Sin duda alguna es desconcertante y digno de interpretar cuando tu hijo de 5 años te pregunta que se necesita para ser Presidente. La mercadotecnia hoy en día surte efectos en los más pequeños de casa, está comprobado empíricamente que en las campañas político electorales hay un nivel de persuasión alto por parte de los niños y que incluso en muchos casos puede llegar a influir en la decisión del voto de los padres, ya sea con un buen jingle, o con mensajes que influyen en el subconsciente de los niños.

Debo confesar que tuve que meditar más de dos ocasiones la posible respuesta a mi hijo. Acaso los niños de ahora ya no piensan en ser policías o bomberos, pero insisto las preguntas ya no son sobre el plano del “querer” sino del “tener”.

Entonces en el plano del que se necesita, primero debería plantearme presidente de que, ¿Presidente de Colonia?, ¿Presidente del INE?, ¿Presidente de un club de fútbol? o ¿Presidente de la República?.

Acudí a mi pequeño hijo y le hice la pregunta, ¿Presidente de que hijo? y él me respondió, pues Presidente de México papá, quiero ser como el Presidente Peña Nieto. Ante la contundente respuesta del niño, quedé aún más atónito, ¡resulta que tendré que hablar de política con mi hijo de 5 años!. No definitivamente no, mi decisión como jurista, encontró la respuesta más sensata y lógica, quizá demasiado legaloide para un niño de 5 años, pero créame y si usted tiene a uno en casa, coincidirá conmigo que vienen con las revoluciones a 1,000 por hora.

Esta pregunta tan simple y sencilla de un niño, me hace reflexionar sobre la democracia y un poco sobre la meritocracia, es decir, nuestros gobernantes hoy en día son productos provenientes del Marketing, desde un regidor en un municipio, hasta gobernadores son impuestos por cúpulas de poder, por cuotas de sectores afiliados a algún partido político o simple y sencillamente por decisión del Congreso y sus amigos como en el caso del Instituto Nacional de Elecciones.

Hoy algunos de los Senadores de la República, mueven los hilos de la política para que sus hijos sean nombrados regidores en una planilla y estos a su vez coordinan sus esfuerzos con sus [email protected] y encuentren un trabajo dentro del municipio en cuestión. Obvio no puedes responderle a un niño, que se necesita tener poder, mucho dinero, relaciones, pertenecer a un grupo selecto denominado el grupo de los elegidos para poder ser presidente o acceder a algún cargo popular.

Muy raro, ya que en teoría cualquier persona estaría en posibilidades de ser Presidente, Diputado, Senador, Regidor o el cargo que le venga a la mente, nosotros los elegimos y ellos en un supuesto imaginario nos representan o al menos así es como pensamos que va la cosa.

Pues bueno, retomamos la pregunta ¿Usted sabe cuáles son los requisitos para ser Presidente?

Nuestra Carta Magna dispone en el Artículo 82.

Que para ser Presidente se requiere:

I.     Ser ciudadano mexicano por nacimiento, en pleno goce de sus derechos, hijo de padre o madre mexicanos y haber residido en el país al menos durante veinte años.

II.    Tener 35 años cumplidos al tiempo de la elección;

III.   Haber residido en el país durante todo el año anterior al día de la elección. La ausencia del país hasta por treinta días, no interrumpe la residencia.

IV.   No pertenecer al estado eclesiástico ni ser ministro de algún culto.

V.    No estar en servicio activo, en caso de pertenecer al Ejército, seis meses antes del día de la elección.

VI.   No ser Secretario o subsecretario de Estado, Fiscal General de la República, gobernador de algún estado ni Jefe de Gobierno del Distrito Federal, a menos de que se separe de su puesto seis meses antes del día de la elección; y

Fracción reformada DOF 08-01-1943, 08-10-1974, 19-06-2007, 10-02-2014

VII. No estar comprendido en alguna de las causas de incapacidad establecidas en el artículo 83.

Como usted recordará la fracción primera del artículo 82 fue modificado en el año 1994 dando la posibilidad de cumplir los requisitos constitucionales a uno que otro candidato, incluso Presidente, al modificar la parte referente a “hijo de padre y madre mexicanos” por “hijo de padre o madre mexicanos”. Es decir para ser Presidente actualmente puedes serlo con padre mexicano y madre del país de nunca jamás.

En el mismo sentido podrá usted observar amable lector que el requisito fundamental de edad es tener 35 años cumplidos, pero en lo que se refiere a un grado mínimo de estudios nuestra carta magna no lo establece, es decir no se necesita ningún estudio, ni siquiera saber leer, escribir y mucho menos entender de matemáticas o sobre literatura.

