José Antonio Meade. Foto: Cuartoscuro.

La agencia informativa del Estado mexicano, Notimex, se ha convertido en la agencia informativa del PRI-gobierno, como en los viejos tiempos, y es utilizada, como otras instituciones, para desacreditar en México y en el extranjero a un candidato presidencial. Su uso reciente, inadmisible, también refleja la desesperación de un partido en el gobierno, que quizás considere que con un periodismo convertido en propaganda logrará mejorar la imagen y aceptación de su aspirante a la presidencia. ¿Por qué aceptan esta imposición en Notimex?

A partir de un comentario, en Twitter, del periodista Mario Campos, sobre cómo la agencia se montó en la campaña contra Ricardo Anaya, revisé no sólo las publicaciones más recientes de Notimex en esta red social, sino también las notas disponibles en su página en Internet para sus casi 500 clientes (en su mayoría, medios mexicanos y extranjeros) y corroboré que efectivamente ha estado muy lejos de “contribuir al desarrollo de la democracia”, de promover “la información plural”, bajos los principios de “imparcialidad, objetividad, pluralidad, equidad y responsabilidad”, como lo establece su “misión”.

De 164 notas sobre los candidatos a la presidencia, publicadas desde el 18 de febrero y hasta ayer 5 de marzo, por la mañana, más del 50 por ciento se han dedicado a José Antonio Meade, con un tratamiento editorial muy sesgado, totalmente favorable a su imagen y los objetivos de su estrategia de comunicación política. En contraste, las actividades o declaraciones de Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya han pasado inadvertidas. Cada uno, en promedio, ha merecido siete notas durante estas dos últimas semanas, lo que representa un cuatro por ciento (sí, solo ese porcentaje) por cada candidatura.

Las candidaturas independientes tampoco figuran, sólo unas siete notas pude encontrar, aunque para darle salida a los ataques a otros candidatos y no a sus propuestas u otros elementos de información de sus precampañas o lo que hacen en estas intercampañas. Recupero las cabezas de dos de estas noticias: “López Obrador, el nuevo padrino de la ‘mafia del poder’: Jaime Rodríguez” (19 de febrero) o “Ricardo Anaya, mitómano que raya en personalidad múltiple: Margarita Zavala” (27 de febrero).

Además de la inequidad en la cantidad de notas distribuidas entre los candidatos, el hilo de información de la agencia se ha cargado de declaraciones, entrevistas o hasta de lo que se dice en redes sociales sobre la supuesta transacción irregular o ilegal en la que habría incurrido Ricardo Anaya en la venta de una nave industrial en Querétaro.

De las notas registradas, más de la tercera parte son en torno de las acusaciones contra Anaya. Para Notimex, los ataques a Anaya que le asestan Meade, su coordinador de campaña, Aurelio Nuño Mayer, el presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza, el vocero Javier Lozano, o cualquier priista o no priista son noticias relevantes que deben compartirse y mucho mejor si están repletos de calificativos.

Ejemplos: “Lo que le pasa a Anaya es producto de su gandallez, dice Lozano Alarcón” (2 de marzo), “Anaya quedé acreditado como mentiroso y corrupto: Ochoa Reza” (1 de marzo), “Anaya apesta a corrupción, afirma dirigente de instituto priista” (1 de marzo), “Ricardo Anaya es un delincuente de cuello blanco: Gómez Barraza” (28 de febrero), “Origen de fortuna de Anaya solo puede ser crimen o corrupción: Arturo Zamora” (28 de febrero), “Anaya tiene más escándalos de corrupción que años de experiencia en gobierno: Ochoa Reza” (28 de febrero), “Anaya es un criminal; Meade ofrece propuestas y estabilidad, afirma Aurelio Nuño” (27 de febrero) y mucho más.

