El jefe de eFutbol de FIFA subrayó cómo este torneo ha ido creciendo en los años y esto se refleja en los premios que la organización pone a disposición de los participantes, que toca este año los 100 mil dólares.

Por Andrea Montolivo

Milán (Italia), 6 de febrero (EFE).- El jefe de eFutbol de la FIFA, el suizo Adrian Roelli, celebró este jueves, en una mesa redonda en la que participó EFE en Milán, el crecimiento de los eSports en los últimos años al presentar la cuarta edición de la eClub World Cup, el Mundial de Clubes de la FIFA.

Lo hizo en la víspera de un evento que reunió a los 24 mejores equipos del mundo de FIFA20, con un total de 48 videojugadores procedentes de 21 países distintos y de cinco continentes, para elegir al nuevo rey del conocido juego futbolístico para Play Station 4 y XBox.

“Empezamos en 2011 y estamos agregando cada vez más competiciones, como por ejemplo la eNations Cup, que será interesante”, afirmó Roelli en una mesa redonda organizada en el hotel Novotel, cuartel general de esta eClub World Cup.

Tras celebrar dos ediciones en Londres (en 2017 y en 2019) y una en París, la FIFA decidió llevar este torneo a Italia, decidida a explorar nuevos mercados y a promover cada vez el movimiento de los eSports.

Un movimiento, destacó Roelli, que tiene el poder de unir a las jóvenes generaciones y en el que reina la igualdad: para acceder a la fase final, es necesario pasar por una dura fase de clasificación, con 190 equipos que pelean por un cupo de 24 plazas.

Entre los equipos que lograron clasificarse están dos conjuntos españoles, y también hay videojugadores mexicanos o argentinos, entre muchos más.

Todo ello, con el deseo de que también haya chicas que se conviertan en profesionales y que lleguen a competir en la fase final de uno de estos torneos.

En este evento no hay jugadoras clasificadas para la fase final y, explica Roelli a EFE, es complicado informar de si había chicas en la fase de clasificación pues el sistema de la FIFA no prevé que se especifique el sexo en los perfiles.

El jefe de eFutbol de FIFA subrayó cómo este torneo ha ido creciendo en los años y esto se refleja en los premios que la organización pone a disposición de los participantes, que toca este año los 100 mil dólares.

Hace dos años, en el evento celebrado en París y ganado por el Brondby IF, el premio para el ganador era de 25 mil dólares mientras que en la presente edición el campeón embolsará un cheque de 40 mil dólares, tal y como ocurrió en 2019.

Sin embargo, las principales fuentes de ingresos para los videojugadores son en estos momentos los contratos que les ofrecen los eClubes y las visualizaciones que sus videos consiguen en las redes sociales, reconoció Diego Campagnani, actual número 1 del ránking mundial, en conversación con EFE.

La eClub World Cup se disputará entre este viernes y este domingo en los East End Studios de Milán, a poca distancia del aeropuerto de Linate, y los 24 equipos participantes están divididos en cuatro grupos de seis y, en cada uno de ellos, cuatro avanzarán a la fase eliminación directa.

Se partirá de los dieciseisavos de final hasta llegar a la gran final, prevista para la tarde del domingo, un día muy esperado en Milán pues en la noche se disputará también el derbi de la Serie A entre el Inter y el Milan.

Cada cruce de fase de grupos se disputará en tres partidos, con un enfrentamiento uno contra uno sobre Play Station 4, otro sobre Xbox y un dos contra dos final sobre una plataforma elegida antes del comienzo de la contienda.

Es por esta razón que cada equipo cuenta con dos jugadores, cada uno especializado en competir en FIFA20 con una determinada plataforma y, obviamente, capacitado para jugar en la otra.