La textura de la calle cubierta de jacarandas se transforma, crece, se hace más profunda, alegra de otra manera.