en 1979 por Lyall Watson, mediante la Teoría del centésimo del Homo Sapiens, eje histórico de la Masa crítica. Señaló en su libro que cuando él experimentaba en una isla cercana a Japón, una colonia de monos, quiso cambiarles su alimentación, que comiesen papas.

No lo logró. Los animales las rechazaron al verlas negras y sucias de tierra. Tiempo después, percibió que una mona joven se le ocurrió lavar las papas en un río antes de comerlas, y las comió sin problema alguno.

Enseño a los demás monos jóvenes a lavar las papas. Lo monos mayores no aprehendieron a hacerlo, excepto aquellos que tenían cría de monos jóvenes, los cuales les enseñaron el truco de las papas limpias.

Para su sorpresa, poco a poco, más y más monos fueron aprendiendo el nuevo comportamiento, y un buen día, súbitamente, en toda la colonia de monos estaban lavando las papas, y como si el nuevo conocimiento se hubiese expandido por el aire a toda la especie en Takasakiyama, en pleno territorio de Japón.

Watson consideró que cuando el mono numero X había aprendido, se generó la Masa Crítica, es decir, el número de monos necesarios para que toda la especie adquiriera de pronto el nuevo conocimiento o la nueva conducta, lo cual tiende a demostrar que esos mecanismos también inciden sobre la manera como Ideas y costumbres se propagan por toda la especie humana.

Dijo en su libro que si un número suficientemente grande de personas (Masa crítica) adquieren un nuevo conocimiento o forma de ver las cosas, esto se propagará por toda la humanidad:

  • No existiría el dinero ni los ejércitos;
  • Los avances científicos se pondrían a disposición de todos quienes lo necesiten y estén capacitados para manejarlos.
  • Todos tratarían de ayudar a la humanidad con sus mejores talentos;
  • Nadie pasaría hambre ni se contaminaría el planeta,
  • Se dedicaría mucho más tiempo a la cultura.
  • El Ser humano dejaría de vivir aterrorizado, pues no habría delincuencia ni violencia, ni gobiernos corruptos, ni religiosos perturbados, porque ante el amor todo es bueno: la verdad, confianza, claridad y transparencia.

En concreto “Nadie sería dueño de nada, pero podría beneficiarse de todo”, dijo el extraordinario autor de su obra “La marea vital; la biología de lo inconsciente”.

Veremos y diremos si el cambio de la mentalidad del pueblo logra que en la revocación de mandato continúe el presidente en lo que resta del sexenio y se consolide la 4ta Transformación por el bien de todos los mexicanos.    

Francisco Javier Pizarro
Periodista y columnista. Fue coordinador editorial, subdirector y director del Diario de Chihuahua de 1989 a 2003. Obtuvo el premio Nacional de periodismo 2001 a 2002. Director y conductor del programa Televisivo A Fondo (2003 a 2009), del programa radiofónico Segundo a Segundo (2010 a 2017) y actualmente de la pagina de Reflexiones en Voz Alta en Facebook.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas