#MetaDatos | Organizaciones centradas en la protección de los derechos digitales lanzaron este jueves la campaña “Salvemos Internet”, con la que buscan presionar al Instituto Federal de Telecomunicaciones para que garantice el derecho a la neutralidad de la Red, de cara a la consulta pública que concluye el próximo 6 de marzo, y para replantear el “Anteproyecto de Lineamientos para la gestión de tráfico y administración de red”, que entre sus objetivos contempla que los proveedores de servicios de Internet puedan cobrar de manera separada por contenidos y accesos a plataformas como Netflix y redes sociales.

Ciudad de México, 6 de febrero (SinEmbargo).- La neutralidad de la Red, principio internacional que garantiza que los usuarios de Internet puedan acceder con libertad a contenidos en plataformas, páginas web o aplicaciones sin tener que pagar una tarifa diferente por cada uno de ellos podría verse comprometido por disposición del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) , alertaron organizaciones sociales, entre ellos la Red en defensa de los Derechos digitales (R3D), Artículo 19, ONG Derechos Digitales, SocialTIC, Wikimedia México y Tierra Común.

En tanto que en Europa y países como Chile, India y otros se ha legislado para proteger la neutralidad de la Red, los colectivos advirtieron que en México el IFT trabaja en un “Anteproyecto de Lineamientos para la gestión de tráfico y administración de Red”, que se propone con base en los artículos 145 y 146 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, y que de manera facciosa podría poner en riesgo los derechos de acceso a la información, a la protección de datos personales, a la libertad de expresión y en general podría cambiar la manera en cómo se ha utilizado el Internet en las últimas décadas.

Aunque entre los objetivos del IFT para replantear los lineamientos para la gestión de Tráfico en la Red se encuentra establecido otorgar certidumbre jurídica que garantice la neutralidad de la Red, otros de sus objetivos promueven mercantilizar el Internet al contemplar “promover condiciones de competencia” y fomento a estrategias comercial a través de prácticas de priorización pagada, entre otros lineamientos que atentan contra el principio de la neutralidad de la Red.

Organizaciones centradas en la protección de los derechos digitales lanzaron este jueves la campaña “Salvemos Internet”. Foto: Twitter R3Dmx

Por dar un ejemplo, los proveedores del servicio de Internet podrían implementar tarifas diferentes para cada plataforma de streaming y plataformas de distribución de contenidos audivisuales como Netflix, prácticas que en países europeos ya fueron implementadas en años pasados y que según los activistas resultaron contraproducentes. La priorización de contenidos también implicaría que las compañías privadas pudieran monitorear la actividad de los usuarios para poder identificar qué información consumen y poder cobrar por ella de manera diferenciada, lo que supondría una violación a la privacidad.

Los nuevos lineamientos también permitirían a los proveedores incurrir en prácticas de censura al permitirles el bloqueo temporal de contenidos o servicios por motivos de seguridad nacional o debido a que una autoridad lo solicite. Esto sin que se les requiera a los proveedores que transparenten sus acciones y que rindan cuentas, lo que pone en la mesa la posibilidad de que violen derechos de los consumidores sin ser sancionados.

Para impulsar el anteproyecto, el IFT lanzó una consulta pública que terminará el 6 de marzo y en la que recibirán comentarios sobre la regulación de Internet. Para hacer frente a esta iniciativa los colectivos lanzaron este jueves la campaña “Salvemos Internet”, que a través de redes sociales y medios digitales busca ejercer presión para que este organismo garantice en México el derecho a la neutralidad de la Red.

TELMEX Y TELCEL, LOS MÁS BENEFICIADOS

De acuerdo con los colectivos especializados en derechos digitales, la medida contemplada por el IFT presenta una inclinación a la búsqueda de beneficios económicos en detrimentos de los derechos humanos. En este contexto, los principales beneficiarios serían los proveedores del servicio con el agravante de que en México dos empresas, que entre sus servicios de telecomunicaciones ofrecen distintos servicios de Internet, han mantenido por años preponderancia en el sector, ambas filiales de la compañía América Móvil S.A.B. de C.V.

Por un lado, Telcel con el 59 por ciento del mercado mexicano en cuanto a servicios de telecomunicación, de acuerdo con el último reporte de Telconomia, con corte al 2019, la empresa propiedad de Grupo Carso, de Carlos Slim Helú ha mantenido una condición preponderante en México por lo menos en los últimos seis años.

En una posición similar se encuentra Teléfonos de México, S.A.B. de C.V. (Telmex) también dirigida por Slim y que en estos momentos se encuentran en una pugna con el IFT por el establecimiento de los lineamientos de separación funcional de esta empresa y Teléfonos del Noroeste, S.A. de C.V. debido a que esta filial de América Móvil debe dividirse debido a su preponderancia en el sector al concentrar más del 50 por ciento del mercado.

El protagonismo de esta empresas creció de la mano de opacidad, y de vulneración al principio de la neutralidad de la Red que han sido advertidos por organizaciones y especialistas.

Desde el año 2015, el informe “Neutralidad de la red en México: del dicho al hecho. Informe sobre prácticas contrarias a la neutralidad de la red ejercidas por proveedores de servicio de Internet”, publicado por R3D, alertó en aquel año que la compañía Telcel ofrecía servicios incluidos en los paquetes Pro y Mixtos con “redes sociales incluidas” que incluyeron a las aplicaciones de Twitter, Facebook y Whatsapp, pero que impedían el uso de YouTube, Instagram y Twitter para compartir imágenes bajo la figura del zero-rating que exonera del pago de ciertos servicios de aplicaciones específicas pero que de acuerdo con la asociación esta práctica vulneró desde entonces el principio de neutralidad de la Red y que fue puesta en marcha por la telefónica bajo la permisibilidad del IFT.

Telcel también ha estado bajo la lupa de otras organizaciones de corte internacional. En 2019, el Ranking de Derechos Digitales exhibió otras vulnerabilidades a las que se exponen los usuarios de esta empresa.

De acuerdo con el informe, América Móvil fue evaluada para este ranking a partir de los servicios de prepago de Telcel y destacó por ser la única compañía que no proporcionó información sobre los motivos por interrupciones intencionales del servicio o network shutdowns, criterio definido por la Internet Society como: “La interrupción intencional de Internet o comunicaciones electrónicas, haciéndolas inaccesibles o inutilizables para una población o un lugar específico, a menudo para ejercer control sobre el flujo de información”.

La interrupción de los servicios por parte de los proveedores es otra de las alertas que este jueves lanzaron los organismos protectores de derechos digitales, ya que ante la falta de una regulación en esta materia, podrían las compañías podrían incurrir en esta práctica con impunidad.