España es uno de los tres países del mundo con más casos de contagios y más muertos. En las últimas 24 horas murieron 637 personas. Allá, una de las zonas cero de la pandemia, están aprendiendo a gran velocidad qué no hacer mal. Y una de las cosas que hacemos mal y que nos pone en riesgo es ir al súper. En nuestras vidas pasadas, hace apenas unas semanas atrás, ir de compras era como día de campo. Ahora no. Ahora es peligroso. Es como andar por un campo minado. Esta guía de ElDiario.es permite aprender rápido los errores que cometemos con, por ejemplo, los guantes. O al seleccionar fruta. Esta guía es tan importante que, sin exagerar, puede salvarte la vida.

Por Vanesa Rodríguez

Madrid, España, 6 de abril (ElDiario.es).-La crisis del coronavirus nos obliga a extremar la precaución cuando salimos de casa, no solo para evitar contagiarnos, sino también y sobre todo para evitar contagiar a los demás.

En actos tan cotidianos como hacer la compra en el súper, hay algunas prácticas de las que no somos conscientes y que pueden poner en peligro nuestra salud y la de las personas que están a nuestro alrededor.

Es algo de lo que se dio cuenta “desde la rabia” la farmacéutica y experta en seguridad alimentaria Gemma del Caño, que cazó muchos de estos errores cuando ella misma hacía la compra. Del Caño explica a Eldiario.es que entiende que es “porque no lo tenemos interiorizado y no somos conscientes”, pero advierte que es importante que “reflexionemos sobre estos gestos cada vez que vamos al súper” teniendo en cuenta que nuestro mayor miedo no debe ser contagiarnos “sino que nosotros contagiemos”, porque podemos ser infectados asintomáticos.

Repasamos con ella qué son todas esas pequeñas cosas en las que nos tenemos que parar a pensar cada vez que vayamos a hacer la compra:

1 – No te toques la cara, no te toques la cara, no te toques la cara.
Es la recomendación más importante de todas y la que debemos tener siempre presente cuando salimos de casa.

El coronavirus se transmite sobre todo a través de las gotas respiratorias que se propagan cuando una persona infectada tose, estornuda o exhala.

Estas gotículas caen sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, de modo que otras personas pueden contraer elCOVID-19 si tocan estos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. Por eso durante todo el proceso de compra debemos evitar tocarnos la cara con las manos, y en cuanto lleguemos a casa hay que lavárselas correctamente–con agua y jabón o con solución hidroalcohólica–.

2 – Hablar por el celular
Muchas veces aprovechamos que bajamos a hacer la compra para hacer llamadas por el teléfono celular. O pueden surgirnos dudas y entonces llamamos a alguien para asegurarnos de que no nos falte nada.

Del Caño explica que no hay problema en llevar el móvil, pero que es importante saber “que es uno de los focos de transmisión”.

De esta forma, si tocamos el móvil con los guantes, ya quedarían las manos expuestas como si no los lleváramos.

Otra práctica que podemos ver de forma habitual es la de bajarse la mascarilla para hablar por teléfono.

Cuando alguien entra en un hospital, un supermercado o un hotel de Wuhan debe pasar siempre por un mismo ritual de naturaleza casi obsesiva: que un guarda le rocíe concienzudamente con espray desinfectante para reducir los riesgos de transmisión del coronavirus. Foto: Roman Pilipey, EFE

Del Caño recuerda que no podemos tocar la mascarilla por la zona central, sino que hay que quitársela por las gomas y “taparse la nariz y la boca con ella” cuando la llevamos. Al final, si nos tocamos la mascarilla para hablar con el móvil y tocamos el teléfono con los guantes y las manos, todas las precauciones que hemos tomado quedan inutilizadas.

Del mismo modo, si estamos hablando con el móvil cerca de los productos, exponemos estos y la zona que nos rodea las gotas que propagan el virus.

Además, como ya hemos recordado en otras ocasiones, es recomendable mantener el móvil limpio y no compartirlo.

3 – Tocarte la mascarilla.
Las dudas sobre el uso de la mascarilla nos están trayendo de cabeza durante esta crisis sanitaria.

Aunque hasta el día de hoy, la OMS señala que no es necesario utilizar mascarilla si no estás enfermo, tienes síntomas como tos o tienes que cuidar a alguien que tiene el virus, la organización continúa revisando estas recomendaciones.

En España, el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha abierto la puerta este viernes a su uso generalizado. Todavía no hay nada decidido, pero ha asegurado que se están estudiando “todo un conjunto de medidas” y ha admitido que esta es una de ellas.

El problema es que a día de hoy no hay mascarillas sanitarias para todo el mundo. Esa es la razón por la que el Ministerio de industria, comercio y turismo ha decidido publicar una guía con indicaciones para la creación de mascarillas artesanales. Dejan claro que estas tienen “propósitos meramente higiénicos” y que “no es un Equipo de Protección Individual (EPI) ni tampoco un Producto Sanitario (PS)”.

