Un beso específico, no otro, abre compuertas, cierra destinos, siembra y cosecha lo inesperado.

Por Alberto Ruy-Sánchez.