La postura del candidato del PAN sobre estas acusaciones y de quienes están a su favor, han tenido poca relevancia periodística para Notimex. Acaso una nota, fechada el 20 de febrero (“Ricardo Anaya rechaza acusaciones en su contra”) y algunas declaraciones al respecto, sobre todo cuando el queretano asumió la candidatura a la presidencia.

La política editorial de Notimex ha sido tan oficialista que mientras la mayoría de los medios impresos y noticiarios de radio, incluso los más cercanos al PRI, destacaron ayer la petición de Anaya para que el presidente Peña Nieto saque las manos del proceso electoral y deje de hacerse un uso faccioso e ilegal de instituciones, para la agencia de noticias la “nota” fue el compromiso del candidato del PAN para “consolidar una fiscalía autónoma y apartidista”.

EL CONSENTIDO

Y como ya decía, Notimex ha sido generosa con Meade. Todo lo que hace y dice merece ser contado “periodísticamente”: que si ve el fútbol, que cómo celebró su cumpleaños, que quién lo felicitó, etc. Y todas las críticas o acusaciones que se le hacen, son opacadas o ignoradas. Un ejemplo. Domingo 18 de febrero. Ese día rindieron protesta como candidatos Anaya y Meade. Notimex informó en diferentes notas la llegada de Meade a la convención priista, los detalles de la ceremonia de la toma de protesta, las principales frases de su discurso, sus ataques a Anaya y López Obrador, las reacciones, etc. Un total de 18 notas para el ungido. Anaya sólo mereció tres notas, una de ellas con jiribilla: “Toma de protesta de Ricardo Anaya reúne, pero no une a panistas y perredistas”. De sus cuestionamientos a Meade y la corrupción del partido que lo postula, nada se destacó.

Otro ejemplo. El domingo, durante la ceremonia de los Premios Óscar, Meade felicitó en un tuit a la producción de la película “Coco” y en otro a Guillermo del Toro, por haberse llevado las estatuillas como mejor película animada y mejor director, respectivamente. Un detalle como ese no pudo pasar inadvertido por quienes llevan las riendas editoriales de Notimex. Anaya también felicitó al cineasta mexicano, pero, claro, eso no fue noticia para la agencia. Lo que sí sería noticia, ese mismo día, fue la declaración, una más, del presidente del PRI, para que las autoridades no detengan las investigaciones contra Ricardo Anaya.

Notimex es una agencia que sostiene la sociedad, que en su ley de creación y en sus mecanismos de autorregulación establece que no tendrá “una línea ideológica, política y/o partidista, pues su obligación es informar pluralmente de los hechos y los puntos de vista que sobre ellos tienen los distintos actores que conforman la sociedad”. Esto no sucede actualmente. La agencia cuenta con un Consejo Editorial y una Defensoría de la Audiencia que deben analizar las razones de esta inequitativa cobertura de los candidatos a la presidencia y actuar para que se cumpla lo dispuesto en su Código de ética y su Política editorial. También su director, un periodista reconocido y respetado, Alejandro Ramos Esquivel, está obligado a mantener la credibilidad, la pluralidad y los equilibrios informativos en vísperas de las elecciones más grandes en la historia de México.

CERROJOS MEDIÁTICOS

Radio Universidad de Yucatán creó la semana pasada su Consejo Ciudadano, lo que es una buena noticia. Lo que resulta desalentador es que no participen mujeres ni académicas, académicos o representantes de organizaciones no gubernamentales de la entidad. Como consejeros fueron nombrados dos empresarios de la radio: Bernardo Laris Rodríguez, director de Cadena Rasa, y Rafael Rivas Polanco, director de Grupo Rivas. También se integró a un afamado locutor, Francisco Chi Lavadores. Ambos empresarios, integrantes de la CIRT, organización que defendió la contrarreforma de los derechos de las audiencias, ¿harán algo por fortalecer dichos derechos en la radiodifusora? ¿ahí sí y no en sus estaciones de radio?

@telecomymedios