Web Analytics

Portada

Lo +

Lo +

Portada
Lo + Leído
Lo + Comentado
Programa en vivo
Los Periodistas

“Vi cómo la agarraron, le dispararon y le pusieron un arma”

En Oberdorf, Alemania, jóvenes y niños crecen en parques sin policías, mientras sus padres producen armas en la fábrica. Al mismo tiempo, en Arcelia, Guerrero, una familia mexicana arrastra su dolor por las calles apenas con pavimento; busca justicia para su hija, asesinada por militares que portan armas de allá, de Oberdorf, donde nadie ha muerto asesinado durante el último medio siglo.

GRANDES TEMAS | 11 comentarios
REGRESAR A LA NOTA
  • no se le puede echar la culpa a los soldados de hacer su trabajo, es sentido comun esto, un soldado no va estar viendo quien es mujer o hombre o detenerse a preguntar cuantos años tiene la persona que enfrente de el tiene un arma y esta listo para disparar, ahi no importa si es niño o niña, ahi lo que importa es que alguien es un delincuente que esta enfrentando a la autoridad, eso es lo que vale en defensa de los militares que dispararon en contra de delincuentes armados

  • Siempre hay versiones diferentes en casos asi en donde una niña muere a manos de autoridades, pero es sencillo analizar esto, una niña bien no hace mas que estudiar y estar en su casa, solo se dedica a labores de escuela y a estar con su familia, eso es una niña bien; ahora una niña que a los 14 ya tiene novio y que aparte ese novio es sicario y que se la lleva a fiestecitas toda la noche pues esa ya no es una niña, ya es alguien que tiene consciencia de lo que hace y si acepta estar con gente armada, tomada y drogada pues ya es parte de esa gente; ahora no me vengan con el cuento de que esta muerta porque la asesinaron, esta muerta porque defendio al grupo en el que estaba y si hay o no evidencias movidas de lugar o alteraciones de esto de lo otro, eso no cambia el hecho de que la niña era una integrante mas de la delincuencia y que murio por estar con quien queria estar y lo malo que defendiendo su camiseta como una delincuente mas

  • Y siguen las incongruencias con todas las declaraciones respecto a este caso que ya esta muy trillado.
    En un principio, la misma madre había declarado que hacia días que no sabía del paradero de su hija, pero nunca menciono, que había salido a buscar a su padre por motivos del festejo de su cumpleaños.
    Y ahora resulta que el día que desapareció, fue a buscarlo, pero ya no regreso, y la misma madre también omitió en su declaración, que la menor mantenía una relación con algún joven que tenía nexos con la familia michoacana.
    El padre manifiesta que la hija cuenta con disparos en el pecho, realizados por los fusiles que emplean los militares los llamados G3, mientras que Clara su ex esposa y profesora de algún lugar, refiere que un soldado saco su pistola y le disparo en el pecho a su hija.
    ¿Será de verdad que no conozca la diferencia entre una pistola y un fusil?

    • Así es, la madre primero dijo lo que tu mencionas, ya después declaró que la “niña” la llevaban contra su voluntad, dicho por este mismo medio que se a encargado de la investigación, la niñita andaba en malos pasos, y ahora la madre culpa a otros por su falta de cuidado, y se hace la víctima, y peor aún las personas que le prestan oídos. No esoty de acuerdo en los atropellos, lo correcto hubiera sido llevarlos y presentarlos, pero las cosas no son así.

      • Efectivamente Solia, todo lo mencionado, fue expuesto por este mismo medio que se ha encargado, según el, de llevar a cabo la investigación profunda al respecto.
        Bueno, aunque las imágenes que pública de Alemania, son descargadas de la red.
        Pero lo más probable, sea que el supuesto padre de la menor, si quiera exigir la indemnización que les otorgaron a los padres de los civiles asesinados, que aquí en estas paginas de este reportaje, queda más que claro, que todos ellos eran miembros de la familia michoacana.

  • Gracias Humberto por todo lo que has escrito en esta investigación. Me gustaría poder comunicarme contigo.

  • Casualidad que esta profesora rural andaba en el desmadre y se fue a dormir a un hotel, dejando a su hija en el desmadre con los narcos, una chica de xv años es una menor de edad, entonces en la hora que dice que su hija se arrastraba para que lo ayudara ella estaba ahí y no donde dijo que durmió, si el enfrentamiento fue entre la madrugada, estar raro no hay concordancia, y mas el cocho padre que no dijo nada o el padre también era parte de la delincuencia para permitir que su hija ya anduviera en lo que todos sabemos

  • Ese es nuestro “glorioso” ejército, capaz de asesinar a sus propios hijos y hermanos con tal de proteger los intereses de un país extranjero: los malditos gringos, quienes a su vez protegen a los narcopolíticos y narcomilitares de este podrido narcoestado.

  • No cabe duda que esta nota es más amarillenta que nada, ya que no creo que los soldados andén asesinando a jovencita por las calles, para mí la culpa la tienen los padres al permitir que su hija se juntara con delincuentes, ya que hace una menor de edad ahora de la madrugada y muy lejos de su comunidad con delincuentes

  • ¿qué comentarios se puede hacer?. manipulación, complicidad, encubrimiento, mentira tras mentira así se va tejiendo este sexenio que nació de las mentiras y el encumbramiento de un pelele manejable a través de la televisión, los hilos del poder se encuentran en el salinato y sus tentáculos de la megamafia formada e integrada por la conago

  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Opinión en video