Preguntamos a la experta si es mejor ir al supermercado con una mascarilla casera, un pañuelo o bufanda, o no llevar nada.

Luego de que fueran confirmados los primeros casos de coronavirus, veracruzanos comenzaron a tomar medidas de prevención como el uso de cubrebocas y la compra de productos higiénicos en supermercados. Foto: Victoria Razo, Cuartoscuro.

“Si queremos ir a comprar con una mascarilla casera o un pañuelo de tela, ok, pero lo más importante es que no nos olvidemos del resto de recomendaciones”, señala. Así, recuerda que la mascarilla de tela no evita el contagio, pero puede ayudar a reducirlo como “una barrera más”. Eso sí, hay que seguir manteniendo la distancia de seguridad de metro y medio, y mantener una frecuente higiene de manos porque si no no va a servir de nada, e insiste: no hay que toquetearlas con las manos y hay que ponérsela y quitársela correctamente.

4 – Sobre el uso de los guantes.
Otro de los errores más frecuentes que comentemos al ir al súper es la forma en la que usamos los guantes.

Del Caño explica que no es necesario llevarlos: “lo que hay que llevar es el cerebro”. “Cuando manipulamos cualquier cosa con los guantes, hay que pensar que estos ya son como la piel de nuestras manos”, insiste. Por eso, si llevamos nuestros guantes de casa y nos dan otros en el súper, es recomendable que nos los pongamos encima, de la misma forma que habría que ponerse otros más si vamos a coger fruta.

Hay quien decide llevar guantes de lana o piel de casa como medida de protección, algo que según la experta no sirve de nada. “Para eso mejor no llevarlos”, señala tajante.

Advierte además que es un “riesgo y una imprudencia” manipular la fruta sin guantes, por lo que es importante ponerse siempre los de plástico que hay para coger fruta o una de las bolsas que se usan para pesarla.

Personas con cubrebocas en un supermercado en la ciudad de Casalpusterlengo (Italia). Foto: EFE, EPA, Paolo Salmoirago.

5 – Marcha atrás en el pasillo
Otra de las “malas praxis” frecuentes es retroceder en un pasillo porque se nos ha olvidado algún producto. “Tenemos que ser conscientes en todo momento de que hay que mantener la distancia de seguridad”, que es de uno a dos metros.

“Si paramos, y volvemos sobre nuestros pasos es fácil que nos choquemos con alguien e incumplamos esa distancia recomendada”, recuerda Del Caño.

Una recomendación para evitar enredos de carritos y cestas en los pasillos es dejarlos detenidos en un sitio que no moleste al tránsito, tomar los productos y llevarlos al carro. De esta forma también podremos evitar cruces innecesarios.

6 -Dos por uno.
Situación incómoda habitual: te acercas a un estante a por uno de los productos y hay otra persona que justo va a tomar o está tomando lo mismo. ¿Qué hacer? La solución en este caso es muy obvia y sencilla: esperar manteniendo la distancia de seguridad.

“El otro día un señor me miró fatal por eso”, cuenta Del Caño. Para evitarlo, hay que ir por el centro del pasillo para localizar el producto que queremos, mirar el que necesitas y tomarlo.

Los supermercados sufren desabasto por las compras de pánico de residentes tijuanenses y ciudadanos de EU que cruzan a México para comprar productos que ya no pueden adquirir. Foto: Cuartoscuro

“No hay que estar por encima de los alimentos para elegir, tocándolos y hablando sobre ellos, y esta es una práctica que deberíamos evitar siempre, porque hay muchos microorganismos que pueden contaminar los alimentos”, reclama la experta en seguridad alimentaria.

7 – La lista de la compra.
Para evitar todo esto, una solución muy simple: planificar bien la compra haciendo una lista.

“Es lo primero en lo que tenemos que pensar”, recuerda la también farmacéutica, que señala que de esta forma “reducimos el tiempo de estancia en el súper porque sabemos los productos que nos hacen falta”.

Hay que hacer la “lista de forma consciente”. De esta forma, si sabemos más o menos donde están las diferentes secciones en nuestro supermercado habitual, podemos apuntar “por secciones y siguiendo el recorrido que hacemos habitualmente para no tener que darnos la vuelta a mitad de camino”.

Además, la planificación de la compra hará que evitemos ir al súper cada día: con cada salida a comprar nos exponemos y exponemos a los demás.

Un empleado distribuye desinfectante a clientes a la entrada de un supermercado en Wuhan, en la provincia de Hubei, en el centro de China, el sábado 25 de enero de 2020, debido a una epidemia de un mortal virus que afecta las vías respiratorias. Foto: Chinatopix vía AP

8 – Carros y cestas.
Aunque muchos supermercados limpian habitualmente las asas de las cestas y de los carritos de la compra, Del Caño recomienda llevar nuestras bolsas de casa para hacer con ellas la compra. Si necesitamos un carrito, la recomendación es “meter las bolsas en el carro y en ellas los productos”, ya que algunos estudios advierten que es uno de los lugares más contaminados del súper.