¿Cómo le dices a un niño de 5 años esto?, en plena etapa formativa y aspiracional que para cumplir su sueño de ser Presidente sólo necesita ver pasar el tiempo y tener 35 años, acaso le diríamos a alguno de nuestros hijos que el prepararse, estudiar, buscar la excelencia y dotarlos de herramientas para sobrevivir en un mundo cada día más competido, resulta algo fuera de lugar, al menos para ser Presidente de acuerdo a nuestra Constitución.

Aquí iniciaríamos el debate sobre democracia y meritocracia es decir mi pregunta actual y quizá aspiracional es ¿Los Mexicanos defendemos la democracia y por ende debemos ceñirnos a nuestra Carta Magna en cuanto a los requisitos para ser Presidente de la República? o ¿Los mexicanos en un plano de méritos merecemos tener un Presidente que lejos de tener poder, dinero y relaciones, debe de tener preparación, conocer de idiomas para poder mantener un debate de calidad con otros gobernantes de primer mundo, tener los conocimientos suficientes, es decir debemos buscar cada día que nuestros representantes sean los mejores y más preparados y no los mejores y más enchufados retomando el término de la Real Academia de la Lengua y que he utilizado en columnas anteriores.

Lo mismo sucede en el caso de nuestros representantes en la Cámara de Diputados y la de Senadores pues el:

Artículo 55. Dispone que: Para ser Diputado se requieren los siguientes requisitos:

I.     Ser ciudadano mexicano, por nacimiento, en el ejercicio de sus derechos.

II.    Tener veintiún años cumplidos el día de la elección;

Fracción reformada DOF 14-02-1972

III.   Ser originario del Estado en que se haga la elección o vecino de él con residencia efectiva de más de seis meses anteriores a la fecha de ella.

IV.   No estar en servicio activo en el Ejército Federal ni tener mando en la policía o gendarmería rural en el Distrito donde se haga la elección, cuando menos noventa días antes de ella.

V.    No ser titular de alguno de los organismos a los que esta Constitución otorga autonomía…

Artículo 58. Para ser senador se requieren los mismos requisitos que para ser diputado, excepto el de la edad, que será la de 25 años cumplidos el día de la elección.

Artículo reformado DOF 29-04-1933, 14-02-1972, 29-07-1999

En este tenor resulta alarmante decirle a mi hijo que no debe prepararse si su idea es ser Presidente o quizá Diputado o Senador algún día, pues los méritos educativos y profesionales quedan en el olvido de nuestros legisladores que son precisamente ellos mismos quienes hacen las leyes, considero que ahora queda un poco más claro de el por qué se legisla, cómo se legisla, si un representante ciudadano ante la cámara, elegido sí, democráticamente pero quizá no lo debidamente preparado para la encomienda.

Algunos de nuestros representantes una vez que toman protesta al cargo olvidan que nosotros fuimos quienes les elegimos y al terminar la elección se sienten hechos a mano y cada día más cercanos ya no a los votantes sino a los dioses.  Por tanto puedes ser Presidente, Diputado o Senador sin preparación, sin denostar a los miles de mexicanos que no han tenido acceso a una educación y que al final del día son quien mantienen en pie al país con el sudor de su frente.

Se imagina usted que en la próxima vacante laboral  o escalafón en su trabajo el requisito sea sólo la edad. Porque en cargos de alta envergadura no hay tantos requisitos y en la vida de los de a pie se deben contar con miles de requisitos.

Bajo la línea de lo electoral por ejemplo uno de los requisitos que impone el congreso a los ciudadanos que pretenden acceder a cargo de Consejero del Instituto Nacional Electoral en el inciso d) de la convocatoria es poseer al día de la designación con antigüedad mínima de cinco años, título profesional de nivel licenciatura y contar con los conocimientos y experiencia en la materia, que le permitan el desempeño de sus funciones

Como podrá observar al igual que cualquier convocatoria emitida por nuestro Congreso o por algún empleador solicitando personal para ocupar un puesto vacante, se necesita experiencia, conocimientos en el área y con un poco de apuros cada día más y mejor preparación, así de inequitativa está la cosa hoy en día.

Así que intentaré explicar de la manera menos perjudicial y sobre todo fomentando la superación de mi hijo pues confío que para cuando él cumpla la mayoría de edad nuestra Constitución esté acorde a las necesidades de esos tiempos, valore la educación y esfuerzo realizado.

Mientras tanto será un buen inicio mirar la Constitución y entender por qué vivimos en el México que vivimos, pero sin duda alguna NO TENEMOS EL GOBIERNO Y LOS GOBERNANTES QUE MERECEMOS.

Nos vemos la próxima semana.