Muchos comercios facilitan gel desinfectante con el que puedes higienizar tus manos antes y después de usar las cestas y los carros, o también puedes llevar tu líquido limpiador o toallitas desinfectantes.

La experta señala que en cualquier caso no pasa nada si usas las cestas y los carros directamente. Se aplica entonces la recomendación más importante de todas y que tiene que estar presente todo el tiempo que estés fuera de casa hasta que puedas lavarte las manos: lee el punto número 1.

9 – ¡Que si quiere bolsa!
La recomendación de Del Caño es que llevemos nuestras bolsas de casa. Pero ojo, hay que lavarlas. Si son de tela o rafia, se pueden limpiar en la lavadora y si llevan algún componente de plástico, pueden higienizarse a mano con agua y jabón.

La experta en seguridad alimentaria advierte de que las bolsas son un caldo de cultivo de bacterias importante y no somos conscientes de ello, por lo que es necesario cuidar su higiene y no solo ahora en tiempos de coronavirus.

Una vendedora de supermercado espera a un cliente detrás de una cortina de plástico como precaución contra el nuevo coronavirus en Buenos Aires, Argetina, el lunes 16 de marzo de 2020. Foto: Natacha Pisarenko, AP

Una vendedora de supermercado espera a un cliente detrás de una cortina de plástico como precaución contra el nuevo coronavirus en Buenos Aires, Argetina, el lunes 16 de marzo de 2020. (AP Foto/Natacha Pisarenko)

Si nos dan las bolsas en el supermercado, Del Caño advierte de una mala praxis que hay que desterrar de forma más que evidente: que el cajero o cajera se chupe los dedos para intentar separar las bolsas que se pegan entre sí al dártela y que son difíciles de dispensar cuando se llevan guantes.

10 – La zona más crítica del supermercado.
La recomendación de guardar la distancia de seguridad hay que tenerla presente en todo momento, hasta que salgamos por completo del supermercado y lleguemos a casa.

En ocasiones se nos olvida de mantener la distancia de seguridad en la zona de cajas, bien porque la gente va a tomar las canastas que los clientes dejan ahí o bien porque se junta más de un comprador en la zona de embolsado.

La experta cuenta que fue consciente esta semana al hacer la compra de que es una de las zonas “más preocupantes y críticas” y pide a los responsables que desinfecten el área donde se dejan los productos una vez cobrados, como se hace con la cinta transportadora.

Un hombre espera su turno en una frutería del Mercado de Antón Martín en Madrid. Las colas para comprar en los supermercados se han vuelto parte del paisaje urbano ante el estado de alarma por la pandemia del coronavirus. Foto: Ana Márquez, EFE

Es importante también no depositar los productos en la cinta hasta que el anterior cliente abandone la zona de pago y evitar hablar durante ese proceso. “Si nos ponemos a contar que si pagamos con tarjeta o no y la gente habla sobre una superficie por la que pasan el resto de envases, entendemos por qué este puede ser un sitio crítico”, explica, insistiendo en que no hay que hablar mientras metemos los productos en las bolsas porque caen las gotículas en esa zona.

11 – Sonríe, es gratis.
El súper es uno de los pocos sitios en los que “socializamos” en estos tiempos de cuarentena, Por eso todas estas recomendaciones son una serie de buenas praxis “de higiene y de respeto” hacia los demás “que aunque nos puedan parecer exageradas, deberíamos intentar cumplir” como parte de la sociedad.

Del Caño explica que ante estas recomendaciones suele haber dos tipos de reacciones fruto del miedo. “O las rechazamos o nos obsesionamos”, explica.

“Entiendo los dos pensamientos, y estas recomendaciones que estamos dando más estrictas ante el coronavirus pueden parecer exageradas, pero hay que tener en cuenta que casi ninguna práctica es extraña para los que trabajamos en seguridad alimentaria”, añade.

“No hay que obsesionarse, pero es importante ser conscientes de cómo hacemos las cosas”, repite.

Las cajeras y cajeros de supermercado son uno de esos colectivos que están en primera línea frente al coronavirus y muchas veces lo hacen en condiciones precarias, por lo que es importante que les traslademos nuestro respeto y apoyo.

Trabajadoras de un supermercado desinfectan las cajas ante la creciente preocupación por el brote de un coronavirus, en Pyongyang, Corea del Norte, el 28 de febrero de 2020. Foto: Kyodo News vía AP

Trabajadoras de un supermercado desinfectan las cajas ante la creciente preocupación por el brote de un coronavirus, en Pyongyang, Corea del Norte, el 28 de febrero de 2020. Foto: Kyodo News vía AP

Por todo esto Gema Del Caño también ha incluido entre sus recomendaciones que se han viralizado en Twitter que sonriamos. “Sonríe, carajo, que hablar no puedes pero sonreír sí”, afirma.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ELDIARIO.ES. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.